10 juegos de mucho miedo para una fiesta de Halloween

¡Que cunda el pánico!

A los niños les encanta pasar miedo. Y es que no hay nada más divertido que un buen susto entre amigos. Aquí te damos algunas ideas para organizar juegos para una fiesta de Halloween o para terminar cualquier fiesta infantil.

Niños jugando en Halloween

1. No te fíes de las brujas

Todos los niños están sentados en círculo, excepto uno que está en el centro, con los ojos vendados. Coloca en su mano una araña de plástico o cualquier figurita de mucho miedo. Dile que lo entregue a un niño del círculo diciendo esta frase: "La bruja te protegerá". El niño que la reciba debe contestar "Las brujas no son mis amigas" disfrazando su voz para no ser reconocido por la bruja. Si no lo consigue, se sentará en el centro y la bruja quedará liberada. Si no es descubierto, la bruja se lo entregará a otro niño hasta que acierte. 

2. Sombras terroríficas

Cuelga una sábana en el marco de una puerta. Los niños se instalan enfrente. Sitúa una lámpara de pie detrás de la sábana a metro y medio de distancia. Por turnos, los niños se colocan de perfil entre la sábana y la lámpara e intentan asustar a los espectadores con gestos y voces amenazantes. Si los niños están disfrazados, más vistosas quedarán las sombras.

3. Cazafantasma

Los jugadores están a oscuras. Uno de ellos, el cazafantasma tiene una linterna. El cazafantasma grita "¡Luz!", enciende la linterna en una dirección y la apaga rápidamente. A continuación, debe decir el nombre de los niños que ha visto y estos suman un punto. Al cabo de 10 relámpagos de luz, el ganador es el que menos puntos ha tenido, que pasa a ser a su vez cazafantasma.

 4. ¡Abracadabra!

Se elige un jugador entre los asistentes y se le coloca un sombrero de bruja en la cabeza. La bruja anuncia a los niños "¡Abracadabra! Os transformo en.... (algún animal, payasos, deportistas...)". A continuación, coge a cada niño por la mano, da varias vueltas con él y cuando lo suelta, el niño debe adoptar la pose que se le ha pedido. 

5. Vampiro, ¡fantasma!

Los niños están sentados en círculo. El que empieza el juego camina fuera del círculo dándoles palmaditas en la cabeza y diciendo "Fantasma, fantasma...". En un momento dado, dice "¡Vampiro!". El niño elegido se levanta y tiene que alcanzarlo mientras corren alrededor del círculo para alcanzarle antes de que ocupe su lugar. Si no lo logra, el vampiro es él.

06. Adivina el fantasma

Los niños se turnan para salir de la habitación y esconderse por la casa mientras tú disfrazas a uno de los que se queden de fantasma, cubriéndole con una sábana blanca. Ve llamando a los niños escondidos para que venga e intenten adivinar quién es el fantasma, que debe intentar asustarse diciendo "huuuu, huuuu". El que adivine quién se esconde bajo la sábana, gana un punto. El juego termina cuando alguno alcance 3 puntos.

07. Tumbas musicales

¿Hay juego más divertido que las sillas musicales? ¡Claro que sí! ¡Las tumbas musicales! Coloca toallas en un círculo, una menos que niños en el juego. Pon música terrorífica e indícales a los niños que, cuando se pare, se tumben como auténticas momias sobre su toalla. Se van eliminando los niños que se queden sin toalla. 

08. Desteje la telaraña

Divide a los niños por equipos y otórgales un color a cada equipo. Coge un hilo de lana y ve enredándolo por toda la casa, pasándolo entre las patas de las sillas, por debajo de la mesa, enredándolos en las plantas... Entre todo el equipo deberán intentar desenredarla y ganará el equipo que antes termine.

09. La mesa espeluzante

Prepara una terrorífica mesa de Halloween poniendo en un bol alimentos que puedan resultar desagradables al tacto: uvas peladas, espaguetis cocinados, bolsitas de té mojadas y frías, gelatina, coliflor cocida, pan mojado en agua... Oscurece la sala, tapa los ojos a los niños e invítales a ir tocando los distintos boles. Tienen que adivinar qué hay en cada uno. ¿Lo lograrán?

10. Mensaje secreto

Divide a los niños en equipos al menos tres miembros. Antes de la fiesta habrás escondido cartulinas con letras pintadas en ellas. Los niños deben ir recorriendo toda la casa buscando esas pistas y reuniendo todas las letras que puedan. Cuando las tengan, intentarán formar la palabra relacionada con Halloween más larga posible. Gana el que lo consiga ¡y la escriba sin faltas de ortografía!

Laura Jiménez