Cómo estimular el sentido del oído del feto en el embarazo

Patrocinado por GAES Junior

El sentido del oído es uno de los más desarrollados en los recién nacidos y uno de los que mejor puede estimularse desde el embarazo. GAES Junior nos enseña cómo hacerlo.

 
Mujer oyendo música

Los recién nacidos llegan al mundo con un sentido especialmente desarrollado y sensible: el auditivo. Es por eso que cuando le colocas sobre tu pecho y escucha tu corazón y tu voz pausada se calma como por arte de magia y por lo que sonidos monótonos como el de un secador o la campana extractora de la cocina ejerce un efecto hipnótico sobre él. Todos son sonidos que percibía mientras creía en tu útero y que le llegaba, aunque amortiguados, pero le llegaban. Aprovecha las semanas de gestación para estimularle.

Cómo estimular el oído en el embarazo

Desde GAES Junior, especialistas en desarrollo infantil, nos recuerdan que los bebés empiezan a desarrollar sus capacidades auditivas desde el tercer mes de gestación y las completará hacia el décimo mes de vida extrauterina.
El oído es su primer contacto con el exterior y por eso es tan importante que establezcas una relación auditiva con él ya en el embarazo: habla con él, cántale, cuéntale cuentos, explícale cuánto le quieres, ponle música… Así, le transmitirás todo tu cariño a través de los sonidos, creando una vinculación mágica y facilitando que sea capaz de reconocer tu voz cuando nazca.

Fomentar técnicas de estimulación prenatal es una manera ideal de incentivar el buen desarrollo sensorial, motor y social del bebé. Además, estas técnicas no solo son claves para reforzar el vínculo emocional con tu pequeño, sino que, además, le transmiten tranquilidad y seguridad.

Aunque lo más recomendable es comenzar con la estimulación prenatal del oído en la semana 14 de gestación, coincidiendo con el inicio del desarrollo auditivo del feto, no será hasta las semanas 16 y 17 cuando podrá percibir sonidos del exterior.

Métodos muy útiles

Las técnicas que nos proponen desde GAES Junior son simples. Resulta muy positivo hablarle por la mañana, por la noche y, especialmente, después de comer. Que el bebé reconozca tu voz y la de tu pareja fortalecerá su inteligencia emocional y le hará sentirse tranquilo y seguros.

La música es también una aliada fabulosa. Escucharla de modo regular fomentará el aprendizaje y el desarrollo del intelecto. La elección es muy importante; con una música suave podemos tranquilizar a la criatura, mientras que con la clásica fomentamos su concentración. En cambio, la música más movida como el rock, produce un efecto excitante sobre el pequeño. Opta por piezas instrumentales, tranquilas y de melodías sencillas. Éste un modo de nutrir emocionalmente y mimar a tu tesoro antes de poder tenerlo en brazos.