Colegio Balder, educación emocionalmente inteligente

El colegio Balder es una escuela emocionalmente inteligente que ofrece enseñanza en todas las etapas del proceso educativo, desde educación infantil a bachillerato, pasando por primaria y secundaria.

Colegio Balder
Colegio Balder

El colegio Balder es una escuela emocionalmente inteligente ubicada en plena naturaleza en el término municipal de Las Rozas (Madrid) que ofrece enseñanza en todas las etapas del proceso educativo, desde educación infantil a bachillerato, pasando por primaria y secundaria.

Su sistema educativo y pedagógico está basado en el desarrollo del Método Balder bajo el concepto de “Learning by Doing”. El objetivo es motivar a los alumnos, fomentar el desarrollo de una conciencia crítica para que sea cada alumno quien descubra, evalúe y decida sobre su propio futuro y elevar su autoestima. El centro Balder es escuela asociada de la UNESCO, Escuela Embajadora del Parlamento Europeo y cuenta con el sello de Excelencia Académica modelo EFQM.

Educación dinámica para niños y jóvenes curiosos

Formar a niños no solo depende de la calidad del plan de estudios. Está demostrado que los niños que tienen una buena base emocional, trato cercano e interacción con su entorno y compañeros, gestionan mejor la frustración y alcanzan mejores resultados.

En Balder los alumnos aprenderán el valor del trabajo en equipo, el desarrollo de la empatía y descubrirán sus talentos. No todos los niños son Einstein, también hay Picassos y Steve Jobs. No hay dos personas iguales, por lo que plantean necesario motivar a cada alumno de forma individual.

Basándose en las novedades psicopedagógicas del aprendizaje y en sus 20 años de experiencia educando niños, el centro ha desarrollado una metodología que fomenta un aprendizaje práctico de los conocimientos adquiridos a través de la experimentación y la convivencia. El Método Balder se apoya en la idea de aprender haciendo y fomentar el pensamiento crítico, el debate de ideas, la creatividad y asimilar los conocimientos de las distintas materias curriculares en función de las capacidades de los alumnos, tanto para los de altas capacidades como para potenciar aquellas otras en las que destaquen otros.

Un punto destacable en su filosofía educativa es la educación en competencias básicas y necesarias para su futuro. Para ello se integran en el currículo diferentes proyectos que favorecen el emprendimiento (creaciones de empresas desde temprana edad), la dialéctica (proyectos de debates, teatro, exposiciones orales de trabajos en todas las materias), la creatividad y la innovación (creación de blogs por parte de los alumnos, jornadas científicas, creaciones artísticas y literarias…).

Los 5 pilares de su modelo educativo son:

  1. Excelencia académica (basada en el apoyo a la actualización y formación de los profesores a través de la propia Fundación Balder).
  2. Habilidades socioemocionales, educación para la salud y formación en valores.
  3. Autonomía, responsabilidad y confianza (del y en el alumno).
  4. Innovación y creatividad.
  5. Habilidades de comunicación.

Beneficios de Método Balder

Esta escuela tiene en cuenta el momento evolutivo de un niño, por eso entienden que un niño no puede aprender quieto sino en movimiento, respetando su desarrollo madurativo.

  • El alumno trabaja en equipo, lo que refuerza su pertenencia a un grupo.
  • Al trabajar por competencias, si en alguna tiene dificultad, no existe sensación de fracaso global. Lo que repercute en la mejora la autoestima.
  • Interiorización de conceptos vs adiestramiento.
  • Mayor material manipulativo que ayuda a interiorizar conceptos en materias como matemáticas.
  • Mayor atención y seguimiento por parte del profesor. 
  • Uso de diferentes fuentes de información como método de investigación. Los alumnos manejan diferentes libros de texto y otros materiales como páginas Web, revistas científicas, etc. con el fin de evitar un solo punto de vista.
  • Permite al alumno trabajar de forma más relajada que en sistemas más rígidos, ya que pude moverse en el aula, dialogar con los compañeros y mantener un clima relajado. Sin imposiciones.
  • Al trabajar en equipo, los niños se convierten en compañeros de verdad, apostando por un resultado común lo que favorece el vinculo entre ellos así como con el profesor.