¿Cómo educar a nuestros hijos en el respeto, la diversidad y la tolerancia? COGAM responde

Charlamos con Sara Guilló Sáez, técnica de Educación y de Atención y Orientación a Jóvenes de COGAM sobre la importancia de la educación para erradicar las conductas LGTBfóbicas

Un 67% de las y los estudiantes afirman haber presenciado insultos LGTBfóbicos. El 80% del alumnado LGTB no se atreve a visibilizar su orientación afectivo-sexual porque tiene más probabilidades de sufrir agresiones físicas o verbales. En nuestras manos está acabar con esta lacra.

Entrevista | ¿Cómo educar a nuestros hijos en el respeto, la diversidad y la tolerancia? COGAM responde

Guía del Niño: ¿Qué es COGAM? ¿Cuáles son sus objetivos y funciones?

Sara Guilló: COGAM es el colectivo LGTB+ de Madrid, que desde el año 1986 trabaja por la igualdad de las personas LGTB+. Es una asociación sin ánimo de lucro, democrática, participativa, pluralista e independiente.

Su principal objetivo es la defensa de los Derechos Humanos recogidos en la Carta de Naciones Unidas, y de manera especial, los referidos a las personas homosexuales, bisexuales, trans y todas aquellas personas que no se identifican con la heterocisnormatividad. Es decir, busca la plena inclusión social y legal de las personas LGTBI+.

Por tanto sus funciones son muy amplias, desde COGAM ofrecemos diferentes servicios y recursos que buscan dar una respuesta integral a las necesidades de las personas LGTBI+ y su entorno socio-familiar, educativo y laboral. Estos servicios y recursos podemos resumirlos en los siguientes:

- Servicios de información y asesoramiento: legal, sexología, psicología y promoción de la salud sexual.

- Grupos de socialización, apoyo mutuo entre pares, activismo y participación ciudadana.

- Proyectos de intervención social con personas en situación de vulnerabilidad: personas con VIH, jóvenes, mayores, víctimas de LGTBIfobia, trabajadoras/es sexuales, menores transgénero y sus familias, etc.

- Proyectos de sensibilización social para la prevención de discriminación LGTBIfoba en espacios socioeducativos y laborales.

GDN: ¿En qué consisten las acciones que lleváis a cabo en los centros de educación, tanto en colegios como institutos?

S.G.: Realizamos intervenciones socioeducativas para sensibilizar en el respeto hacia la diversidad afectivo-sexual y de género con el objetivo de prevenir la discriminación LGTBIfoba en general, y el acoso escolar LGTBIfobo de manera específica. 

Estas intervenciones socioeducativas se componen de talleres para el alumnado de educación primaria, secundaria, bachillerato y ciclos formativos; charlas para familias y formaciones para docentes y otros profesionales del ámbito educativo. 

También ofrecemos asesoramiento individualizado para aquellas personas que lo precisen: menores, jóvenes, familias y docentes que precisen información, apoyo emocional y estrategias para afrontar situaciones de discriminación LGTBIfoba.

Talleres COGAM
Talleres de COGAM en centros educativos

GDN: ¿Por qué son necesarias estas acciones?

S.G.: Porque la LGTBIfobia, y en concreto, el acoso escolar LGTBIfobo sigue siendo un problema vigente en nuestra sociedad. Prácticamente en cada aula hay, al menos, un menor sufriendo acoso de algún modo. 

Las consecuencias del acoso se dejan sentir a lo largo de la vida y la recuperación emocional es terriblemente costosa.

Los resultados de los estudios estadísticos que realizamos con el alumnado muestran que la LGTBIfobia está muy presente en los centros educativos. Evidencia de ello es que un 67% de las y los estudiantes afirman haber presenciado insultos LGTBIfóbicos o que el 80% del alumnado LGTBI no se atreve a visibilizar su orientación afectivo-sexual porque tienen más probabilidades de sufrir agresiones físicas o verbales. Además, los resultados que recogemos en estos estudios también señalan que un alto porcentaje de las víctimas no se sienten respaldadas por las familias ni el profesorado. En muchas ocasiones, ni estas, ni el centro tiene herramientas para apoyar a las personas que sufren acoso. 

