Patatas guisadas con carne

Patatas guisadas con carne

Tipo de plato: Almuerzo

Tiempo de preparación: 60 minutos

Raciones: 12

Edad (meses): 12


Ingredientes

800 gramos de carne de cerdo para guisar en tacos, un kilo de patatas, dos zanahorias grandes, una cebolla grande, cuatro dientes de ajo, un litro de agua, medio vaso de vino blanco, aceite de oliva, laurel, sal y pimienta negra.


Descripción

Esta receta de patatas guisadas con carne es perfecta para entrar en calor y tan completa que puedes dársela a tu hijo como plato único.

Comienza pelando la cebolla y los ajos bien picaditos y limpiando la carne del exceso de grasa que pudiera tener.

Pon una olla a fuego medio y añade el aceite –unas ocho cucharadas– con la cebolla, los ajos, una hoja de laurel y una cucharadita de sal. Deja pochar removiendo hasta que todos los ingredientes cojan color unos 15-20 minutos.

Sube la temperatura del fuego y añade la carne troceada, deja que tome algo de color y cuando se consuma el líquido que han soltado las verduras y la carne añade el vino blanco. Deja cocinar a fuego alto para que se evapore el alcohol del vino y sólo se quede el sabor.

Cuando el vino se haya reducido por completo –verás que sólo queda el aceite en la olla, añade el agua y otra cucharadita de sal y tapa la olla para que la carne se cocine y quede blandita. Si lo preparas en una olla a presión no necesitarás más de 30 minutos. En una normal se tomará entre una y dos horas, según el tipo de carne y la fuerza del fuego.

Mientras se hace la carne, pela las patatas y córtalas en trozos y pela las zanahorias y córtalas en rodajas. Cuando la carne esté lista, añade las patatas y las zanahorias. Añade agua si es necesario hasta que el guiso quede bien cubierto, vuelve a tapar y cocina durante 25-35 minutos en una olla normal y 10 en una olla a presión.

Prueba el guiso para asegurarte de que las patatas están cocidas, añade sal si es necesario y da un toque de pimienta negra para aportarle más sabor.

Un truco

Si a tu hijo le cuesta comer este plato porque no le gusta encontrar trozos de verdura mezclados con carne, prueba a pasarlo por el pasapurés. El resultado es exquisito.