5 cuentos de miedo para niños

¡Échate a temblar!

Tiernos, divertidos, ocurrentes y... de mucho miedo. Así estos cuentos para niños que le ayudarán a enfrentarse a sus temores y a los monstruos que habitan sus sueños.

Niño con miedo

Hechizo de bruja

La noche era oscura, fría y silenciosa,  había muchas cosas por preparar, la olla ya estaba en el fuego pronto empezaría a hervir, repasó la receta:

Ingredientes:

Escupitajo de murciélago

Caca de sapo enfermo

Uñas de araña tejedora

Pipí de bruja

Grito terrorífico de un niño 

Faltaba un ingrediente, uno difícil de conseguir, el grito terrorífico de un niño. Parecía tarea fácil pero no lo había sido, había puesto arañas en las habitaciones de algunos, sapos en las de otros, con sus hechizos había hecho ruidos terroríficos mientras estos dormían, pero nada de nada los niños ya no se asustaban. Tenía una idea y esa misma noche la llevaría a cabo, cogió su escoba y llenó  bolsillos de unos polvos mágicos. Subió al oscuro cielo y espolvoreó casi toda la ciudad, y recitó el hechizo:

Polvos mágicos y de maldad

A esta bruja caso le harás

Todo en terror se transformará

Y toda una noche durará

Toda la ciudad cambió, los huertos se llenaron de calabazas con caras maléficas, las flores se tiñeron de negro. Grandes telarañas cubrían las entradas de las casas y  sus ventanas con arañas tejedoras que comían insectos.  La cara de la gente se llenó de grandes verrugas, algunas se volvieron de color verde, otras se cubrieron de mucho pelo a otros les crecieron grandes colmillos. La ciudad estaba llena de monstruos terroríficos, pero algo falló, ya que como todos eran monstruos nadie se asustaba, no pudo conseguir el grito de ningún niño. Su plan había fracasado y si no acaba su poción con todos los ingredientes nunca se transformaría en una bruja verdadera. Fue entonces cuando desde muy lejos pudo oír un verdadero grito de terror de un pequeño, apresurada con su escoba, sacó un bote de cristal del bolsillo y voló y voló hasta cogerlo. Vaya ya tenía el ultimo ingrediente, pero ¿de donde venía?

Desde el cielo pudo ver a un niño en el bosque, se acercó para averiguar que era lo que le había podido asustar, bajo y bajo y no vio nada de nada solo al niño en el bosque sentado en el suelo. Decidió bajar a preguntarle que le había asustado tanto, allí su magia no había llegado y nada en terrorífico se había transformado.  Cuando el niño la vio se puso muy contento:

Niño: Señora, Señora por favor, ayúdeme

Bruja: Lo haré si me dices que te ha asustado, ¿has visto u oído a un animal? ¿te has encontrado a un monstruo?

Niño: No, ojala, lo que me ha asustado de verdad es que estoy solo y perdido

Bruja: Pues, no te preocupes que soy bruja de palabra, monta en mi escoba que te llevaré a tu casa 

Y así lo hizo, dejó al pequeño en su camita, que en seguida se durmió y se fue deprisa a su casa a acabar la poción. Pero había aprendido una lección, ni los monstruos, esqueletos, arañas, murciélagos dan miedo, lo que da miedo de verdad es estar solo y perdido. Así que un niño nunca mucho se ha de alejar y siempre acompañado debe estar.

Maribel Martos

Una noche de tormenta

Fue en un tarde de tormenta, estaba sola en casa porque mis padres habían salido a comprar y yo había decidido quedar en casa viendo la televisión.

No se por qué pero siempre que hay tormenta tienen la costumbre de poner películas de miedo, y por más que pasaba un canal tras otro sólo salían vampiros, monstruos y demás no muertos. Así que dejé un canal cualquiera de ruido de fondo mientras cogía un libro y me ponía a leer.

De repente, un grito me hizo desviar la mirada del libro hacia el televisor. Una joven rubia corría delante del Conde Drácula sin éxito alguno.

“Din-don, din-don, din-don” sonó el reloj. Eran las 7 de la tarde. En mi pueblo significa que ya era de noche y mis padres seguían sin llegar.

La película, aunque no me daba miedo porque sabía que los vampiros no existen, me dejó con un poco de mal cuerpo así que fui a mi habitación a coger el móvil para llamar a mi madre. “Rin, rin” después de esperar otros ocho tonos más colgué, un poco más preocupada de lo normal y llamé a mi padre; sucedió lo mismo. Volví a mirar el reloj que ya marcaba las 7:30 h.

