Cerdo agridulce

Cerdo agridulce

Tipo de plato: Cena

Tiempo de preparación: 30 minutos

Raciones: 3

Edad (meses): 24 meses


Ingredientes

1 kg de lomo de cerdo en trocitos, 1 cebolla, ½ piña, 2 huevos, maicena para rebozar, bicarbonato, sal, azúcar, salsa de soja, salsa Worcester, ketchup y vinagre de arroz.  


Descripción

El cerdo agridulce es uno de los platos más conocidos y sabrosos de la cocina china. Además, el pequeño tamaño de los trocitos hace que sea perfecto para ofrecérselo a los pequeños, que lo devoran con gusto gracias sobre todo al sabor de la salsa.

Para prepararlo pide en la carnicería que limpien muy bien el lomo de cerdo, retiren cualquier resto de grasa y te lo corten en trocitos, lo ideal son los dados, pero si en casa preferís las tiras tampoco hay inconveniente. Corta la cebolla en rodajas, el pimiento en tiras y la piña en trozos y reserva. Bate dos huevos en un bol con una pizca de sal, otra de bicarbonato y una cucharadita de azúcar. Empapa los trocitos de cerdo en esta mezcla y rebózalos en la maicena. Coloca una sartén en el fuego con aceite abundante y fríe hasta que queden doraditos por fuera, escúrrelos en un papel vegetal y déjalos en un plato.

Aprovecha el aceite para sofreír la cebolla y el pimiento durante 4-5 minutos y resérvalo.

Ahora es el momento de hacer la salsa. Pon dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén, témplalo y ve añadiendo una cucharada de salsa de soja, una de salsa Worcester, dos y media de ketchup, una y media de vinagre de arroz, cinco de azúcar y un poco de zumo de piña. Remueve a fuego bajo y agrega una cucharadita de maicena en medio vaso de agua para que la salsa se espese. Ve removiendo para que no se pegue hasta que adquiera la textura que más os guste.

En la misma sartén, añade la carne, la piña, el pimiento y la cebolla y ve mezclando bien hasta que se caliente.

Ya solo te queda servirlo en el plato y ¡a chuparse los dedos!

Un truco

Cuida mucho el punto de frito del cerdo para que quede tan crujiente como en el mismísimo Pekín. Si lo dejas demasiado tiempo en la sartén perderá su toque crujiente.