Todos estas situaciones hacen tan importante trabajar la diversidad LGBT en las aulas, con alumnado, profesorado y familias. 

GDN: ¿En qué aspectos incidís más en vuestros talleres, charlas y actividades?

S.G.: En general, se fomenta la visibilización positiva de la diversidad afectivo-sexual y de género, facilitando el conocimiento veraz sobre los diferentes conceptos relacionados con esta diversidad, la reflexión sobre los estereotipos, prejuicios y los diferentes tipos de discriminaciones que sufren las personas LGTBI+. Se fomenta el desarrollo de estrategias para prevenir y actuar frente al acoso escolar LGTBIfobo. 

Con el alumnado, la metodología y los contenidos van variando en función del nivel educativo, la edad y las necesidades pedagógicas de cada uno de los grupos con los que intervenimos. Los talleres se adaptan a la legislación curricular de la Comunidad de Madrid. Por ejemplo, en Primaria trabajamos solo a través de dinámicas grupales en las que se visibiliza la diversidad familiar y se analizan los estereotipos de género sexistas. En cambio, en los niveles educativos superiores se incluye una parte más teórica, la cual también se adapta a la edad y las capacidades de los grupos con los que intervenimos. 

Con las familias, estos talleres se plantean como una charla participativa, donde incidimos en su papel como educadores para prevenir situaciones de discriminación LGTBIfoba y acercamos herramientas para trabajar la diversidad LGBTI+.

Por otro lado, con los docentes, se plantea como una formación en la que se profundiza en la parte conceptual, en las diferentes estrategias que pueden usar para prevenir el acoso escolar LGTBIfobo, en las realidades del aula y en cómo pueden acompañar al alumnado LGTBI+.

GDN: ¿Es la educación en la diversidad en la infancia la principal herramienta para erradicar la LGTBIfobia de nuestra sociedad?

S.G.: La educación en el respeto a la diversidad, la convivencia pacífica y la resolución de conflictos es, además de una herramienta fundamental para prevenir la LGTBIfobia de la sociedad, una necesidad para las relaciones que de adultos se le exigen a la ciudadanía: la capacidad de relacionarse con sus vecinas y vecinos, con compañeras y compañeros de trabajo y el resto de la sociedad.

La educación en diversidad previene que las futuras generaciones sigan basando sus comportamientos y actitudes hacia el colectivo LGTBI+ en el desconocimiento y en los prejuicios. 

Pero también, cuando en la sociedad la LGTBIfobia sigue estando normalizada y habitual, es preciso desarrollar acciones dirigidas a la población adulta. Es primordial la visibilización positiva de las personas LGTBI+ en los medios de comunicación, en las series y las películas que consumimos y, también, en el arte, la ciencia y la historia. 

A día de hoy, el mundo laboral debe comprometerse en fomentar el respeto y la integración de la diversidad y, específicamente, de las personas LGTBI, ya que es un espacio donde se sigue produciendo muchísima discriminación. 

Por último, no debemos olvidarnos de nuestros mayores. Es un colectivo que ha luchado toda su vida por la igualdad y la visibilización positiva de la diversidad afectivo-sexual y de género, y que en muchos casos cuando llegan a la tercera edad se sienten obligados a esconder quiénes son para poder integrarse en la familia, las residencias y los centros de mayores.

GDN: ¿Qué podemos hacer los padres para educar en la tolerancia desde la infancia?

S.G.: Los padres debemos analizar cuál es nuestra visión del colectivo LGTBI, es decir, si nuestras apreciaciones hacia la diversidad afectivo-sexual se basan en estereotipos y prejuicios. Esto es muy probable, porque todas las personas nos hemos educado en valores sexistas y cisheteronormativos. Es decir, hemos convivido con el machismo y la LGBTfobia. Si partimos de prejuicios al entender al colectivo LGTBI, reproducimos estas actitudes en nuestras hijas e hijos y éstos, en los demás. Por eso, es importante tener un conocimiento veraz de qué es la diversidad afectivo-sexual, independientemente de la edad que tengamos.

Como familias, debemos educar a nuestros hijos en el respeto, y sobre todo, en la inclusión hacia la diversidad, porque todas las personas somos diversas en algo. Por tanto, educar en la idea de que la diversidad es algo inherente en el ser humano, es algo que nos enriquece como especie, y esto, facilita que nuestras criaturas lo integren en su realidad como algo positivo.

