5 claves para hacer un buen uso de los videojuegos

Ponle límites con responsabilidad

Hacer un buen uso de los videojuegos es fundamental para que los niños puedan disfrutar de los videojuegos y aprender con ellos sin obsesionarse. Toma nota de estos consejos para lograrlo. 

 
Niños usando videojuegos

La sociedad actual está en constante cambio y la tecnología juega un papel fundamental en nuestras vidas desde la infancia. Los “nativos digitales”, nuestros hijos, las emplean con una facilidad que asombra a sus padres y con una intensidad que hace que muchos se preocupen por la adicción a las pantallas y problemas como el ciberacoso y el cyberbullying.

Enseñarles desde pequeños a hacer un uso responsable de las tecnologías y establecer unas pautas mínimas en casa es fundamental para evitar cualquiera de estos problemas y lograr que los niños se beneficien de las ventajas de los videojuegos.

1. Comprueba a qué juega tu hijo

Los juegos que use deben ser prácticos y lo más variados posible para que reciban diferentes estímulos: que le enseñen historia, que tengan algún componente social/cooperativo, que incluya puzles que estimulen su inteligencia, que tenga un guión rico, etc. Conoce los sistemas de clasificación por edad y tipo de contenido, como PEGI, y averigua si el juego incluye componentes online, microtransacciones y otros factores a tener en cuenta a la hora de valorar si es adecuado o no. Si el juego permite crear contenidos por parte de los jugadores, es importante conocer las normas que indica la plataforma. Consultar foros, redes sociales y leer críticas especializadas te permitirán saberlo todo. Y lo ideal es que juguéis juntos para que sienta que te interesas, a la vez que conoces a qué dedica su tiempo jugando.

2. La seguridad, lo primero

Los videojuegos ofrecen hoy una y mil posibilidades de interactividad: juegos online, chats para compartir trucos y experiencias, contenidos extras de pago para conocer otras posibilidades de juego… Es recomendable crear juntos la cuenta y elegir plataformas que cuenten con sistemas de registro por edad y códigos de seguridad para padres, además de una contraseña de acceso. Estos códigos no son necesarios para entrar y jugar o navegar, pero sí para realizar cambios en la cuenta. En cuanto a los sistemas de mensajería, es conveniente optar por herramientas que permitan a los padres elegir quién puede enviar mensajes a los menores, quién puede chatear con ellos en la aplicación, o incluso inhabilitar el chat.

3. Controla su tiempo

El uso de la tecnología ha llegado a ocupar un lugar importante en el día a día de los niños y adolescentes, y es importante acordar previamente con ellos el uso del juego en línea y vigilar signos de dependencia. Tal y como comprueba a diario INCIBE desde la Línea de Ayuda de IS4K (900 116 117), hay que vigilar síntomas de irritabilidad e incluso ansiedad ante la idea de dejar de jugar, así como detectar cualquier cambio en el comportamiento, abandono de obligaciones o pérdida de interés por actividades que antes le gustaban o por encontrarse con los amigos.

4. Evita a los depredadores

Las tecnologías están llenas de cosas buenas, pero en ellas también se esconden personas con malas intenciones que pueden llegar a importunar a niños que se encuentren en plataformas de juego. Nuestros hijos deben verse muy arropados en este punto y sentir la confianza de acudir a sus padres si reciben algún tipo de solicitud inapropiada. Recuérdales que no debe compartir datos privados ni fotos y ofrécele confianza y cercanía para que no te oculte nada.

5. Ojo con el cyberbylling

Es una práctica que puede encontrarse en las plataformas online, a pesar de que actualmente se incluye moderación humana en tiempo real y herramientas de detección automática y bloqueo de lenguaje inapropiado. De nuevo, es clave hablar con los hijos sobre este tipo de comportamientos para que sepan identificar y denunciar este tipo de abusos. Será vital estar al tanto de todos los mecanismos que ofrece el juego online al que juega tu hijo para prevenir este tipo de abusos, como el bloqueo de determinados usuarios y los sistemas de denuncia de la plataforma, así como solicitar asesoramiento personalizado en servicios de ayuda.
 
Asesoramiento: Roblox, plataforma online de entretenimiento, el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE) y PantallasAmigas, asociación que vela por un uso responsable y seguro de la tecnología.

 

Laura Jiménez