5 juegos para Navidad

Diversión hacia Belén

Disfruta de las fiestas más entrañables del año jugando con tus hijos y preparando las reuniones familiares.

 
Navidad

1. Villancicos con premio
Sienta a los niños en un círculo y coloca en medio un saco en el que habrás metido cartulinas recortadas con iconos navideños –abetos, estrellas, copos de nieve– con el nombre de un villancico escrito en ellas. Al lado, pon varios regalos pequeños envueltos con varias capas de papel. Saca una de las cartulinas y lee el nombre del villancico. El niño que primero lo entone podrá coger un regalo y quitarle una capa de papel. El que quite la última capa, se lo queda. Si quieres complicar el juego, pídeles que inventen una nueva letra con la melodía de la sonata tradicional.

2. Toda la casa decorada
Compra en una tienda multiprecio spray de nieve. Deja que tu hijo haga un dibujo navideño en una cartulina y recorte la forma. Es importante que el dibujo sea grande: un muñeco de nieve, un Papá Noel, un abeto con guirnaldas. Coloca la plantilla y vaporiza la nieve sobre ella.
También podéis preparar un adorno para colgar en la puerta o los típicos calcetines para que Santa Claus los llene de regalos. Solo necesitaréis un poco de fieltro rojo, un trozo de blanco y algunas ramas y hojas que puedes coger en el parque. Recorta la forma de la bota y cose los bordes.

3. Guirnaldas por doquier
Corta tiras de cartulinas de unos tres centímetros de ancho de distintos colores y pide a tu hijo que las decore con dibujitos. Después, deja que forme círculos con ellas, pegando los extremos con pegamento y entrelazando unas con otras. Podéis colgarlas de los cuadros de casa, alrededor de los marcos de las puertas, de las paredes...

4. Una postal en relieve
Coge una cartulina y dóblala por la mitad. Deja que tu hijo escriba una bonita felicitación navideña para sus familiares. Después, decorad la portada con una ilustración navideña. Puedes usar trocos de cartulina o papel charol y componer un dibujo. O una ramita de pino puede hacer las veces de abeto, unas bolitas de algodón como si fueran copos de nieve o nubes y remata echando un poco de purpurita plateada para darle más brillo a tan bonita estampa. También puedes imprimir una de nuestras tarjetas.

5. Un ambientador navideño
Coge una naranja y adórnala con un bonito lazo alrededor. Después, coloca varios clavos en las zonas de piel que han quedado libres. Cuelgala de una cuerda y disfrutad del inmejorable olor que deja. Aunque la Navidad se acabe, este aroma durará semanas.

 

Laura Jiménez