Comenzaba ya a impacientarme cuando de repente, “toc, toc, toc” empezó a sonar un ruido en la cocina. Indecisa por ir o no a ver que sucedía me llené de valor, y después de encender todas las luces de la casa me acerqué a la puerta del salón, que daba a la cocina. Después de mirar varias veces en todas las direcciones y comprobar que no había nadie, entré y comencé a revisar las ventanas. ¡Qué tonta había sido! Me había dejado llegar por los nervios y lo único que hacía ruido era una ventana mal cerrada movida por el fuerte viento que provocaba la tormenta. Cerré la ventana y volví al sofá. Antes de coger el libro que estaba leyendo miré el reloj que ya marcaba las 8. Pensé en esperar unos minutos más y si no intentaría volver a llamar a mis padres. Fuera, la tormenta se había vuelto más fuerte y en la televisión habían cambiado la película. Ahora, una chica pelirroja corría delante de un grupo de zombies.

De repente, cayó un rayo y se fue la luz. Sonó un fuerte trueno, tenía la tormenta encima. Corría a buscar una linterna, cuando un relámpago iluminó toda la casa y dejó ver al fondo dos siluetas. No podía distinguir muy bien lo que eran, tan sólo que estaban encorvadas y que llevaban algo en sus manos. Lancé un grito de terror y subí corriendo las  escaleras hacia mi habitación, una vez allí empecé a mirar donde esconderme: en el armario no, en todas las películas de terror se escondían ahí; debajo de la cama tampoco ya que sería el primer sitio donde iban a buscar... Los segundos pasaban y seguía sin encontrar un buen escondite. Decidí ponerme detrás de la puerta con un jarrón en la mano, no iba a hacer mucho con él pero si le daba bien, tendría unos segundos para intentar salir corriendo de la casa.

“Clap, clap, clap” las húmedas pisadas empezaron a sonar detrás de la puerta y alguien o algo empezó a manipular la manilla de la misma. Yo temblaba e intentaba aguantar la respiración

De repente la puerta se abrió, la luz volvió y detrás de la puerta apareció mi madre, que todavía no había posado las bolsas de la compra, con los pelos descolocados por la tormenta y la lluvia. Me miró y, tras ver mi carra de terror y quitarme el jarrón de las manos, comenzó a reírse:

- Por favor Leah, no me digas que todavía crees en fantasmas!

Leticia Calvo Pardilla

Los trolls

Ángel era un niño de 6 años que era muy travieso, que nunca, nunca hacia caso a sus padres. No le gustaba ir al cole, se llevaba todo el día gritando y haciendo trastadas, pero lo peor era que no quería bañarse, ni lavarse los dientes ... nada de nada, decía que odiaba el agua.

Sus padre estaban cansados de tener que estar todos los días con la misma batalla, y Ángel seguía sin hacer caso. Su abuela Ana comentó a sus padres que debían buscar una solución porque esto no podía seguir así; y decidió hablar con él ...

- Mira Ángel no puedes seguir así, ¿tu sabes la que puedes liar si sigues sin lavarte? Esto puede traerte serios problemas; si no te lavas cada día estarás más sucio ... tu piel se irá oscureciendo, olerás muy mal, el pelo se te caerá, las uñas te crecerán torcidas y se harán muy largas, los ojos se te volverán amarillos, y los dientes se convertirán en feos colmillos . En definitiva te convertirás en un feo y horrible TROLL.

Ángel miraba a su abuela con la boca abierta y de repente soltó una carcajada tremenda:

-¡Anda, abuela que cosas dices!

Pero su abuela le volvió a repetir que no era una broma, que cuando ella era niña, en su pueblo, corrían historias como estas. Contaban que estos niños desaparecían, y se decía que eran los TROLLS los que se los llevaban. Pero Ángel no podía contener la risa y otro día más pasó sin lavarse.

Esa noche cuando se fue a la cama su abuela le dijo:

-Ten cuidado con lo que haces, si no te lavas los TROLLS te van a oler y …

-¡¡Calla abuela, calla!!  Y se acostó sin poder parar de reírse.

A mitad de la noche, Ángel notó un olor muy raro y desagradable, unos extraños ruidos, y alguien o algo correteaba por su habitación. Ángel se escondió entre sus sábanas y miraba de reojo a su alrededor . De pronto, pudo ver cómo tras las cortinas había alguien escondido con unos brillantes ojos amarillos, pero había más . Un escalofrío le recorrió el cuerpo y quiso gritar pero la voz no le salía de su garganta. Dio un brinco y corrió hacia la puerta pero alguien se la cerró de golpe, era un ser sucio, sin pelo, con largas uñas, que olía muy mal y tenía unos enormes y brillante ojos amarillos. ¡¡Eran TROLLS!! Su abuela tenía razón: estaban en su cuarto para llevárselo.

