Adornos para el árbol hechos en casa

Prepáralos con tus pequeños

Decorar el árbol y poner el Belén son dos actividades que hacen mucha ilusión a los niños. ¿Por qué no preparais vosotros mismos los adornos que colgareis de las ramas de vuestro abeto?

 

1. Un ángel. Todo árbol de Navidad debe incluir un angelito entre sus ramas. Para hacer este, recorta un círculo de cartulina blanca para hacer la cabeza y un triángulo del color que prefieras para el vestido. Con dos triángulos de papel charol ovalados en uno de sus extremos haremos la melena. Pega todas las partes para construir el cuerpo. Frunce un trocito de tul y átalo con una cinta para las alas. Pégalo con cinta adhesiva en la espalda del arcángel, cuidando que la cinta sobresalga por la cabeza para colgarlo de una rama. Dobla una pajita por la mitad para usarla como brazos y corta dos trozos de cinta más, rematados con un par de abalorios, y pégalos.

Corona

2. La corona del Rey. Coge una cartulina dorada y corta un rectángulo de unos diez centímetros. Dibuja puntas y cruces a lo largo de un borde y recórtalas. Pega los bordes para dar forma redonda a tu corona. Dibuja unos corazones en la cartulina, recórtalos, píntalos con cola blanca y vierte purpurina sobre ellos. Pégalos en la corona y añade unas bolitas de algodón que adosarás usando un poco más de cola. Rellena el espacio central con papel de seda pegándolo por la parte interior. Haz un pequeño agujero en el papel con una aguja a través del que pasarás el hilo de lana del que colgarás tu corona.

Bota

3. La bota de los regalos. Compra un trozo de fieltro rojo, dóblalo a la mitad y dibuja la silueta, que cortarás en cada parte de tela. Cóselas por el revés y dales la vuelta. Elige otros trozos de fieltro más claro, verde o blanco para recortar círculos que coseréis sobre el calcetín. Si lo prefieres, y para los más avanzados, podéis intentar pintar a Santa Claus o una escena nevada con pinturas para tela. Cose un trocito de fieltro rojo en el borde para poder colgarlo.

Piña

4. Con piñas. Coged unas piñas en el bosque y, ya en casa, láva bien para eliminar cualquier resto de arena. Una vez secas, coloca papeles de periódico sobre la mesa en que vayáis a trabajar y pinta unas cuantas con pintura dorada o plateada, espolvoreando purpurina sobre ellas para que brillen más. Da una suave pincelada blanca en el resto, añádeles un hilo de lana y ¡listas para colgar!

Guirnalda

5. Las guirnaldas. Son el remate de cualquier árbol bien decorado. Para hacerlas, coge cartulinas de diferentes colores y pon en ellas gotitas de pegamento. Esparce purpurina por encima, déjala secar y levanta la cartulina para que los restos desaparezcan. Corta todas las cartulinas en tiras de cuatro centímetros. Forma una anilla con la primera, colocando un trocito de cinta adhesiva en el interior, y ve engarzando las restantes alternando los colores. También puedes cortar los bordes con perfiles ondulantes o puntiagudos.

 

Laura Jiménez