Yogur casero

Yogur casero

Tipo de plato: Postre

Tiempo de preparación: 10 minutos

Raciones: 8

Edad (meses): 12 meses


Ingredientes

Un litro de leche; un yogur; leche en polvo (facultativo)


Descripción

El yogur es el resultado de la fermentación de la leche por la acción de unas bacterias, las Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. A temperatura adecuada (32-45º C), estas bacterias transforman la lactosa en ácido láctico que coagula la leche y le da este sabor ácido. Debido a su proceso de fermentación, el yogur tiene muchas virtudes: regula el tránsito intestina, renueva la flora bacteriana, refuerza el sistema inmunitario... Hacer yogur en casa es muy fácil. No necesitas más que los productos señalados y un poco de paciencia.

Saca el yogur de la nevera para llevarlo a temperatura ambiente. Pon a calentar la leche y remueve de vez en cuando hasta que alcance unos 45 ºC. Si no tienes termómetro, puedes comprobar que está a la temperatura indicada introduciendo el dedo: tiene que estar caliente sin quemar. Retira del calor, bate el yogur con una cuchara e introdúcelo en la leche. Remueve para que se disuelva. Vierte en botes de cristal y cierra con su tapa. Envuelve los botes en una manta y deja que cuaje durante toda la noche. Al día siguiente, guarda los yogures en la nevera. 

Si quieres que el yogur tenga mayor consistencia, añade unas cuantas cucharadas de leche en polvo a la vez que el yogur. 

Un truco

Introduce cualquier fruta fresca troceada -manzana, pera, fresa, albaricoque...-  2 minutos en el microondas y añade al yogur. Tendrás un postre delicioso, económico y muy sano. Si vas a utilizar este yogur casero para salsa, viértelo en un colador para eliminar parte del suero de la leche. Conseguirás una consistencia más cremosa.