Pfizer lanza una nueva vacuna contra la meningitis B

Trumemba, un nuevo recurso médico

Pzifer lanza Trumenba®, una nueva vacuna contra la meningitis B que protege frente a más del 90% de las cepas invasivas de este serogrupo.

 
Niño siendo vacunado

La meningitis es una infección de las meninges, unas membranas que rodean y protegen el cerebro y la médula espinal y que está causada por virus o por bacterias. Es una enfermedad grave dependiendo de cuál sea su causa y que preocupa mucho a los padres siempre.

Trumenba®, una nueva vacuna contra la meningitis B

Los laboratorios Pzifer han lanzado en España Trumenba®, la nueva vacuna antimeningocócica B. Está indicada a partir de 10 años de edad y mayores para la prevención de la enfermedad meningocócica invasiva causada por Neisseria meningitidis del serogrupo B, de acuerdo con las recomendaciones oficiales, proporcionando amplia cobertura frente a la mayoría de cepas de este tipo de meningococo.

Según datos oficiales, durante 2015 y 2016 el 60% de los casos de enfermedad meningocócica diagnosticados en España se debieron al serogrupo B1. “Esto significa que la enfermedad meningocócica de tipo B es en la actualidad la causa más común de meningitis bacteriana en nuestro país”, ha apuntado María José Cilleruelo, médico adjunto del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

Otras vacunas contra la meningitis B ofrecían cobertura para aproximadamente el 69% de las cepas invasivas. “Trumenba® está diseñada para proporcionar una amplia cobertura al incluir un antígeno vacunal que es una diana adecuada para más del 90% de las cepas invasivas de meningococo B”, ha explicado Cristina Méndez, directora médica de la Unidad de Vacunas de Pfizer.

Una enfermedad grave

La enfermedad meningocócica se produce de forma aguda y a cualquier edad. La bacteria que la causa, el meningococo, se transmite de persona a persona a través del contacto con las secreciones respiratorias o de la garganta de portadores asintomáticos o, excepcionalmente, por contacto directo con pacientes con enfermedad meningocócica. En el caso de los niños mayores y adolescentes, el riesgo de contraerla aumenta por la tendencia a mantener contactos estrechos en alojamientos y ciertos hábitos de ocio.

“Los niños mayores y adolescentes son un grupo muy importante para la vacunación, ya que hasta uno de cada cuatro puede ser portador asintomático de Neisseria meningitidis”, destaca el Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Costa del Sol de Málaga, Javier Álvarez Aldeán.

El pronóstico de una infección por este germen es grave y, debido a la rápida progresión de la enfermedad, la vida del paciente puede peligrar en cuestión de unas pocas horas. “Incluso con el cuidado adecuado, hasta el 10% de los pacientes mueren, normalmente entre las 24-48 horas tras la aparición de los síntomas”, ha afirmado el doctor Álvarez Aldeán.

Entre quienes sobreviven, un 10-20% experimenta graves secuelas para toda la vida. Las complicaciones permanentes de la enfermedad meningocócica pueden incluir disfunción neurológica, epilepsia, discapacidad auditiva, cicatrices en la piel o amputación de miembros.

En cuanto a los síntomas iniciales de la enfermedad meningocócica, “son inespecíficos (fiebre, dolor de cabeza) y difíciles de identificar, pudiendo confundirse con los de otras patologías como la gripe. Por ello, la vacunación es la mejor opción para prevenir y manejar esta enfermedad”, continúa el especialista en vacunas.