5 estrategias para que tu hijo duerma en su cama toda la noche

Desarrolla su autoconfianza

El temor a quedarse solito en la cama es uno de los problemas más frecuentes de los niños de corta edad. ¿Cómo educarles para que confíen en sí mismos y aguanten la soledad de la noche hasta la mañana siguiente? Aquí tienes algunas pautas.

 
5 estrategias para que tu hijo duerma toda la noche en su cama

La dificultad para dormirse es uno de los problemas más recurrentes de la pequeña infancia, el que lleva a más padres a buscar ayuda, según datos del centro de terapias familiares Coaching Club  ( www.coachingclub.es). De acuerdo con sus estadísticas, tres de cada 10 menores de 4 años terminan buscando refugio en la cama de sus padres en algún momento de la noche.

“No es cierto que los niños necesitan dormir con sus padres para sentirse más queridos, mejor acompañados” afirma la terapeuta Verónica Rodríguez Orellana, directora de Coaching Club. En su opinión, el niño debe sentirse vinculado a sus padres y a la vez disfrutar con la soledad sin angustias. Eso implica poseer un mundo interior sereno y satisfactorio. “Este grato mundo interior no nos viene dado genéticamente. En el caso de los niños, somos los padres los que debemos ayudar a nuestros hijos a construirlo”. La terapeuta insiste en que si le acogemos siempre en nuestra cama, le trasladamos el mensaje de que sin nosotros, él no puede. En vez de reforzar su vulnerabilidad, debemos transmitirle confianza en sus capacidades para gestionar su propia independencia. “No debemos convertirlos en nuestros apéndices trayéndolos al propio refugio”.

Crecer sano y feliz consiste en construirse un mundo propio, un espacio interior al margen de los padres. Esa confianza que le expresamos pronto se transformará en autoconfianza y el niño gestionará con serenidad el encontrarse solo.

5 estrategias para la autoconfianza

1. Reconfórtale diciéndole que estás en la habitación de al lado, que puede contar con vuestra presencia. Anímale a cerrar los ojos y visualizar a sus papás en en su cama, durmiendo tranquilamente.

2. Recuérdale que, aunque no estés a su lado, piensas en él. Incluso cuando te encuentras en otra habitación, estás cerca de él por el pensamiento.

3. Enséñale a expresar sus miedos y combatirlos con serenidad. Dale pistas para superarlos: cuéntale experiencias propias o ajenas, leele cuentos...

4. Explícale que todos tenemos nuestros miedos y que no hay nada malo en ello. Lo importante es saber afrontarlos y no dejarse desbordar por ellos.

5. La separación puede ser vivida como una aventura. Cuéntale que ese tiempo en el que estáis separados, lo podréis compartir por la mañana contando vuestros sueños y todo lo que ocurrió mientras estabais cada uno en vuestra habitación.

 

Victoria Gómez