Ángel intentó gritar con todas sus fuerzas pero no salía ni una palabra de su boca, y lo pero era que los TROLLS lo arrastraban hacia la ventana y no podía escaparse.

Lo llevaron por las calles de su barrio hasta el bosque y aunque intentó por todos los medios escapar era imposible. El camino era muy largo y a cada paso más oscuro, pero pudo ver con horror que su reflejo en un charco del bosque mostró bajo la luz de la luna a un pequeño TROLL. ¡¡Ese no era él!! Era cierto, se había convertido en un !!TROLL !!  y al final acabó por dejarse llevar.

Cuentan que cada noche de luna llena, un extraño ser se asoma por las ventanas de muchos niños buscando a alguno que sea un poco sucio y desobediente y así, poder llevárselo a su cueva, en lo más profundo y oscuro de los bosques.

Así que ya sabes, si no te aseas y te lavas los dientes todos los días y mantienes ordenado tu cuarto, te puede pasar lo que a ese niño ... convertirte en un TROLL sucio y apestoso y ELLOS vendrán por ti ... sin duda alguna, y además hoy hay luna llena ... así que:

-¿Te vas a bañar mi amor?

Regly Pérez García

La pesadilla de Lolito

Aquella noche Lolito no paraba de llorar.

- Bua bua…

- ¿Qué te pasa? le decía su papá.

- Que tengo pesadilla.

Su papá le dio un beso y se marchó. Más tarde empezó de nuevo a llorar.

- Bua bua....

- ¿Qué te pasa? le dijo su hermana.

- Que tengo fantasmas en mi cuarto y me asustan.

Su hermanita le dio un beso y se marchó. Y otra vez Lolito empezó a llorar

- Bua bua bua….

Su mamá se asomó a la puerta y le preguntó:

- ¿Que te pasa Lolito? ¿por qué lloras?

- Es que tengo mucho miedo mamá. Veo en mis sueños cosas malas.

 Entonces, su mamá miró por todaaaaaaaa la habitación y dijo:

- !Ahhhh¡ ya sé lo que pasa…

Y girando la almohada por la parte de los sueños buenos, le dijo a Lolito:

- Cariño, ahora que tienes la almohada por el lado de los sueños bonitos, podrás dormir bien.

Y en cuento apoyó su cabeza, Lolito se quedó dormido, soñando con cosas preciosas.

Mónica Lastra

El monstruo del armario

 Iker siempre que se iba a dormir y su mama apagaba la luz , se quedaba mirando fijamente a su armario. Estaba obsesionado con que en ese lugar tan inhóspito, un monstruo terrorífico campaba a sus anchas. De día, el monstruo desaparecía y el armario se convertía en el simple lugar donde Iker guardaba sus ropitas.

Una noche decidió aventurarse y abrir el armario para hacerle frente al gran monstruo del armario. Se acerco sigilosamente, paso a paso, hasta llegar a la puerta. Quiso ser cortés con el monstruo, así que llamó a la puerta.

-Toc toc toc. ¿Hay alguien ahí? musito Iker.

Abrió la puerta muy despacio y entró en el armario. Inmediatamente después, la puerta se cerró. Y vio a lo lejos, al final del camino, una luz. Muerto de miedo, siguió el camino. Al finalizarlo le sorprendió una vista espectacular. Un paisaje verde con casitas en los árboles y juguetes gigantes. Pero qué divertido parecía todo aquello. De repente, alguien le tocaba la espalda. Se dio la vuelta y se sobresaltó al ver un ser peludo con ojos saltones y orejas verdes.

- ¡Ahhhhh¡ gritó Iker.

Había reconocido al monstruo del armario, que en alguna ocasión, le había parecido ver. Salió corriendo a la vez que echaba su vista atrás. Vio como el monstruo le perseguía corriendo. De repente, se chocó con un árbol y calló redondo al suelo. Al despertar, se encontró en una habitación preciosa, con juguetes por todos los sitios. El monstruo le había estado cuidando estas horas. Le explicó que se asomaba al armario para tomar ideas para diseñar su mundo. Que le encantaban sus juguetes y personajes de dibujos animado.

- Podrás venir a mi mundo cuando quieras, sólo tendrás que seguir el camino de tu armario que abre sus puertas por la noche  y no te asustes cuando me veas. Ahora soy tu amigo.

Desde entonces nunca mas tuvo miedo del monstruo del armario y visitó varias veces a su amigo.

Lidia Alejandro