Cómo elegir el calzado en el embarazo

Cómoda y segura

De horma ancha, con tacón medio y mejor en forma de cuña y cómodo, sobre todo cómodo. Aprende a escoger tus zapatos en la gestación.

Mujer calzándose

Las piernas son una de las partes del cuerpo que más afectadas se encuentran durante el embarazo por el aumento de peso y la acción hormonal. Durante estos nueve meses padecerá retención de líquidos, sensación de pesadez, varices y estrías, entre otras molestias. 

Estos efectos no se dejan sentir solo en las piernas, también en los pies, que soportan más peso del habitual y que tienden a hincharse, sobre todo en la recta final del día. Si es tu caso, reposa con las piernas en alto y recuerda que la hinchazón de pies y manos que no cede tras una noche de descanso debería llevarnos a consultar con nuestro médico para que descarte un caso de hipertensión.

Acierto seguro

Recuerda que en estos meses lo más importante es escoger prendas que aumenten tu sensación de confort. Estos modelos te resultarán cómodos. 

  • Los zapatos con un poquito de tacón ancho, entre 2 y 4 cm, de horma amplia y de piel o tejido que asegure una correcta ventilación. Los totalmente planos pueden resultarte molestos sobre todo en la zona de la planta.
  • Si no quieres prescindir de los tacones altos, escoge modelos con cuña o plataformas que te ayudarán a mantener mejor el equilibrio, afectado por el tamaño de la tripa. 
  • En invierno, no tienes por qué prescindir de las botas altas. Eso sí, que sean de horma ancha que no te presionen el gemelo para no dificultar la circulación. 
  • En verano, las sandalias con cremallera o cierre son perfectas pues ofrecen un extra de sujeción. Ten mucho cuidado con las chanclas que podrían hacerte resbalar.