Cómo conciliar familia y trabajo

¿Es flexible tu empresa?

El 30% de las mujeres que se convierten en madres no vuelve a trabajar. La maternidad les cambia la forma de enfrentar su vida personal y laboral. Y por un lado, colocan a sus hijos en primer lugar de importancia de sus ocupaciones y, por otro, empiezan a toparse con las dificultades diarias que supone compatibilizar el cuidado de su familia con su desarrollo profesional.

Embarazada trabajando

Dónde está el problema

Ley para la Igualdad efectiva de hombres y mujeres, Ley de Conciliación de la vida laboral y familiar de las personas trabajadoras… El marco legal que protege la vida laboral de las mujeres cada día es mayor. Pero la conciliación no se consigue únicamente a golpe de leyes. Es necesario superar otras cuestiones como:

  • Falta de flexibilidad en las empresas.
  • Jornadas de trabajo prolongadas, las más largas de Europa.
  • Cultura presentista en el ámbito laboral, es decir, basada en la presencia del empleado en el puesto de trabajo en vez de valorar el logro por objetivos.
  • Enfoque mecanicista que ve la maternidad como un lastre para una empresa.
  • Falta de equilibrio entre padres y madres en el cuidado y responsabilidad de los hijos.

¿Qué es una empresa flexible?

Es uno de los pilares para que la conciliación familiar y laboral llegue a ser una realidad. Pero, además, la flexibilidad supone no sólo un beneficio para la continuidad de las mujeres en su puesto de trabajo, sino un beneficio para las empresas que la llevan a cabo. Y es que según el IESE, las empresas que ponen en marcha medidas de este tipo logran reducir el absentismo laboral hasta un 30 por ciento y consiguen más fidelidad y motivación de sus empleados.

Así, según el estudio elaborado por el IESE, Guía de las Buenas Prácticas de la Empresa Flexible, éstas son las características que definen este tipo de empresas:

  • Posibilidad de ausentarse del lugar de trabajo por una emergencia familiar. Es la medida más valorada, porque se refiere como la más necesaria. Los niños enferman “sin avisar” de un día para otro, y salvo, que la madre cuente con ayuda remunerada en casa o con el apoyo de un familiar cercano para hacerse cargo del niño, el “con quién le dejo mañana” se convierte en un verdadero quebradero de cabeza. El teletrabajo se presenta como una estupenda alternativa.
  • Horario laboral flexible. Los empleados trabajan 8 horas, pero pueden decidir ellos mismos a qué hora empezar y a qué hora marcharse de la empresa. Esta medida no supone un coste directo para la empresa; sólo reorganización interna. Y para una madre poder contar con una flexibilidad de una hora en el horario de entrada (de 9 a 10 de la mañana, por ejemplo) puede suponer, en muchos casos, la posibilidad de poder dejar a sus hijos en el colegio. 
  • Jornada laboral reducida, media jornada o jornada a tiempo parcial. El personal reduce su jornada ya sea a la mitad o en una proporción variable acordada con su superior inmediato y de acuerdo a la ley y al convenio. Esta modalidad de trabajo resulta eminentemente femenina, ya que entre el 65 y el 88 por ciento de las personas empleadas a tiempo parcial en Europa son mujeres. El problema es que en España, esta medida sigue siendo mal considerada puesto que existe la creencia de que se pierden oportunidades en la carrera profesional y, al final, no compensa económicamente porque los objetivos se exigen en igual proporción.
  •  Semana laboral comprimida. La plantilla puede trabajar más horas al día a cambio de un día (o medio) libre. En algunos casos, se plantea como una jornada laboral continuada, que evita las largas pausas para comer.

Tus derechos

La última Ley de Igualdad incorpora importantes derechos que deberías conocer:

Jornada de trabajo:

- La ley reconoce tu derecho a adaptar la duración y el horario de tu jornada para conciliar tu vida familiar y laboral, pero deja esta adaptación a la negociación colectiva o al acuerdo con la empresa.

- Podrás reducirla entre un octavo o la mitad de su duración, con disminución proporcional de sueldo.

- La reducción de jornada se amplía hasta que el menor cumpla ocho años.

Lactancia:

- Se pueden acumular las horas de lactancia en jornadas completas, pero en la forma en la que se acuerde con la empresa o en la negociación colectiva.

Excedencia:

- Se mantiene la reserva del puesto de trabajo durante el primer año, ampliable a 15 meses en caso de familia numerosa de categoría general, y a 18 meses, si es de categoría especial.

Paternidad:

- Se establece un permiso autónomo del de la madre de 15 días para el padre, ampliable a 20 días en caso de familia numerosa.

Asesoramiento: Maruja Moragas, profesora del IESE, coautora de Dueños de nuestro destino: cómo conciliar la vida profesional, familiar y personal; Susana Brunel, del Equipo Secretaría confederal de la Mujer Comisiones Obreras, y Antonia Martos, responsable de la Secretaría de la Mujer de Comisiones Obreras de Andalucía.

Raquel Burgos