Descubre la República Checa con los niños

Un país hechizante

Si estás pensando en viajar por Europa, la República Checa es una estupenda opción que combina naturaleza y ciudades llenas de encanto. ¡No te la pierdas!

República Checa

El hechizo de Praga y los tesoros naturales e históricos de Moravia del Sur conforman un maravilloso itinerario para recorrer en familia. 

Brno, la pequeña Praga

Brno nocturno

Brno, la capital de Moravia del Sur y "hermana pequeña" de Praga, alterna una rica oferta cultural con una vibrante vida nocturna, fruto de su numerosa población universitaria. 

Catedral de Brno

El punto dominante de Brno es la catedral gótica de San Pablo y San Pedro en la colina de Petrov, cuyas campanas del mediodía suenan a las once, debido a un ardid para burlar a las tropas suecas en la Guerra de los Treinta Años. 

Cuevas de Punkva

Las cuevas de Punkva en el Karst moravo son unas catedrales naturales adornadas con estalagmitas por las que navegar en barco para finalizar contemplando el fondo del abismo Macocha. 

Rumbo al sur

Viñedos en Moravia del Sur

Moravia del Sur es una de las regiones más calurosas y fértiles de la República Checa y destaca sobre todo por sus deliciosos vinos, que se pueden disfrutar tanto en una copa como en una divertida visita en bicicleta a uno de sus numerosos viñedos. 

Paseo en carruaje en Lednice

Un paseo en carruaje es la mejor manera de sentirse como los príncipes y princesas que habitaban el Palacio de Lednice antes de visitar las suites reales, el museo de títeres y hasta una cueva con fantasmas. 

Palacio de Lednice

En la hermosa región monumental de Lednice-Valtice, reconocida en 1996 por la UNESCO como uno de los tesoros del patrimonio cultural y natural de la humanidad, podrás disfrutar de palacios, antiguo templo, minarete islámico y espectaculares paisajes. 

¡Es hora de hacer deporte!

Paseo en bici en Valtice

La Columnata de Rajstna es uno de los monumentos que admirar mientras se pedalea por la ruta en bicicleta por el recinto de Lednice-Valtice que arranca en la plaza Zámecké náměstí y que pasa por palacios, templos y jardines. 

Mikulov

Situada en la antigua ruta del ámbar, Mikulov es una pintoresca ciudad de cuento de hadas en la que que se pueden admirar numerosos monumentos históricos, recorrer sus alrededores bañados por el sol en bicicleta o simplemente sentarse un rato disfrutando de una copa de su delicioso vino. 

Reserva de Pálava

La paradisiaca reserva de la biosfera de Pálava es un lugar ideal para disfrutar en familia practicando el senderismo –una amplia red de senderos señalizados os guiará con toda seguridad–, el ciclismo o los deportes acuáticos.

Viaje en globo

Contemplar desde las nubes Pálava, la región bañada por el sol, es posible gracias a los populares viajes en globo por la zona, ideales para admirar la belleza natural de sus cuevas calcáreas y el punto dominante de la naturaleza local, la colina Svatý kopeček de Milukov. 

Praga, la joya de la corona

Malá Strana

Llegando a Praga, el barrio Malá Strana (la Ciudad Pequeña) es uno de los distritos más antiguos e históricos de Praga al que se puede llegar cómodamente en tranvía. Lo ideal es pasear tranquilamente por sus callejuelas, vagabundear sin rumbo y dejarse sorprender por sus bellísimos rincones.

Praga desde las alturas

Praga es una ciudad que se disfruta desde cualquiera de sus ángulos, pero que contemplada desde las alturas es aún más espectacular. El de la Torre de Petřín o el de la torre de la Catedral de San Vito son algunos de los mejores miradores para admirar la ciudad.

Castillo de Praga

El Castillo de Praga es el monumento más visitado de la República Checa además de ser nada menos que el castillo más grande del mundo. Piérdete durante horas en su milenaria historia entre sus patios, palacios y jardines dominados por la monumental catedral gótica de San Vito.

Puente de Carlos

Romántico y fascinante con sus macizas torres góticas en los dos extremos y la imponente silueta del Castillo de Praga de fondo, el Puente de Carlos es uno de los más bellos de Europa. ¡No olvides tocar la figura del perro si quieres volver a Praga!

República Checa en tren

Con una red ferroviaria moderna y eficiente, viajar en tren es una de las maneras más fáciles, cómodas y económicas de recorrer la República Checa a tu ritmo.

¿Quieres disfrutar de estos lugares con tu familia? Vete a tu agencia de viajes y pide el catálogo de TravelKids o entra en  www.travelkids.es