GDN: ¿Cuáles son los principales conceptos e ideas que tenemos que trasladar a nuestros hijos?

S.G.: La idea fundamental es que todas las personas somos diferentes, lo cual nos enriquece como sociedad. Lo que nos hace a todos iguales es que tenemos los mismos derechos. Cuando trabajamos esta visión de la diversidad con el alumnado de primaria, en muchas ocasiones asocian la palabra diversidad con diversión, y al final es a la conclusión que llegan, que un mundo diverso es un mundo divertido (porque como dicen ellas y ellos, si todos fuéramos iguales, el mundo sería muy aburrido).

Otra idea que creo que es importante transmitir es que no existe un modelo de familia (o de pareja) que sea mejor que el resto, sino que lo importante es el amor, el respeto y el cuidado.

Por último, pero no menos importante, es facilitar que nuestros hijos e hijas no se vean limitados por los estereotipos de género y modelos sexistas, tanto en su propio desarrollo como en el de sus iguales. Si les damos la oportunidad de jugar y expresarse libremente, construiremos una sociedad donde todas las personas, independientemente de su género, desarrollarán diferentes habilidades dependiendo de sus potencialidades y de lo que les haga más feliz. En lugar de desarrollar forzosamente capacidades tradicionalmente asociadas a roles convencionales. Además, esta educación, acabaría con muchos de los estereotipos y prejuicios que sufren las personas LGTBI, porque la gran mayoría de ellos están asociados al sexismo.

GDN: ¿Cómo podemos atajar el bullying desde casa, tanto si nuestro hijo es la víctima como si es quien ejerce este tipo de abuso?

S.G.: Las familias somos uno de los principales agentes en la prevención del acoso escolar desde la educación en valores que facilitamos a nuestras criaturas. Es verdad que no somos el único agente de socialización al que se ven expuestos, pero en la primera infancia somos el más relevante, y desde que son muy pequeñas y pequeños podemos empezar a fomentar la empatía y la inclusión de la diversidad a través de los juegos y los cuentos. De este modo sentamos las bases para que, cuando llegan a la adolescencia, cuando se ven más influenciados por sus iguales, estén preparados para cuestionar actitudes de discriminación. 

Otra herramienta fundamental es educar en la empatía, la asertividad y la autoestima. De este modo les preparamos para, por un lado evitar que nuestros hijas e hijos ejerzan cualquier tipo de abuso (porque se ponen en la piel de la víctima y son capaces de identificar y denunciar cualquier tipo de agresión y/o discriminación). Y, por otro lado, si se valoran y se aceptan tal y como son, y además son capaces de denunciar cualquier tipo de abuso que sufren, tienen herramientas muy importantes para hacer frente a cualquier situación de discriminación. 

Por otro lado, frente al bullying, es fundamental contar con la colaboración de los centros educativos y de los profesionales para abordar una situación de acoso, porque es un conflicto en el que toda la comunidad educativa está involucrada, aunque no haya participado directamente en él. 

Charlas y talleres de COGAM
Charlas y talleres de COGAM

GDN: Por vuestra experiencia, ¿creéis que la sociedad ha cambiado desde que nosotros éramos niños? ¿Son los niños de hoy en día más tolerantes de lo que éramos nosotros en su día? 

S.G.: En parte esto sí ha cambiado, se nota el excelente trabajo que está realizando el profesorado, educadores y los colectivos por visibilizar la importancia de la defensa de los Derechos Humanos. La infancia y la juventud muestran más interés por conocer sobre estos temas, hablan y debaten con mayor libertad y perciben que los adultos estamos más interesados en escucharles y aprender con ellas y ellos. También vivimos en una sociedad bastante diferente a la que nosotras y nosotros conocimos en nuestra infancia, ahora la diversidad está mucho más presente en nuestra vida diaria, en los centros educativos y en las calles. La violencia está menos tolerada y más castigada socialmente.

Sin embargo, aún no vivimos en una sociedad totalmente inclusiva e igualitaria, y esto lo percibe la infancia: saben que el ser diferente te puede convertir en blanco de burlas, humillaciones y agresiones. Además, también son más vulnerables a los discursos de odio, que están resurgiendo en los últimos años, sobre todo si proceden de su entorno más inmediato.

