El sarampión se dispara en Europa

Pediatras alertan del riesgo al viajar a países de la UE

24/07/2018

El sarampión, una patología que los médicos pretendían dar por erradicada en los próximos años, vive un repunte preocupante en Europa. La Organización Mundial de la Salud ha dado la voz de alarma tras registrar más de 21.000 casos de esta enfermedad y 35 muertes en 2017, un 400% más que en los años anteriores. Los pediatras alertan del riesgo de viajar a algunos países si no se ha recibido la vacunación adecuada. 

 
Niño con sarampión

Fiebre elevada, exantema, tos seca, malestar general, ojos rojos, congestión nasal… Son síntomas típicos del sarampión, una enfermedad infecciosa y muy contagiosa que había logrado controlarse en los países desarrollados gracias a la vacuna triple vírica o SRP, que también protege contra la rubéola y la parotiditis. Hoy esa situación idílica se ha roto y las autoridades alertan sobre el aumento más que significativo del número de casos en Europa y el riesgo de bajar a algunos de estos países si no se han recibido las inmunizaciones adecuadas.

¿Epidemia en Europa?

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC en inglés) ha alertado de que las coberturas vacunales de algunos países de la Unión Europea han descendido de tal forma que se ha propiciado la aparición de brotes preocupantes de la enfermedad a lo largo de 2016, 2017 y lo que llevamos de 2018.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud hechos públicos en febrero de 2018, Europa registró 21.315 casos de sarampión en 2017 y un total de 35 muertes. En 2016 solo se contabilizaron 5.273 casos, lo que supone un aumento de los casos de contagio de un 400%.

15 de los 53 países que componen la región europea de la OMS sufrieron un gran brote de sarampión (más de 100 casos) en el último año. Así, Rumanía, con 5.562 casos; Italia, con 5.006; y Ucrania, con 4.767; son los países que se han visto más afectados. Todos ellos han sufrido un grave descenso en las tasas de vacunación debido al descenso en las coberturas de inmunización, la interrupción en los suministros o el auge del movimiento antivacunas. España también se vio afectado por lo que la OMS califica como gran brote, con un total de 152 casos.

El riesgo de viajar a Europa en el verano de 2018

Ante el aumento de casos de sarampión a lo largo del contiene, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha emitido un comunicado  en el que señala que: "En Europa continúa circulando el virus del sarampión, por lo que conviene comprobar la vacunación antes de viajar." El colectivo más vulnerable a los contagios es el de los los bebés de menos de doce meses, pues aún no han iniciado su pauta de vacunación contra el sarampión.

Estas son las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría ante los viajes:

  • Todos los niños, adolescentes y adultos deberían revisar y comprobar que tiene todas las vacunas necesarias al día antes de iniciar un viaje internacional. Lo ideal sería hacerlo al menos 1-2 meses antes del viaje, para poder asegurar que se pueden recibir las vacunaciones necesarias con tiempo, consultando cuando sea necesario en los centros de vacunación internacional.
  • No es recomendable que los niños menores de 2 años, y especialmente los menores de 12 meses, hagan viajes de turismo a países tropicales, porque sus vacunaciones están aún incompletas y el riesgo en algunos lugares es elevado.
  • En el caso de los lactantes de 6 a 11 meses de edad que tengan necesidad de viajar con estancias prolongadas en los países de mayor riesgo –Grecia, Italia, Rumanía, Francia y Reino Unido–, debe valorarse la necesidad de recibir una dosis extra de vacuna triple vírica (sarampión, rubéola y parotiditis), preferiblemente al menos 4 semanas antes del viaje. Estos niños no están protegidos frente al sarampión, ya que en España se empieza a vacunar a partir de los 12 meses de edad. En todo caso, al cumplir los 12 meses de edad deberán recibir una nueva dosis, la del calendario habitual, pues la administrada antes del año cumplido no debe contabilizarse a efectos de calendario. 
  • En el caso de viajes cortos el riesgo es muy bajo y no se precisaría de ninguna medida especial.
  • Respecto a las vacunas de las que se dispone actualmente frente al sarampión se pueden administrar, según ficha técnica a partir de los 9 meses, pero en casos excepcionales, como del que se está hablando, se puede administrar a partir de los 6 meses de edad.. En cualquier caso, todas las personas que planeen una "estancia prolongada" deberían comprobar que están al día con sus vacunas.

Los países europeos en los que se han producido mayores brotes de sarampión son Francia, donde la situación ha sido epidémica entre eneroya mayo con 2380 casos y tres muertes; Grecia con 2075 casos (una tasa de 282,2/100.000), Italia (1715 casos), Reino Unido (630 casos) y Rumanía (504 casos). 

¿Por qué se da este rebrote?

Las autoridades sanitarias lo tienen claro. El empleo sistemático de la vacuna contra el sarampión en las últimas décadas ha logrado reducir los contagios a casos esporádicos. Al tratarse de una enfermedad muy contagiosa se considera que para tenerla controlada se requieren coberturas vacunales de al menos el 95% de la población. El 5% restante estaría a salvo gracias a la llamada “protección de rebaño”: al vacunarse un alto porcentaje de población desciende la circulación de la enfermedad y se evitan los casos.

Según el Banco Mundial son precisamente los países en que registran una cobertura vacunal por debajo de estos porcentajes los más afectados por el brote. En Italia y Rumanía no supera el 86%.

Es importante resaltar que este descenso en las cifras de vacunación no se refiere solo a la población infantil. De hecho, un tercio de los pacientes infectados tienen más de 20 años y una chica de 17 años falleció en Portugal a causa del sarampión, que se complicó con otras patologías que presentaba. ¿Por qué ocurre entonces? Por el vacío existente en la vacunación de los adolescentes y adultos.

Tradicionalmente tendemos a pensar que las vacunas son un tema de salud prioritario sólo durante la infancia, cuando no es así del todo. En el seno de la última Semana Mundial de las Vacunas los especialistas alertaron precisamente de la importancia de concienciar a los pacientes sobre la necesidad de vacunarse también en la adolescencia y la etapa adulta. De lo contrario podría darse casos como este rebrote en los casos de sarampión, que retrasará el deseo de erradicarlo a nivel mundial. La OMS estima que cada año se cobra más de 134000 muertes, la inmensa mayoría en África y Asia.

Qué es el sarampión

Esta enfermedad altamente contagiosa se transmite por gotas de saliva o de secreciones nasales. Se divide en cuatro periodos: 

  • La incubación, que dura de 10-20 días, y suele ser asintomática.
  • La catarral, que dura 4 días y arranca con fiebre muy elevada, ojos rojos, secreción purulenta y congestión nasal. Además, puede causar tos seca y pequeñas manchas de color rojo vivo, centradas por un punto blanco.
  • La exantémica, en la que la fiebre desciende y asciende de golpe, aumenta la tos y aparece exantema generalizado.
  • La descamativa, en que los síntomas van remitiendo poco a poco persisitiendo la tos.

Aquí puedes informarte más y mejor sobre los síntomas y complicaciones del sarampión.

 

Laura Jiménez