Los beneficios de los puzzles para niños

Una estupenda alternativa de ocio

Los puzzles suponen un reto para cualquier niño y adulto. Nos obligan a extremar nuestra capacidad visual, concentrarnos, nos ayudan a relajarnos… Pero además reportan muchos beneficios al desarrollo físico e intelectual de los más pequeños de la casa.  

 
Niños con puzzles

En una sociedad donde las pantallas, ya sea de la televisión, las tablets o los teléfonos inteligentes, cada vez son más los padres que se preocupan por ofrecer a sus hijos alternativas de ocio y entretenimiento menos digitales y más tradicionales: libros, láminas para colorear, juegos de mesa y puzzles son una opción muy interesante para “desenchufar” a los pequeños y enseñarles a divertirse como hacíamos nosotros. ¿Cuántas horas has pasado siendo niño intentando recomponer esa escena de campo que veías en la caja de tu puzzle? ¿Recuerdas tu orgullo al poner la última pieza? Los puzzles son divertidos, entretenidos, educativos y mejoran el desarrollo físico e intelectual de los más pequeños de la casa.

Los beneficios de los puzzles

1. Mejoran la memoria visual. Los puzzles se basan en ordenar un montón de piezas para copiar una imagen inicial. Esto hace que mejore nuestra memoria visual, pues los niños fijan el modelo en su retina e intentan mirarla las menores veces posible. En los primeros puzzles que hagáis juntos es bueno que mantengas la imagen modelo cerca para que la mire todas las veces que necesite. A medida que vaya ganando confianza y destreza la necesitará menos y llegará un momento en que los hará de memoria. Ese día deberás pasar a un puzzle de una complejidad mayor.
2. Desarrollan la concentración. ¿Imaginas una actividad que necesite más capacidad de abstracción del entorno que decidir qué pieza va en cada lugar? Si tienes un niño muy impaciente en casa, los puzzles mejorará su capacidad de concentración, algo que le ayudará cuando tenga que hacer deberes o estudiar. Eso sí, si notas que le puede la ansiedad por acabarlo es mejor que limites el tiempo diario que dedica al puzzle. Una cosa es que se concentre y otra que se obsesione.
3. Estimula la habilidad espacial y matemática. Los puzzles representan una perspectiva gracias a los juegos de luces y sombras e instruyen a los niños sobre los diferentes planos en que se sitúan los objetos –cerca, a distancia media o lejos–. Además, entrenan la resolución de problemas: si tiene cinco piezas del mismo color y solo necesitan una, deberán observar el tamaño del espacio disponible y la forma de la pieza para escoger.
4. Mejora el desarrollo psicomotriz. Coger las piezas y colocarlas en el lugar que corresponde estimula la coordinación ojo-mano y entrena a los niños a hacer la pinza con el pulgar y el índice. En este sentido, los rompecabezas de cubos son un buen juguete para los bebés antes de los 2 años.
5. Enseña autocontrol y reflexión. Por mucho que quiera poner una pieza, no debe hacerlo hasta que esté seguro de ello.
6. Mejora la autoestima. ¡Qué orgullo sentirá cuando vaya haciendo puzzles cada vez más complicados! Además, entrenará la tolerancia a la frustración cuando vea que le cuesta completarlo.
7. Estimula la relajación. Concentrarse tanto en lo que tiene delante ayuda a que los niños alivien su nivel de ansiedad y tensión, por lo que son una buena opción para la recta final del día, antes del baño, la cena y el cuento antes de dormir.
8. Mejora las relaciones familiares. ¿Eres de los que se sienta frente a un puzzle y lo hacéis juntos? Compartir estos ratos con los pequeños ayuda a estimular el apego y nos brinda grandes momentos.

Cómo enseñar al niño a hacer puzzles

La técnica que uséis a la hora de hacer puzzles irá adaptándose a medida que aumente su dificultad y puede que un día te sorprendas viendo cómo es tu hijo quien te enseña a hacerlos a ti de una forma diferente.
En general, se recomienda empezar por puzzles pequeños con pocas piezas, enseñándole al niño el modelo y dejándole que vaya actuando solo.
Cuando ya tenga montajes más complejos, recomiéndale que comience por las esquinas y el borde del marco, que podrá identificar porque las piezas tienen un lado liso. Después puede organizarlas por colores que irá agrupando en montoncitos y colocando donde corresponda.

El puzzle más adecuado para cada edad

- Para bebés hasta dos años. Antes de esta edad los niños no están capacitados para montar puzzles, pero sí podemos iniciarles en este arte con cubos de rompecabezas. El objetivo no será que construya dibujos, sino que vaya mejorando la capacidad de hacer la pinza y la coordinación ojo-mano.

Cubos de aprendizaje

 

Esta caja de K's Kids tiene 12 cubos y 5 triángulos blandos. 18,90 €. Puedes comprarla en Amazon.

- Para niños de los dos a los tres años. Escoge puzzles de hasta cuatro piezas. Enséñale el puzzle hecho, desmóntalo y ayúdale a montarlo de nuevo.

Puzzle de Peppa Pig

Incluye cinco puzzles progresivos de 3 a 5 piezas de Peppa y sus amigos. 8,95 €. Puedes comprarlo en Amazon.

- Para niños de tres a cuatro años. Puedes aumentar a puzzles hasta 12 piezas.

Puzzle Naturino

4 puzzles progresivos de 4, 6, 9 y 12 piezas representando una granja como los cerditos, el granjero, caballo, gallina y pollitos. 8 €. Puedes comprarlo en Amazon. 

- Para niños de cuatro a cinco años. Escogeremos puzzles entre 12 y 22 piezas e introduciremos temas más allá de dibujos o imágenes de cuentos. Encontrarás muchos de números y con el abecedario que os ayudarán a repasar lo que aprende en el cole.

Puzzle Frozen

Incluye cuatro puzzles con personajes de Frozen de 12, 16, 20 y 24 piezas. 10,80 €. Puedes comprarlo en Amazon. 

- Para niños desde los cinco años. A partir de este momento podrás usar puzzles de más de 48 piezas e ir aumentando progresivamente su dificultad.

Puzzle Pixar

Puzzles progresivos con diferente número de piezas en función de la dificultad 50, 80, 100 y 150 piezas, todos ellos con los personajes de películas de Disney Pixar. 14,95 €. Puedes comprarlo en Amazon. 

- A los diez años. Los niños de esta edad pueden hacer perfectamente puzzles muy complejos y en 3D, una opción que llegó hace relativamente poco al mercado pero que pone a prueba la capacidad espacial y que permiten que decoren su habitación con ellos cuando los acaben.

Puzzle Torre Eiffel

Torre Eiffel hecha con 35 piezas. 9,25 €. Puedes comprarla en Amazon.

¿Y los juegos de construcción?

También son perfectos a partir de los dos años. En este caso es muy importante que sigamos las instrucciones del fabricante en cuanto a la edad recomendada, pues muchos incluyen piezas pequeñas y otros son tan difíciles de montar que el niño puede acabar aburriéndose durante el proceso.

 

Laura Jiménez