Caretas para Halloween para hacer con los niños

Prepáralas en casa

Si quieres completa el disfraz de tu hijo con una bonita careta y que, además, te cueste poco dinero, nada mejor que prepararla juntos en casa o imprimir una de las que hemos hecho para ti. Os contamos cómo.

Niña con careta

Careta de vampiro
1. Vampiro

Convierte a tu hijo en un pequeño Conde Drácula comprando una cartulina de color azul celeste o lila y otra negra. En la negra, dibuja un triángulo y una semicircunferencia (o el cono de un helado con su bola encima) que cubra toda su cara y recórtala. Traza un gran corazón en la azul y pégalo sobre la negra. Unos trozos más de cartulina negra se convertirán en los ojos, las cejas, la nariz y la boca. Añade dos puntiagudas orejas y unos buenos colmillos. Una capa negra sobre sus hombros rematará el disfraz.

2. Esqueleto

Si quieres vestirle de esqueleto, sólo necesitas ponerle una camiseta y un pantalón negro. Dibuja los diferentes huesos del cuerpo humano en folios y cóselos a las prendas. Para completar el atuendo, necesita una calavera como Dios manda. Dibuja la silueta en una cartulina blanca sobre la que pintarás dos grandes círculos, los ojos, y corta otros más pequeños por los que tu hijo verá lo que le rodea. Un trozo más de cartulina negra te servirá para hacer la boca, en la que deberás pegar algunos dientes. ¿Es o no digna del “ser o no ser” de Shakespeare?

3. Monstruo con varicela

Traza en una cartulina un óvalo que cubra toda la cara, una boca y unas orejas puntiagudas. Recorta la cabeza del monstruo y la boca por su parte interior. Usando cartulina de un color que contraste, corta círculos y pégalos por toda la superficie. Haz unos dientes blancos. Sólo te faltarían los ojos, que serán saltones. Corta dos tiras de cartulina y dóblalas en zigzag, pega los ojos en uno de sus extremos y el otro en la base de cartulina. Añade un trocito de goma por la parte interior.

4. Frankestein

Corta una tira de cartulina verde que se ajuste al contorno de la cabeza y pega los extremos. Dibuja la frente en una cartulina verde igual de ancha que la cara del niño. Recórtala, colócala encima de una cartulina negra y traza una línea por el contorno. En la silueta que te ha quedado, dibuja en zigzag el pelo de tu careta y las cejas, recórtalas y pégalas a la base verde. Con un rotulador un poco más oscuro, dibuja dos grandes cejas unidas. Recorta dos “T” gruesas en una cartulina gris que te servirán como tornillos y pégalos. Por último, une la cartulina verde a la cinta que cortaste alrededor de tu cabeza.

5. Calabaza

Son típicas de Halloween, pero como decorado. Sorprende a todos con esta careta-calabaza. Para hacerla sólo necesitas una cartulina naranja. Corta el borde con curvas de diferentes alturas. Con un rotulador más oscuro, traza las líneas verticales propias de una calabaza. Añade un rabito verde en la parte superior, y unos ojos –en los que abrirás dos agujeros para permitir la vista–, una nariz y una boca con cartulina de color rojo.

Laura Jiménez