Por tanto, gran parte de la infancia y la juventud empieza a ser más igualitaria e inclusiva, pero todavía hay niñas y niños que muestran actitudes de rechazo hacia la diversidad lo que genera que los espacios donde se encuentran sean hostiles al diferente.

GDN: ¿Siguen nuestros hijos aferrados a estereotipos y roles de género? ¿Cuál es nuestra responsabilidad en ello?

S.G.: En este aspecto creo que también se refleja la evolución de la sociedad respecto al sexismo, y el esfuerzo de las instituciones educativas por fomentar una educación igualitaria. La infancia se aferra menos a estos estereotipos y roles de género, los cuestiona y no se ven tan influenciados como en anteriores generaciones. Sobre todo los roles femeninos, que son elásticos. Pero sigue siendo una cuestión necesaria para trabajar en las escuelas y en las familias, porque los adultos seguimos reproduciendo estos estereotipos y roles, y al final somos sus modelos. Además es urgente trabajar los roles masculinos para alejarlos de modelos tóxicos y más centrados en los cuidados. Las resistencias se aprecian en determinadas actitudes muy sutiles, pero que siguen vigentes, que se aprecian en cómo socializan entre ellas y ellos, llega a una edad en la que terminan diferenciando sus amistades y sus juegos en función del género y limitándose en función de esto.

GDN: En general, ¿cuál es la situación del colectivo LGTBIQ+ en la infancia y adolescencia en la actualidad?

S.G.: La sociedad ha evolucionado hacia una mayor aceptación de la diversidad, y esa mayor aceptación se refleja también hacia el colectivo LGTBI+. Para ello ha sido necesario un gran trabajo reivindicando la necesidad de leyes que protejan al colectivo de diferentes discriminaciones sociales e institucionales a las que se ven sometidos, pero también, de la labor de divulgación y visibilización positiva que realizamos.

Este trabajo ha generado un clima social más favorable para la infancia y adolescencia LGTBI+, sobre todo en el ámbito familiar, porque cada vez hay más familias que aceptan a sus hijos e hijas tal y como son, les apoyan y les protegen en todo lo que pueden. Pero todavía queda camino por recorrer, todavía hay menores y jóvenes que sufren discriminación y violencia directa en sus contextos escolares y sociales, y que, por desgracia, hay familias que no aceptan su orientación afectivo-sexual o su identidad de género.

GDN: ¿En qué aspectos consideráis que debemos seguir trabajando como sociedad?

S.G.: Es importante seguir trabajando desde todos los ámbitos en la aceptación de la diversidad. Asimilar que todas y todos somos diversos en algún aspecto de nuestra vida y que, en general, tenemos más objetivos en común que diferencias nos separan. El papel de los medios de comunicación y la responsabilidad individual profesional es un tema para trabajar intensamente. Como profesionales, cada persona en su especialidad, tenemos que tener un compromiso con la sociedad misma, con el avance y el disfrute de los Derechos Humanos que nos beneficia a todas y todos como sociedad.

Para más información sobre COGAM, su labor en el ámbito educativo y sus materiales socioeducativos:

Página web: https://cogam.es/educacion/
Blog: https://cogameduca.wordpress.com/recursos/
Facebook: https://www.facebook.com/educacion.cogam.madrid
Twitter: https://twitter.com/educacion_cogam?lang=es
Instagramhttps://www.instagram.com/educacioncogam/?hl=es

Foto Sara COGAM

Sara Guilló Sáez, feminista y defensora de los derechos humanos, licenciada en Psicología con máster en Psicología Social y en Intervención Social Participativa. Todo su recorrido profesional ha estado siempre ligado a la intervención social con colectivos en situación de vulnerabilidad, menores y jóvenes. Desde el año 2013 trabaja como técnica de Educación en COGAM, gestionando los proyectos de COGAM relacionados la sensibilización social en el respeto hacia la diversidad afectivo-sexual y de género en el contexto educativo, desde los que se realizan talleres, investigaciones, elaboración de materiales educativos y se ofrece asesoramiento a menores, jóvenes, familias y docentes sobre prevención de acoso escolar LGTBIfobo.

Guía del Niño