Caminar al cole mejora la salud y el rendimiento escolar

Una práctica sana y ecológica

Ir y volver al colegio andando ayuda a prevenir la obesidad, reduce el riesgo cardiovascular, aumenta la autoestima, potencia las relaciones familiares y contribuye a mejorar el medioambiente en los entornos escolares.

Niña caminando

Una hora diaria de actividad física moderada o intensa, preferentemente aeróbica. Eso es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la población infantil. Según los datos publicados en septiembre de 2019 por la Fundación Pau Gasol 7 de cada 10 niñas y 6 de cada 10 niños la incumplen. Si unimos este sedentarismo a los malos hábitos alimentarios, no es de extrañar que España tenga el dudoso honor de ser uno de los países de la Unión Europea con mayores tasas de sobrepeso (23,2%) y obesidad (18,1%) en la etapa infantil.

Caminando al cole, una iniciativa pionera

¿Qué pensarías si te dijéramos que podemos comenzar a revertir este proceso con un gesto tan sencillo como ir con nuestros hijos andando al colegio todos los días –y volver a casa también a pie–? La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha presentado el documento  “Caminando al cole” en el que reúne las pruebas científicas que demuestran que caminar al colegio tiene un sinfín de beneficios sobre nuestra salud física, emocional y sobre el rendimiento escolar.

“La prevención y el control de la obesidad infantil y la contaminación medioambiental son dos de los grandes desafíos en materia de salud pública. Las estrategias que se han empleado en los últimos 30 años en nuestro país para acabar con el primero de ellos han fracasado y debemos plantear nuevos retos”, declaró el Dr. Juan Antonio Ortega, coordinador del Comité de Salud Medioambiental de la AEP.

Bueno para el cuerpo y la mente

“Caminar un kilómetro de ida y otro de vuelta al día, la distancia media entre el colegio y el hogar, supone realizar hasta ⅔ partes del ejercicio diario recomendado en los menores”, afirmó la Dra. M.ª José Ortega Peña, presidenta de la AEP. Entre los beneficios que este sencillísimo gesto reportará a tu hijo podemos destacar:

  1. Reduce la obesidad y el sobrepeso. La AEP ha puesto en marcha la iniciativa “Caminando al cole” en varios centros escolares y ha comprobado que el perímetro abdominal de los niños, signo de sobrepeso, disminuye cuando acuden a clase a pie gracias al gasto calórico que la actividad supone.
  2. Mejora la salud cardiovascular y la capacidad respiratoria.
  3. Disminuye la tensión arterial y reduce el riesgo de padecer hipertensión.
  4. Disminuye el nivel de triglicéridos (colesterol malo) en sangre y eleva el de HDL (colesterol bueno). A nivel metabólico, permite controlar mejor los valores de azúcar y evitar la diabetes.
  5. Mejora el tono muscular, fortalece las piernas y refuerza la columna, lo que nos permite evitar problemas de espalda.
  6. Mejora el equilibrio, la agilidad y la flexibilidad.
  7. Mejora el rendimiento escolar. El ejercicio a largo plazo favorece el riego sanguíneo cerebral, la creación de conexiones neuronales, la transmisión neuronal en el hipocampo y la expresión de genes relacionados con factores de crecimiento nervioso. “Los resultados de los estudios sugieren que la actividad física que tiene lugar inmediatamente antes del colegio predispone al aprendizaje efectivo, observando mejores habilidades verbales, numéricas y de razonamiento. Además, tiene efectos positivos en el nivel de concentración y reduce los comportamientos hiperactivo o autoestimulario”, aseguró el Dr. Julio Álvarez Pitti, vocal de actividad física del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría.
  8. Incrementa la autoestima y disminuye el riesgo de estrés y ansiedad. Además, si cuando el niño crece le dejas ir solo a clase, mejoras su confianza en sí mismo.
  9. Favorece las relaciones personales: los padres o abuelos pueden aprovechar este ratito tranquilo para hablar con los niños o pueden organizarse turnos para que cada día sea un adulto el que acompañe a los niños impulsando así nuevas amistades y encuentros entre los pequeños.
  10. Cuidas el medio ambiente. La contaminación atmosférica urbana es responsable del 19% de toda la mortalidad cardiovascular. Los niños son más vulnerables a ella porque respiran más veces por minuto e inhalan mayores volúmenes de aire por kg de peso. Caminas a la escuela y dejar el coche en casa no solo mejorará la vida de tu hijo, también la del conjunto de la sociedad.
Campaña Caminando al cole

“Todos sabemos que el deporte es muy bueno para la salud pero, ¿por qué no lo practicamos? Casi siempre señalamos las mismas barreras: que lo vemos como una imposición, no nos gusta o no le vemos sentido (¿qué hago yo corriendo en una cinta como si fuera un ratón?, nos preguntamos incluso los adultos); que el deporte escogido no se adapta a nuestras condiciones físicas o falta de infraestructuras o capacidad económica. Caminar elimina todas esas barreras”, explicó el Dr. Álvarez Pitti y añadió “con frecuencia cuando un niño tiene un bajo rendimiento escolar los padres tienen a 'castigarle' suprimiendo las actividades deportivas de su agenda. Yo siempre les digo que no les borren de fútbol, baloncesto o la actividad que hagan lo primero porque es bueno para su salud y lo segundo porque mejora su rendimiento. De no hacer deporte, seguramente el niño seguirá sacando malas notas y, además, castigaremos su cuerpo”. ¡Que no se nos olvide!

Laura Jiménez