Los antojos más frecuentes del embarazo

Del dulce al salado pasando por extrañas combinaciones

La existencia de los antojos son uno de los mitos más extendidos en torno al embarazo. Un estudio ha analizado las apetencias más frecuentes de las mujeres en esta etapa.

 
Antojos del embarazo

Es un tema de conversación recurrente cuando se habla de los embarazos o cuando vemos una película en la que alguien espera un bebé. ¿Quién no ha oído que su hijo nació con una marca de fresa en la pierna por un antojo que no pudo satisfacer o ha visto una película en que una embarazada despierta a su marido a media noche porque tiene antojo de helado de vainilla con nueces de Macadamia?

Ahora un estudio elaborado por Webtools para Deliveroo y el restaurante La Casa Tomada ha revelado cuáles son los antojos más frecuentes de la gestación.

El dulce, el antojo estrella

Hasta dos alimentos dulces se sitúan en cabeza cuando hablamos de caprichos en el embarazo. El chocolate despertó los deseos del 68% de las encuestadas y el helado, del 57%. Por detrás se sitúan las patatas fritas, para el 39%; la fruta, en el 33% de casos y las aceitunas, las anchoas y las galletas saladas, todas con un 25%.

Combinaciones extravagantes

Si hay un adjetivo que describe las mezclas de ingredientes que muchas embarazadas relataron a los autores del estudio, ese es “rarírimas”. ¿Alguna vez se te habría ocurrido tomar pepinillos con chocolate, un bocadillo de lentejas, patatas fritas con sirope de chocolate o mojadas en leche con cacao? Pues estas no son las únicas a las que hace referencia el estudio. También menciona las anchoas con leche condensada, el plátano con parmesano, las salchichas con yogur de fresa, la pizza de plátano con pepperoni o los berberechos con plátano.

A todas horas

La misma encuesta afirma que es por la tarde cuando más frecuente es tener antojos, algo que confirmaron el 41% de las gestantes encuestadas. Destacan después la noche y las conocidas “entrehoras”, que van del desayuno a la comida. Menos comunes son los que atacan antes de ir a dormir, en mitad de la noche o al despertarse.

Pero, ¿de verdad existen?

Mucho se ha discutido acerca de la existencia real o no de los antojos en la gestación. Los ginecólogos parecen estar de acuerdo en que las apetencias especiales en este periodo responden casi siempre a necesidades de nuestro organismo. Por ejemplo, si notas necesidad de tomar chocolate es muy probable que tu nivel de azúcar en sangre haya bajado y esté reclamando una dosis extra. Los alimentos salados se relacionan con bajadas de tensión y la apetencia de alimentos avinagrados, como los encurtidos o los pepinillos ayudan al cuerpo a hacer la digestión. De ahí a afirmar que tienes que tomar esa ración de fresas con chocolate que tanto te apetece, hay varios pasos.

La recomendación es satisfacer aquellos antojos que sean razonables, no excederse con la cantidad de calorías ingeridas y no obsesionarse con las hipotéticas consecuencias que no tomar algo que te apetece tenga sobre tu bebé. ¡Los antojos insatisfechos no tienen ninguna relación con la presencia de manchas en ninguna parte del cuerpo!

 

Laura Jiménez