10 claves para eliminar y prevenir los piojos

Sin errores ni falsas creencias

Con el inicio de las clases, vuelve la amenaza de los piojos. Sigue estos 10 puntos y tomarás las medidas correctas en caso de epidemia en clase y para prevenir la infestación en cualquier momento.

 
10 puntos para terminar con los piojos

Durante años, se ha asociado la presencia de piojos en la cabeza de los más pequeños con la falta de higiene. Hoy sabemos que no sienten predilección alguna por el pelo sucio. Sin embargo, la creencia sigue instalada en el imaginario de muchos padres que sienten todavía cierta vergüenza cuando tienen que avisar de que la cabecita de su hijo está infestada. Atajar el problema pasa obligatoriamente por avisar a todos los padres de la clase para que apliquen las medidas que nos aclara Eduardo González Zorzano, experto del departamento Médico de Cinfa, laboratorio fabricante de productos pediculicidas.

1. Diagnóstico precoz. Los piojos no vuelan ni saltan. Se propagan por la cercanía de una cabecita infestada con otra que no lo está. El piojo se aferra al pelo y se multiplica a toda velocidad. Por eso, la importancia de poner al niño en tratamiento en cuanto antes.

2. Si está infestado, usa el producto adecuado. Lo encontrarás en forma de loción, champú o espuma que se deben aplicarse sobre el cabello seco, siguiendo las instrucciones del fabricante.

3. No te saltes ninguna etapa del tratamiento. Consiste en aplicar la loción y dejar que actúe de diez a quince minutos cubriendo la cabeza del niño con un gorro, lavar el pelo con un champú y terminar pasando la lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres.

4. Sé escrupulosa con la higiene en casa. Si uno de los niños tiene piojos y otro no, no deben acercar sus cabezas, compartir peines, toallas, gorros, sábanas o almohadas, etc. Lava la ropa del niño a temperatura superior a 60 grados y sumerge los peines y cepillos en agua hirviendo. Introduce los juguetes y peluches del niño afectado en una bolsa hermética durante tres días para que los piojos se mueran por falta de alimento. Cada 4-6 horas necesitan de la sangre del huésped para vivir y reproducirse. Pasa la aspiradora por toda la casa, sin olvidar los sofas, sillones y lugares donde el niño haya podido apoyar la cabeza.

5. Aun más cuidado con las niñas. Los piojos no infestan más a las niñas que a los niños porque tengan pelo largo sino por el tipo de juegos que les gusta practicar y por compartir con otras niñas peines, coleteros, horquillas…

6. Quita las liendras. Las localizarás especialmente detrás de las orejas, en la base del cráneo, en el flequillo por ser las zonas más calientes y propensas a la supervivencia de los piojos. Las que aparecen más alejadas del cuero cabelludo suelen haber eclosionado pero como diferenciar las vivas de las muertas es una labor complicada, nuestro experto recomienda eliminarlas todas.

7. Evita que el niño se rasque. La saliva del piojo irrita el cuero cabelludo. Si el niño se rasca, la piel se irrita aún más, puede infectarse y los picores aumentarán.

8. No temas a los animales de compañía ni a las piscinas. Los piojos son parásitos humanos por lo que los animales están a salvo. En cuanto a la presencia de piojos en el mar, piscina o ducha, no se desplazan en el agua ni se eliminan con ella. Se mantienen pegados al pelo del huésped y si pasan a otra cabeza, será compartiendo toallas.

9. Repite el tratamiento al cabo de una semana. El periodo de incubación de las liendras es de aproximadamente una semana. Si alguna ha sobrevivido al tratamiento, la cabeza del pequeño se reinfectará.

10. Revisa la cabeza del niño con frecuencia. Si sabes que hay un brote de piojos en el colegio, pasa la lendrera –ese cepillito de púas muy juntas- por el pelo humedecido y sabrás si el niño está también infestado. En caso de que no tenga, puedes usar un repelente que encontrarás en la farmacia. Mientras no tenga piojos, no uses pediculicida para no crear resistencias.

 

Victoria Gómez