6 terapias naturales útiles para los niños

Suaves y eficaces

Muchos remedios procedentes de la medicina naturista te pueden ayudar a resolver pequeños trastornos en tu hijo. Conoce la terapia y ara qué es útil.

Terapias naturales

Fitoterapia

Los niños responden bien a los suaves estímulos de las plantas medicinales, que las hacen ideales para tratar los trastornos más comunes de la infancia: catarros, indigestiones, dolor de garganta…

Aunque el efecto es más lento que con fármacos convencionales, presentan la ventaja de que su acción es más duradera, tienen menos efectos secundarios y pueden utilizarse en tratamientos prolongados.

Infusión. Se prepara poniendo en el fondo de una tetera una cucharadita de la planta seca y se añade un vaso grande de agua hirviendo. Tapada la tetera, se deja reposar de 5 a 10 minutos, se cuela y se endulza con miel o con azúcar.

Jarabe de plantas medicinales. Cuando las plantas elegidas no tienen buen sabor, los niños suelen aceptar mejor el jarabe que la infusión. Se hace primero la infusión y se deja reposar 15 minutos. Luego, hay que añadir igual cantidad de miel o de jarabe de caña que de agua. Se calienta la mezcla para que el azúcar se disuelva y una vez frío, se guarda el jarabe en una botella de cristal. Se conserva en un lugar fresco y oscuro por un espacio de 3 meses y se toman una o dos cucharaditas 3 veces al día.

Para dormir mejor: es eficaz la infusión de flores de manzanilla que puede beberse o verterse en el agua del baño. Además, la manzanilla está indicada como antiinflamatorio y calmante por lo que es un remedio casi universal para los trastornos más comunes de los más pequeños.

Para la piel: si tu bebé tiene la piel seca, dale pomada de caléndula. Es muy eficaz para calmar, hidratar y suavizar. También mejora la dermatitis del pañal y la dermatitis atópica. Cómprala en el herbolario y asegúrate de que sus ingredientes son totalmente naturales.

Homeopatía

Lo que consigue la homeopatía es incitar al organismo a que ponga en marcha sus mecanismos de autocuración mediante la administración de dosis infinitesimales de una sustancia que, en cantidades mayores, provocaría un cuadro similar al causado por la enfermedad que se quiere curar.

Los remedios homeopáticos se obtienen a partir de sustancias naturales, pero en este caso, se someten a una serie de diluciones con el fin de obtener dosis mínimas. Son pequeñas bolas de azúcar impregnadas con el principio activo que se disuelven en la boca. Deben darse en ayunas.

Cada remedio se escoge en función de las características del niño enfermo, no de la enfermedad. Por este motivo, deben prescribirlos un médico homeopático aunque existen remedios universales para las otitis, los resfriados, la tos y otros trastornos comunes.

Para la otitis. Antes de la consulta con el médico, puede darse Chamomilla 15CH. Si el niño es mayor y el dolor intenso, se dará Belladona 9CH.

Hidroterapia

En baños, compresas o inhalaciones, el agua junto con preparados de plantas medicinales, es el remedio más utilizado por los médicos naturistas. Y es que resulta uno de los más efectivos para los niños.

Para bajar la fiebre. Los baños de agua tibia son eficaces pero, muchas veces, los niños los rechazan. En esos casos, hay que respetar su deseo porque sus sensaciones corporales les avisan de que no es lo que le conviene. Su instinto te informará de lo que debes hacer. Si la fiebre no es muy alta –menos de 38 grados- su cuerpo no estará muy caliente; tendrá los pies fríos y el baño tibio ni le apetecerá ni le ayudará a calentarlos. En ese momento, quizás prefiera un baño caliente de pies. Solo si la temperatura corporal es más elevada –39 grados o superior- accederá a bañarse. En ese caso, podemos preparar el agua a la misma temperatura que su cuerpo e ir enfriándola poco a poco con agua templada.

Para dolores de cabeza, contusiones, golpes. Las compresas pueden ser útiles para aliviar los dolores de cabeza derivados de la fiebre pero no deben colocarse en lugares fríos del cuerpo. Para lo que sí sirven las aplicaciones de agua fría en la infancia es para evitar hinchazones en caso de golpes y contusiones. Previamente, se añade al agua fría unas gotas de tintura de arnica (una parte de tintura por cinco de agua).

Contra los catarros y sinusitis. Los vapores de manzanilla son buenos aliados contra los catarros y la sinusitis. Para los más pequeños, podemos verter la infusión en la bañera con agua muy caliente y permanecer en el cuarto de baño junto a él, mientras inhala el vapor.

Oligoterapia

Los oligoelementos circulan por nuestro cuerpo en cantidades ínfimas pero indispensables para que se den ciertas reacciones enzimáticas indispensables para el desarrollo de las funciones fisiológicas. La oligoterapia las utiliza en dosis mucho más pequeñas –dosis homeopáticas- para restablecer la salud, basándose en la hipótesis de que el origen de la mayoría de los trastornos es, además del agente que provoca la infección, una salud maltrecha debido al déficit o falta de disponibilidad de uno o varios oligoelementos. Mejorando esa salud con oligoterapia, será más difícil que el agente en cuestión nos visite de nuevo.

Contra los resfriados y para estimular las defensas de los niños. Al comenzar el otoño, se toma una ampolla de cobre-oro-plata (Cu-Au-Ag) dos veces por semana durante tres meses, y se descansa el mes siguiente. Los niños muy nerviosos deben tomar sólo media ampolla diaria.

Reflexoterapia podal

Se basa en la observación de que muchos problemas de salud se acompañan de una sensibilidad especial en determinadas zonas de los pies, en los cuales se encuentran fielmente representados todos nuestros órganos. A través del masaje de esas zonas, un terapeuta experto puede lograr que muchas dolencias mejoren.

Para los cólicos del bebé. Casi las dos terceras partes de la planta de los pies de un bebé la ocupa el aparato digestivo, por lo que es muy fácil actuar sobre él.

Será suficiente con cinco minutos de masaje, que puede repetirse al cabo de un rato y tantas veces como se quiera.

1. Sujeta el pie derecho de tu hijo con la mano izquierda y coloca el dedo pulgar de la otra mano en el centro del talón.

2. Ejerciendo una presión suave, desplázalo hacia arriba, hasta llegar al centro de la planta del pie.

3. Empieza recorriendo el borde interno, continúa por el centro, y finaliza “caminando” por el borde externo desde el talón hasta la parte central del pie.

4. Repite el masaje en el pie izquierdo.

Flores de Bach

Esta suave terapia descubierta por el Dr. Edward Bach a comienzos del siglo XX, se basa en el poder curativo de las esencias de las flores y actúa sobre el lado anímico. Los médicos naturistas utilizan los remedios florales para influir en el miedo, la ansiedad, los celos por la llegada de un hermano, etc. Se escogen teniendo en cuenta el carácter y el temperamento del niño que, a su vez influyen en el desarrollo de diversos trastornos físicos. La terapia con flores de Bach suele usarse como complemento a otras, y trata de influir sobre la esfera psicosomática.

Actualmente, hay descritos 38 estados de ánimo del ser humano, a cada uno de los cuales corresponde un remedio floral.

Para las pesadillas nocturnas. Pueden tratarse con álamo temblón mímulo o heliantemo, dependiendo de cuál sea la causa de las pesadillas. Al niño que se siente desplazado ante la llegada del hermanito, puede dársele acebo y a los muy tímidos, mímulo.

Asesoramiento: Dra. Belén Igual, médico de familia y médico naturista. Dra. Mª Dolores Lafuente, médico homeópata.

Maite Izquierdo