Las causas de la esterilidad

¿Tienen remedio?

Lo primero que hará tu ginecólogo cuando acudas a la consulta es intentar averiguar la causa de vuestros problemas de esterilidad. Salvo excepciones, vuestro historial clínico y las pruebas disponibles permitirán emitir un diagnóstico y diseñar la estrategia a seguir para conseguir el  embarazo.

Pareja pensativa

Causas de esterilidad femenina

  • La edad. Actualmente el promedio de edad en que las mujeres españolas tienen su primer hijo sobrepasa los 31 años y esta es una de las razones que determinan el aumento de la esterilidad femenina. A mayor edad, existe un índice de fertilidad menor, debido a la disminución de la producción de ovocitos por el ovario. Así, la posibilidad de esterilidad a los 30 años es seis veces más alta que a los 20 y vuelve a duplicarse a los 40. Mientras que entre los 20 y los 25 años, solo el tres por ciento de las mujeres padecen esterilidad, cuando se sobrepasan los 38 años, los problemas para concebir afectan al 35 por ciento.
  • Endometriosis. El endometrio es la capa mucosa que tapiza el útero y es aquí donde debe alojarse el embrión fecundado. Cuando este tejido se desarrolla fuera del útero, afectando a otras zonas como los ovarios, las trompas de Falopio, la superficie del útero u otras áreas, se produce la endometriosis. El problema se origina porque la mucosa está sujeta a los ciclos y cambios hormonales y, por tanto, al producirse la menstruación se pueden originar quistes o adherencias que derivan en obstrucción de las trompas o lesiones en los ovarios.
  • Ovario poliquístico. Se trata de un trastorno complicado, que produce anovulación. Al no haber ovulación, los folículos ováricos no se rompen y presentan ese aspecto con quistes. Pero no es un problema irreversible, ya que la mujer puede llegar a ovular espontáneamente. No es solo un trastorno con consecuencias en la reproducción sino que puede derivar en el llamado “síndrome del ovario poliquístico”, que supone un riesgo para la salud en general ya que favorece la obesidad, la diabetes, el aumento del colesterol, la hipertensión y los problemas vasculares. Así que se recomienda seguir un control médico.
  • Trastornos de ovulación. Además del ovario poliquístico, existen otras complicaciones que pueden provocar que el ovario deje de ovular: trastornos hormonales, un exceso de hormonas hipofisarias –como en la menopausia o premenopausia, donde la ovulación o no existe o es irregular- o por un defecto congénito o adquirido, donde la ausencia de producción de FSH –hormonas estimulantes del folículo- hace que no se produzca la ovulación.
  • Obstrucción de las trompas. Es uno de los problemas más frecuentes, afecta al 35% de las mujeres infértiles. Las trompas puede estar obstruidas por una malformación congénita, pero la causa más común es un proceso infeccioso o una adherencia posquirúrgica. Las trompas de Falopio cumplen la misión de recoger el óvulo del ovario, alimentarlo y llevarlo hasta donde será fecundado por el espermatozoide. Y una vez fecundado, trasladarlo hasta la cavidad uterina. El bloqueo de este canal impide que los espermatozoides y el óvulo entren en contacto y por lo tanto imposibilita el embarazo.

Causas de infertilidad masculina

Las dificultades del hombre para concebir tiene que ver con la calidad y cantidad de espermatozoides: puede ser que el semen no contenga espermatozoides –azoospermia-; o que sean escasos, de baja calidad o de mala movilidad –oligospermis-. Estos problemas pueden tener un origen congénito o deberse a traumatismos o ligaduras voluntarias. En la cantidad y la calidad del esperma también pueden influir el estilo de vida. Otra causa de infertilidad masculina es la incapacidad de eyacular -aspermia-.

Causas compartidas

Comúnmente se tiende a asociar los estados de estrés con las dificultades para concebir. Sin embargo, los expertos ponen de manifiesto que no hay trabajos experimentalmente válidos que demuestren que el estrés sea una causa de esterilidad por sí misma. Parece más bien un factor asociado en determinadas situaciones, por ejemplo, en la anorexia nerviosa en la que se produce anovulación o, si es muy severa, puede provocar una reducción en la frecuencia de las relaciones sexuales.

El consumo de tabaco afecta a la fertilidad, tanto del hombre como de la mujer. En el caso de los varones, actúa como en el caso de otras drogas, reduciendo el número de espermatozoides y afectando a su movilidad. En el de las mujeres, lo hace disminuyendo los niveles de estrógenos, lo que afecta a la capacidad de ovulación, a la calidad del moco cervical y, además, adelanta la menopausia unos años.

La enfermedades de trasmisión sexual tienen parte de responsabilidad en el aumento de la infertilidad, ya que al incrementarse el número de parejas sexuales se aumenta también el riesgo de adquirir y trasmitir infecciones que pueden dar lugar a la enfermedad inflamatoria pélvica, causa de bloqueo de las trompas.

Las pruebas de infertilidad

El primer paso es efectuar una historia clínica lo más detallada posible, valorando antecedentes personales y familiares.

Pruebas para él: el análisis de semen o seminograma, es la primera prueba que se realiza. Con ella se valora la producción de espertamozoides, su movilidad y su forma, así como el funcionamiento de la próstata y las vesículas seminales. En ocasiones, se detectan anormalidades que hacen necesarias otros estudios más específicos –exámenes bacteriológicos para detectar infecciones, serología para investigar anticuerpos…-

Pruebas para ella: un estudio hormonal y un análisis de sangre ayudarán a comprobar la normalidad o anormalidad de la función ovárica. Una biopsia de endometrio permite conocer cómo se prepara el endometrio como consecuencia de la ovulación. Por otra parte, la ecografía vaginal aporta mucha información sobre el estado del útero, las trompas y los ovarios. Para comprobar la permeabilidad de las trompas y detectar obstrucciones se realiza una prueba radiológica a través del cuello del útero –histeosalpingografía-. Puede haber casos en los que se requiera una laparoscopia, análisis biológicos, estudios de anomalías cromosómicas…

Asesoramiento: Dr. Roberto Matorral, Presidente de la Sociedad española de Fertilidad ( www.sefertilidad.es) y catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad del País Vasco.

Beatriz García