3 mascarillas faciales hechas en casa

Disfruta haciendo tu propia cosmética en casa y comprueba sus beneficiosos resultados. Estas mascarillas se hacen con productos de probada eficacia desde hace siglos. 

Mujer dándose crema

Mascarilla tonificante

Esta mascarilla tonifica la piel y la nutre. Aprovecha las propiedades de la zanahoria rica en vitamina A y del pepino, un astringente potente. Revitaliza la piel, la suaviza y le aporta hidratación y frescura. Es apta para todo tipo de piel.

Pasa 3 o 4 zanahorias  y un pepino por la licuadora. Aparta el zumo -te lo podrás tomar más tarde- y quédate con la pulpa. Túmbate y cúbrete el rostro con ella. Deja que actúe una media hora.

Mascarilla antigrasa

Esta mascarilla devuelve a la piel grasienta un aspecto mate y evita la formación de espinillas y otras impurezas.

Escoge 8 o 10 ciruelas maduras, lávalas y pélalas quitando las semillas. Machaca la pulpa y añade una cucharadita de arcilla fina. Aplica la pasta sobre el rostro evitando el contorno de ojos. Deja que actúe una media hora.

Mascarilla antiarrugas

Esta mascarilla aprovecha la riqueza en vitamina del grupo B y enzimas naturales del germen de trigo y el contenido en antioxidantes del aceite de oliva virgen. Vuelve a dar elasticidad a las pieles tensas y secas.

En un cuenco, pon 4 cucharadas soperas de germen de trigo y añade un chorrito de aceite de oliva virgen de primera prensada en frío. Remueve hasta hacer una pasta y aplícala sobre el rostro en una capa fina. Deja actúar unos 45 minutos.

Fuente: "La farmacia natural de la abuela" de Ana Fernández Magdalena, editorial EDAF.