Alimentos peligrosos en el embarazo cuando se toman crudos

Sushi, carpaccio, tartar... Los alimentos crudos están de moda. Pero en el embarazo, conviene tomar algunas precauciones para prevenir infecciones asociadas a su consumo. 

Embarazada comiendo ensalada

Las frutas y verduras crudas proporcionan muchas ventajas en el embarazo. En algunos casos, tendrás que pelarlas pero procurar tomarlas enteras. Así, aportan su riqueza en vitaminas, aceites esenciales, agua, fibra y poder saciante no alterados por el calor. Eso sí, conviene lavarlas a conciencia para eliminar suciedad y restos de pesticidas y abonos. Si quieres aumentar las garantías, añade una gota de lejía especial para desinfección de alimentos al agua del lavado. 

Otros alimentos crudos son más problemáticos. Hacemos un repaso a los más frecuentes.

  • Carne cruda o poco cocida. Si eres aficionada al steak tartar o te gusta la carne casi cruda, hasta que no se haya confirmado que eres inmune a la toxoplasmosis, no deberías consumirla. En la cocina, manipula la carne cruda con cuidado. Mantén siempre limpios tus manos y los utensilios que están en contacto con ella y lávate las manos cuando termines.
  • Embutidos. Se elaboran con carne cruda y también debes prescindir de ellos hasta los resultados de la prueba sobre toxoplasmosis. En cambio, puedes tomar jamón de York, jamón Serrano (ha sido demostrado que es seguro)pavo o fiambres elaborados con carne cocida.
  • Pescado crudo. Puede contener larvas de anisakis, un parásito de los peces que causa reacciones de hipersensibilidad en algunas personas y pierde su capacidad alergénica cuando el pescado se congela. Además, el pescado crudo debe manipularse y guardarse correctamente para evitar intoxicaciones alimentarias por lo que se recomienda evitar tomar sushi o tartar de pescado fuera de casa durante el embarazo. También conviene evitar el ahumado y tomar el marisco incluidos ostras, mejillones y almejas, bien cocidos.
  • Mayonesa. Si es casera, has de tomarla recién hecha para evitar el riesgo de salmonelosis. Lava bien el huevo antes de cascarlo -puede contener gérmenes- y no uses la cáscara para separar la yema de las claras. En los restaurantes, comprueba que la mayonesa de la ensaladilla o de cualquier plato no es casera. 
  • Lácteos elaborados con leche no pasteurizada. La listeriosis es una infección poco común en nuestro país. La bacteria que provoca la infección se encuentra en carnes y productos lácteos elaborados con leche cruda como algunos camenbert, brie o roquefort, el feta o algunos quesos blandos. La Legislación española no autoriza la fabricación de quesos con leche cruda pero conviene informarse con los quesos caseros producidos a pequeña escala.