Qué hacer cuando llega un hermanito

por la Dra. Isabel Orjales | 24/10/2008 14:03

 

Vas a ser mamá por segunda vez y es natural que estés preocupada por cómo se lo tomará tu hijo mayor. No podrás evitar que tu niño se dé cuenta de que las cosas cambian, pero no des por hecho que todo es negativo porque nadie valora la alegría sin la tristeza, ni la compañía sin la soledad. Te equivocas pensando que él sería más feliz si te tuviera en exclusiva.

Tener un hermano es un privilegio, una compañía para toda la vida, que le quitará juguetes pero que compartirá juegos, que le hará descubrir sus propias limitaciones y destacar sus mejores virtudes, que despertará su imaginación, su capacidad de engaño y seducción, que hará que aprenda a expresar todas las emociones humanas y que le impulsará a hacerse autónoma.

Con él podrá activar su instinto de protección y cariño, tener secretos a vuestras espaldas con la complicidad adolescente y será la persona que mejor entenderá tu dolor cuando vosotros enferméis o faltéis. Deja que tus miedos lógicos de este momento, pasen de largo: miedo a no poder querer a los dos lo suficiente, miedo a hacer daño al mayor, miedo a no poder establecer los mismos lazos con el nuevo bebé, miedo a no llegar a todo. Deja que fluyan y que se vayan, respira hondo. Tus hjos nunca estarán solos. Felicítate por este regalo.

Si tienes más dudas, tenemos algunos consejos que pueden ayudaros.

Gemelos y mellizos en clase

por la Dra. Isabel Orjales | 22/05/2013 17:18

 

Es frecuente que los colegios propongan a los padres que sus hijos gemelos estén en clases diferentes. El objetivo de la separación es que tengan la oportunidad de desarrollarse como personas individuales, evitando que se complementen tanto que acaben siendo uno el negativo del otro, que se sientan confusos o heridos porque les confundan si son idénticos y que, en el futuro, se eviten comparaciones de rendimiento o comportamiento puesto que suele haber siempre uno más maduro y espabilado que el otro. Cuando son de diferente sexo, el problema es menor puesto que no se les confunde y acaban teniendo intereses y amigos separados. Además, al entrar juntos en la misma aula, no tienen que hacer el esfuerzo de adaptación que el resto de los niños, que afrontan la novedad ellos solos. En este caso, conviene sopesar las ventajas y los inconvenientes, sobre todo en la etapa de preescolar. Mantener a mellizos juntos es una opción válida y siempre está la  posibilidad de separarlos cuando suban de clase. 

Más información: Cuidar gemelos o mellizos