Un Belen hecho con hilo, botones y alfileres

¿Te atreves?

Para que este año la originalidad y el color invadan la Nochebuena, os proponemos hacer un misterio muy especial.

Materiales
● Bobinas de varios tamaños y colores (pequeñas, grandes, finas, de zurcir...).
● Botones pequeños de diversos colores.
● 3 dedales.
● Alfileres de colores.
● Cuentas para hacer collares de colores y tamaños diferentes.
● Pegamento.

San José hecho un ‘lío’
1. Para hacer el cuerpo cogeremos tres ovillos de tamaño medio de tres colores diferentes que combinen bien o que sean los favoritos de tu hijo. Para encajarlos, uno encima del otro, sólo debemos hacer unos pequeños cortes en las bobinas, si sobresalen, y encajarlos con fuerza. Si no se puede, los juntaremos con pegamento. Adórnalos con botoncitos.
2. Por cabeza pegaremos un ovillo más pequeño y redondo, al cual añadiremos unos hilos blancos deshilachados para simular la barba; unos alfileres blancos para los ojos y una cuenta rosa para la nariz. Podemos acabar con un gorrito-dedal y unos alfileres clavados a modo de corona.
3. Para terminar le añadiremos dos bobinas finas para los brazos, que debemos pegar al cuerpo y que acabarán en dos manos-cuentas. Para los pies, usaremos dos dedales.
4. Si queréis, podéis añadirle un bastón, que puede ser cualquier palito forrado de hilo y unos alfileres al final. Para que no se desestabilice y se caiga por el peso, colócale por la parte de atrás unos alfileres, a modo de peana.

María ‘llena eres de hilos’
1. Para el cuerpo, cogeremos una sola bo-bina más grande, pero que no sea tan larga como las tres juntas de San José.
2. La cabeza será un ovillo redondo que pegaremos al cuerpo con pegamento y al que añadiremos hilo deshilachado amarillo para el cabello. También colocaremos una cuenta de color a modo de sombrero y unos alfileres como corona. No olvides los ojos y la nariz.
3. Los brazos serán dos bobinas finas de hilo que irán pegadas al cuerpo y entre ellas, terminando en una bolita con adornos. Las piernas serán también dos bobinas de tamaño pequeño y dos cuentas, pero irán colocadas como si la figura estuviera de rodillas, pegadas a ambos lados del cuerpo. Adórnalo con hilo para camuflar.

Jesús: oro, incienso y... ¡botones!
1. Como se trata de un bebé, cogeremos una bobina pequeña para el cuerpo, al que, en la parte inferior, liaremos un hilo de otro color a modo de pañal.
2. Los ojos y la nariz serán cuentas pequeñitas; la boca, la mitad de un botón y los pies dos botoncitos. Le puedes añadir una corona de alfileres.
3. Su cuna la haremos con una base de cartón y cuatro alfileres que la sujetarán. Unos hilos mezclados la harán más cómoda.

Magda Campos