10 juegos para una fiesta infantil de fútbol

¡Todos tras el balón!

Si tu hijo va a celebrar su cumpleaños con una fiesta ambientada en su deporte favorito, el fútbol, no estaría mal que organizases algún divertido juego con el que animar la tarde. ¡Aquí va una decena!

 
Niños jugando al fútbol

A la hora de organizar los juegos para una fiesta de fútbol es importante que tengas en cuenta dónde va a ser el evento. Algunos polideportivos municipales alquilan sus campos y pabellones de fútbol sala, fútbol 7 y fútbol 11 por horas y cada vez es más común ver fiestas infantiles en ellos. Si no es vuestro caso, siempre podéis recurrir a pistas municipales gratuitas o al parque del barrio. Lo importante es que se disponga de suficiente espacio para que los niños puedan jugar a gusto. Eso, un balón y un poco de imaginación harán el resto. Puedes encontrar algunas propuestas en nuestros Juegos para una fiesta de las Olimpiadas y los Juegos con pelotas y aquí van algunos específicos para futboleros.

1. De grandes y 'peques'

Seguro que la primera tentación de los niños al ver un espacio al aire libre y un balón es jugar un partido de fútbol y, aunque vaya a divertirles mucho, ¿qué tiene de especial si es lo que hacen en los recreos y cada vez que bajáis al parque? Vamos a darle un toque original a nuestro partido haciendo equipos en que mezclemos a los niños, los padres y las madres. ¡A ver quién gana! Seguro que les encanta meter un gol a papá o ver cómo mamá hace un regate.

2. El futbolín gigante

Organiza dos equipos y distribuye a los jugadores en las tres líneas habituales de un futbolín (prescindiremos del portero): defensas, centrales y delanteros. Es importante que todas las filas tengan al menos dos niños. Usa una cuerda para atar por la cintura a todos los miembros de cada línea dejando al menos medio metro de cuerda entre cada pequeño, así, cuando uno corra en una dirección para ir a por la pelota, todos deberán moverse como en un futbolín gigante o irán al suelo. Este juego sólo debe practicarse sobre superficies blandas, nunca sobre cemento o los niños podrían hacerse daño.

3. Rondo de pelotas

Sienta a los niños en el suelo formando un círculo. Déjales un balón y anímales a que se lo pasen de unos a otros sin dejar que caiga al suelo. Cuando lleven un rato jugando con una pelota, echa otra al círculo, así hasta que no te queden más balones y ellos se vuelvan un poco locos.

4. El mareo

Un clásico de los juegos con pelota. Los niños deben situarse de pie en un círculo y uno de ellos se coloca en el medio, el que “liga”. Los jugadores deben ir pasándose el balón sin que el del medio no lo intercepte. Deja claras las normas antes de empezar: no se puede pasar el balón al jugador que está a tus lados, cada niño puede dar un máximo de dos toques y el que liga sólo puede atrapar el balón con el pie o la pierna, nunca con las manos. El jugador que tocó el balón por última vez antes de que el del centro lo coja es el que liga en el turno siguiente.

5. Diana-gol

Ahora toca valorar la puntería de los niños. Dibuja círculos concéntricos en una pared como si fuera una diana y otorga un valor a cada uno de los círculos: 1, 5, 10, 15..., ¡los que tú quieras! Los jugadores se irán situando cada vez a una distancia y dispararán dos tiros cada uno. Ve anotando la puntuación que logra cada uno. El que antes llegue a 100, gana.

6. El más rápido del campo

Coloca a los niños en una fila y otórgales un número a cada uno. Lanza el balón al aire y di uno de esos números. El niño que tenga el número deberá salir corriendo y coger el balón con el pie antes de que caiga al suelo. Después es él quien lanza el balón al aire gritando otro número. Los jugadores que no lleguen a tiempo, se eliminan.

7. Cabeza pensante

Distribuye a los niños por parejas, con un balón cada uno y colócalos a una distancia de medio metro. Los niños tendrán que intentar pasarse el balón el uno al otro usando sólo la cabeza, con las manos detrás de la espalda. Id contando en alto los toques que hace cada grupo. Gana la pareja que más toques haga.

8. Tulipán

Adaptamos este clásico de los juegos infantiles a su versión futbolera. Cada niño llevará un balón en los pies e intentará correr por el espacio que hayas delimitado. El que liga debe conseguir que su balón golpee el de alguno de los contrarios. Cuando uno de ellos se vea acosado o quiera descansar puede gritar “¡tulipán!” y colocarse con los brazos en cruz y las piernas abiertas. Para ser salvado y poder jugar de nuevo, alguno de sus compañeros debe colar su propio balón entre sus piernas sin ser cazado.

9. El balón futbolero

Este juego no es más que el del balón prisionero pero jugado con el pie. Delimita dos campos, uno para cada equipo. El que tiene la pelota puede golpearla con el pie para tocar a un jugador que, si no es capaz de interceptarla también con el pie, se colocará al fondo del campo contrario. Si la coge, puede tirarla inmediatamente para cazar a un jugador del otro equipo. Gana el equipo que antes capture a todos los contrarios.

10. Los bolos-gol

Llena diez botellas de agua o refresco vacías con arena hasta la mitad para tener una decena de bolos. Distribuye a los niños en dos equipos y comenzad el partido. En este caso el objetivo no será marcar gol, sino derribar la mayor cantidad posible de bolos. Gana el equipo que haya conseguido tirar más bolos en el tiempo estipulado de partido.

 

Laura Jiménez