Juegos para una fiesta de Olimpiadas

Los Juegos Olímpicos mantienen a los niños pegados a la tele cada cuatro años. Nada mejor que aprovechar esa euforia para hacer una fiesta las "mini-Olimpiadas" en casa. Además de los juegos, tendrás que tener listas las medallas. Serán de chocolate y... para todos. En estas Olimpiadas, lo importante es participar.

Niños olímpicos

En los Juegos Olímpicos de verano se disputan pruebas en 36 disciplinas diferentes. Nos hemos quedado con 10, las más divertidas y las que se pueden practicar tanto en casa como en el parque o el jardín. Hemos intentando relacionarlas tanto con las pruebas que se disputan en la competición oficial como con juegos tradicionales. Preparados, listos, ¡a jugar!

1. Atletismo
Además de carreras sencillas en las que premiemos a los más veloces, vamos a organizar dos juegos en grupo. El primero es una carrera de relevos. Divide a los niños en grupos con el mismo número de participantes y da a uno de ellos un testigo. Indícales que den una vuelta al jardín y, al llegar, entreguen el testigo al siguiente miembro de su equipo. Ganará el equipo que acabe antes la carrera. El otro juego es el clásico pañuelo. Divide a los niños en dos grupos y otorga un número a cada pequeño. Colócate en el medio con un pañuelo en la mano y grita un número. Los dos niños tendrán que correr a por el pañuelo y volver al punto de salida sin que su rival le alcance. Los pequeños derrotados se van eliminando hasta que un equipo se quede sin jugadores y pierda. Si quieres incluir pruebas de salto en tu fiesta, puedes pedirles que hagan carreras de saltitos esquivando obstáculos que dispongas por su camino o que jueguen a la rayuela.

2. Badminton
Raquetas y una pluma. No necesitas más para organizar un partidillo de badminton en tu casa. Si no tienes raquetas de este deporte, podéis usar las palas de la playa. Además del partido tradicional, jugad a "Que no caiga", un juego todos contra todos en que los niños tienen que luchar por mantener la pluma en el aire sin que caiga al suelo. A los que se les caiga se van eliminando hasta que gane uno.

3. Baloncesto
Colar un balón en una canasta real no es nada fácil; pero ¿qué pasará si disminuimos el tamaño tanto del aro como de la pelota? Divide a los niños en dos equipos y coloca dos papeleras de boca estrecha a un metro y medio de altura –los niños no llegarán pero no estará demasiado alto–. El partido se disputará con una pelota de tenis y con las mismas normas que un partido convencional. Si preferís un juego individual, organiza "El 21". En una canasta, establece turnos para que los pequeños vayan lanzando el balón. Si meten desde un metro de distancia, les das un punto; desde los dos metros, dos puntos, y tres, si logran un triple. El que antes llegue a 21 puntos aún tendrá dos pruebas más que pasar: encestar un triple y una canasta de gancho.

4. Balonmano
Es uno de los deportes que más éxitos ha dado al palmarés español en los Juegos Olímpicos de los últimos años. Además de un partido sencillo, puedes poner a prueba la puntería de los niños a la hora de lanzar la pelota. Coloca algunas siluetas pegadas en picas a lo largo del jardín. Por turnos, los niños irán intentando dar a los dibujos con una pelota. Todos empiezan desde la misma distancia. Si hacen blanco, les das un punto y se alejan un paso más. Sino, se mantiene en esa posición. Gane el que antes logre 10 puntos.

5. Natación
Pruebas solo aptas para las casas con piscina y procurando no molestar al resto de bañistas si lo hacemos en la de la comunidad. El primer juego va a poner a prueba la velocidad de los niños para nadar y su capacidad para bucear. Hazte con varios objetos sumergibles –en las jugueterías venden anillas y bastones para la piscina– y lánzalos al agua. Cuando lleguen al fondo da la señal de alarma. Los niños tendrán que lanzarse al agua e intentar rescatar todos los objetos que puedan. Gana el que más "pesque". Si lo prefieres, puedes lanzar siempre el mismo número de objetos y que los niños se tiren al agua por turnos, cronometrando lo que tardan y venciendo el más rápido. En nuestro segundo juego acuático rendiremos homenaje a las sirenas de la natación sincronizada. Organiza a los niños en grupos, dales un ratito para que practiquen y que después cada equipo represente su actuación. Las risas estás aseguradas.

6. Equitación
Que sea uno de los grandes deportes desconocidos para los niños no quiere decir que la equitación no pueda ser de lo más divertida. Traza en una cartulina la silueta de la cabeza de un caballo y pégala al palo de una escoba o compra uno de los que venden en las jugueterías. Dispón cojines, cajas y conos haciendo un circuito. Por turnos, los niños tendrán que ir haciendo ese circuito "a lomos" de su caballo. Penalízales si rozan los obstáculos, no los esquivan a tiempo... Gana el que lo haga mejor y en menos tiempo.

7. Fútbol
Un partido, una tanda de penalties, carreras esquivando líneas de conos... Dales un balón de parches negros y blancos y déjales que jueguen a lo que más les gusta. Los niños no necesitarán orientación para imitar a Messi, Cristiano y Casillas. Eso sí, no te alejes demasiado; un árbitro justo y equitativo siempre viene bien.

8. Gimnasia
Ver a las gimnastas deslizarse sobre el tapiz, tirar y coger mazas, pelotas y cintas, contemplar sus piruetas... mantiene a grandes y pequeños boquiabiertos delante de la tele. Vamos a ser menos ambiciosos y limitarnos a disponer varias colchonetas por el suelo donde los niños puedan hacer volteretas, el pino, saltar el potro –ellos mismos pueden hacer de potro por turnos– y darles algún balón ligero y una cinta por si quieren probar a lanzarlo al aire e intentar cogerlo. Premia al que mejor lo haga.

9. Halterofilia
Unas botellas vacías, llenas hasta la mitad, completas, con arena, más pequeñas y más grandes... os servirán a modo de pesas para poner a prueba la fuerza de los pequeños "cachas" de vuestra fiesta. Gana el que sea capaz de levantar más peso. A caballo entre la halterofilia y el atletismo, podéis organizar una carrera de carretillas. Divididos por parejas, un niño apoya las manos en el suelo y el otro le coge los pies y corren así, ganando la pareja que antes complete el recorrido indicado.

10. Tiro
¿Tienes una diana de juguete en casa? Será suficiente para que tu hijo y sus amigos practiquen su puntería. Si no dispones de una, dibuja una gran diana en un papel y pégala en la pared. Dales globos de pequeño tamaño que usarán a modo de dardos. El juego es mucho más complicado ya que el globo puede variar su trayectoria. Establece una puntuación para que gane el niño que antes la alcance.