Manualidades de joyas y complementos

Con la ayuda de papá o la complicidad de la abuela, el placer de realizar estas manualidades se duplica cuando el objetivo es agradar a mamá.

1. Si lleva coleta. Coge un tubo de cartón resistente y recorta un aro de unos cuatro centímetros de ancho y córtalo por la mitad después. Haz unas ranuras en cada uno de los extremos del cartón, no muy grandes, por los que después meterás el pasador. Corta un cuadrado de papel seda y pégalo con cola blanca en el trozo de tubo. Adórnalo con otros trozos de cartulina, botones, lentejuelas o abalorios. Usa el palo de un polo como pasador, pintándolo de un color que combine con los usados para el cartón. Coloca el cartón alrededor del pelo y desliza el palo a través de las ranuras que has abierto antes.

Pulsera flores

2. Pulsera de flores. Corta una cinta estrecha para que rodee tu muñeca y puedas atarla fácilmente. Después, dibuja corazones y flores en trozos de papel de diferentes colores, recórtalas y dóblalas ligeramente para dar algo de forma a los pétalos. Pon una gota de cola blanca en la cinta y presiona la flor con fuerza para que quede bien pegada. Coloca tantas flores como desees y algunas lentejuelas para darle más brillo. ¡Eso sí! Recorta quitártela cuando te duches para que no se estropeen las flores.

Espejo

3. Espejito, espejito. Para diseñar un espejo como este, dibuja la silueta del marco en un trozo de cartón, abriendo un hueco en el centro para colocar el espejo. Repite el proceso en otro trozo de cartón sin abrir el hueco central para usarlo como parte trasera de tu espejo. Corta ambas siluetas y píntalas del color que más te guste. Aplica dos capas de pintura para que tenga un color más vivo y adórnalo con lentejuelas, botones o estampados de otros colores. Pide a papá que compre un trozo de espejo en una cristalería cortado a la medida del hueco que dejaste y fíjalo con cola blanca al espejo. Repite la operación con la parte trasera para tapar el espejo.

Broche

4. Un broche muy colorido. Un imperdible, unas cintas de raso de colores y algunos abalorios te bastarán para confeccionar un broche de lo más original. Corta cintas de distintos colores a distintas longitudes y enróllalas en torno al imperdible. Repite la operación con algún cordón y coloca abalorios en los extremos, anudándolos bien fuerte para que no se escapen. Puedes quemar la punta ligeramente con un mechero para evitar que se deshilache.

Pasador moño

5. Para los moños. Con unos palillos de madera –los típicos que se usan para comer en un restaurante chino te valdrán– puedes elaborar un pasador muy original. Pega con cola blanca abalorios en las cuadro caras del palo, eligiendo uno o dos de mayor tamaño para pegalo en uno de los extremos, que será el que llevarás siempre a la vista. Después, anuda un trocito de cinta con otros dos abalorios en su extremo y ¡listo! Seguro que te queda un moño perfecto.

Cinturón

6. Cinturón a la moda. Con unos aros de cortina de plástico o madera y un cinta o cordón tendrás un cinturón a la última. Puedes pintar puntitos de colores en los aros para darle un toque más alegre. Corta trozos de cordón de unos 25 centímetros, coloca dos aritos juntos y átalos. En los extremos, usa un cordón más largo que atarás alrededor de su cintura.

Pulsera botones

7. Una pulsera con botones. Coge un trozo de elástico bastante largo, dóblalo por la mitad y haz un nudo que forme un lazo y ve ensartando botones uno por uno, alternando sus colores. Cuando hayas metido suficientes para que cubran la muñeca de mamá, mete las puntas del elástico por el lazo que hiciste al principio y haz un nudo. Como toque final, coloca un botón en cada extremo y ya tienes tu precioso brazalete.

Imágenes: libros de manualidades de SM y Usborne.

Laura Jiménez