La caída del cabello en el posparto

Un trastorno muy frecuente

Durante el embarazo, el cabello de la mujer luce más voluminoso y con más brillo que nunca gracias a la acción de las hormonas. Además, crece más fuerte y más rápido. Esta idílica situación cambia por completo en el posparto, momento en que la caída capilar se convierte en motivo de preocupación para muchas recién estrenadas mamás.

 
Caída del cabello en el posparto

Durante nueve meses todo tu cuerpo ha estado sometido a un permanente e intenso baile de hormonas que le han permitido albergar y gestar a un bebé hasta el momento del parto. Con el nacimiento de tu hijo, tu organismo experimentará un nuevo cambio y aunque muchas hormonas siguen circulando por tu torrente sanguíneo elevadas, como la prolactina que garantiza una adecuada secreción láctea, la mayoría de ellas reducen su presencia casi al mínimo, causando muchos cambios en tu organismo.

Lo habitual es que durante la gestación tu melena luzca con más volumen y brillo y que el pelo te crezca más fuerte y más rápido. Los estrógenos son los culpables de que tu cabello se mantenga todo el embarazo en fase de crecimiento.

¿Y después del parto?

La caída del cabello posparto no llega inmediatamente después de dar a luz. Unos dos o tres meses después de recibir a tu pequeño, cuando la lactancia esté bien establecida y los estrógenos disminuyan su presencia en tu cuerpo, notarás que se te cae el pelo de manera exagerada. Se considera que lo normal es perder entre 50 y 100 cabellos en un día normal. Durante el embarazo esta cifra disminuye sustancialmente y en el posparto puede llegar al doble.

 Puede que hayas oído que este es un proceso normal porque “todo el pelo que no se te cayó en el embarazo, cae ahora”. Y es así. Nuestro cabello mantiene de forma constante una fase de nacimiento-crecimiento-caída. Como antes decíamos, en la gestación se mantiene todo el tiempo en fase de crecimiento y lo normal es que ahora llegue la fase de caída, de forma brusca y repentina.

Y esto ocurre en la inmensa mayoría de embarazadas y no tiene relación alguna con la lactancia materna, con el tipo de parto que hayas tenido o con si llevas el pelo corto o largo.

Fortalece tu melena en el posparto

Al tratarse de un proceso fisiológico normal y natural tras dar a luz, no es necesario que pongas medidas urgentes para solucionarlo pues el pelo volverá a nacer como antes de la gestación, pero sí es cierto que puedes seguir algunas pautas para cuidar la cabellera, fortalecerla y estimular el nuevo crecimiento.

  • Cuida tu dieta. El bulbo capilar necesita vitaminas y minerales para que el pelo nazca de nuevo. Sigue una dieta sana y equilibrada aumentando el consumo de frutas y verduras, lácteos y cereales. Es muy recomendable tomar alimentos ricos en vitamina B, como la avena, la soja, la levadura de cerveza, el pollo, el pescado o el aguacate; así como los que contienen ácidos grasos Omega 3, presentes en el pescado azul y las nueces. Además, minerales como el calcio, el hierro, el yodo o el cinc son imprescindibles. Puedes encontrarlos en la carne, la calabaza, los garbanzos o las espinacas.
  • Toma suplementos. En algunas ocasiones esta caída de cabello en el posparto es consecuencia de una anemia, un trastorno frecuente después de dar a luz que muchos ginecólogos evitan prescribiendo suplementos de hierro al salir de la maternidad. Si no es tu caso, consulta con tu médico la conveniencia de tomarlos. 
  • Sanea tu melena. Tener el pelo más corto o más largo no hará que pierdas más o menos cantidad de cabellos pero sí es cierto que las melenas largas tienden a enredarse y ensuciarse más, lo que nos obliga a cepillarlas con más frecuencia y arriesgarnos a quebrar más cabellos al peinarnos.
  • Aparta el calor y los tratamientos. El secador, las tenacillas, las planchas así como los tintes son poco recomendables cuando hablamos de una melena débil. Úsalos lo menos posible. 
  • Recurre a tratamientos anticaída. Los tratamientos estéticos contra la caída del cabello son muy efectivos. Elige uno completo formado por champú, acondicionador y/o mascarilla y ampollas.
 

Laura Jiménez