Suplementos de hierro

por la Dra. Carmen Guillén | 24/10/2008 13:14

 

Son muchas las embarazadas que me preguntan si necesitan tomar suplementos de hierro en su embarazo y porqué.

Al comienzo del embarazo, es absolutamente normal que aparezcan esos síntomas como cansancio, dejadez y sueño. El sueño y el cansancio profundos son de lo más habitual, no se relacionan necesariamente con anemia y remiten al final del primer trimestre.

Por otro lado, no es obligado tomar hierro en el embarazo ya que puede producir efectos secundarios indeseables como estreñimiento, justo en un periodo en el que el movimiento intestinal se ralentiza.

Si se presentan estos síntomas en tu caso, espera pacientemente que pase el tiempo, ya verás como mejoras, y en caso de precisar algún suplemento ya te lo comunicará tu médico.

En caso de que tu médico haya confirmado que tienes anemia gestacional, consulta nuestro artículo sobre ella.

Dulces en el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 23/12/2008 11:15

 

Polvorones y mantecados, turrón de mil sabores, peladillas, piñones, roscón… La lista de dulces típicos navideños es interminable, te encantan y, para colmo, este año estás embarazada. ¿Pueden los dulces que comes en el embarazo provocar que tu hijo sea diabético?

Como norma general, no es conveniente tomar muchos dulces porque aumentarás mucho de peso. Si restringes el consumo de otros alimentos para no engordar, es posible que sufras carencias. Por tanto, puedes tomar azúcar, pero en cantidad moderada, no pensando en que tu hijo puede ser diabético, ya que ningún estudio ha encontrado este tipo de asociación, pero sí para conseguir la mejor situación nutricional posible durante la gestación para tu bebé. No conviene comer mucho de ningún alimento concreto, todos se deben tomar en la debida proporción y esto es especialmente aplicable a los dulces, que suelen ser alimentos atractivos, pero que aportan bastantes calorías y pocas cantidades de otros nutrientes.

Ardor de estómago

por la Dra. Rosa María Ortega | 20/01/2009 13:07

 

Si padeces ardor de estómago conviene repartir lo alimentos en 4 o 5 comidas de menor volumen, masticar y comer despacio para triturar bien los alimentos (así serán más fáciles de digerir) y disminuir el consumo de grasa, empleando técnicas culinarias sencillas como la plancha, el hervido, el microondas o el vapor. Por otra parte, hay alimentos cuyo consumo conviene moderar porque se tardan en digerir, facilitan el retroceso del contenido del estómago al esófago o irritan las paredes del tubo digestivo. Entre estos alimentos se deben restringir (en mayor o menor medida, según la respuesta de cada persona) podemos destacar: chocolate, café, quesos, algunas frutas (cítricos y melón), ciertas hortalizas (tomate o pimiento), diversas especias (pimentón o mostaza), alimentos muy calientes o muy fríos, así como los productos ricos en fibra.

Además, puedes consultar nuestro artículo Ardores de estómago, a raya y aprender cómo aliviar las molestias típicas del embarazo.

Cafeína en el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 04/02/2009 11:40

 

Si eres adicta al café y estás embarazada, deberás reducir su consumo durante la gestación. La cafeína (proporcionada por el café y algunas bebidas gaseosas) puede atravesar la placenta y llegar al feto, modificando su frecuencia cardiaca y su respiración. Aunque no se ha demostrado una asociación clara entre consumo de cafeína y defectos en el momento del nacimiento en humanos, este efecto teratógeno sí que ha sido comprobado en animales que han recibido dosis masivas de cafeína. Por ello, parece conveniente moderar el consumo de café hasta un máximo de 2 tazas (de 150 ml) por día durante el embarazo y la lactancia. La moderación del consumo de café debería ser mayor si se toma además té u otras bebidas con cafeína.

Embarazo y toma de peso

por la Dra. Rosa María Ortega | 11/03/2009 15:47

 

Se oye a menudo que una mujer debería engordar entre 9 y 12 kilos en el embarazo. Si bien el peso que conviene ganar se establece con la intención de disminuir el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto, la toma de peso ideal para cada embarazada depende mucho de su peso previo. Si la madre está muy delgada al iniciar la gestación, puede ser conveniente que gane hasta 18kg; con un peso normal, se aconseja un aumento de 10 a 16kg; y si tiene sobrepeso, es mejor un aumento de 7 a 11,5kg. En caso de obesidad, conviene que el incremento sea inferior a los 6 kg.

El té en el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 24/03/2009 10:00

 

Algunas embarazadas sustituyen durante su embarazo las tazas de café que solían ingerir por el té, que contiene flavonoides beneficiosos para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Los f lavonoides son un grupo de compuestos que se encuentran en el té, el vino y en ciertas frutas y vegetales. Las altas ingestas de flavonoides se han asociado con un descenso en el riesgo de enfermedad cardiovascular. El efecto positivo parece derivar de la acción antioxidante de los flavonoides que impiden que algunas lipoproteínas se oxiden.

En el caso de las embarazadas y las madres lactantes es mejor buscar un efecto beneficioso en frutas y verduras, más que en el vino o el té. Sin embargo, en relación con el té, su consumo moderado es aceptable durante la gestación, igual que sucede con el café.

La sal en el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 23/04/2009 10:07

 

Cuando se padecen patologías como edema o hipertensión puede ser conveniente restringir el consumo de sal en la gestación. Pero es necesario recordar que durante el embarazo, se produce un aumento del volumen sanguíneo que hace necesaria una cantidad adicional de sal, y se han dado algunos problemas al reducir, sin razón, el consumo de sodio. La norma general es tomar cantidades de sal moderadas, pero nunca menos de 2 gramos al día.

Pescado en el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 04/05/2009 10:54

 

Algunas embarazadas se muestran reacias a ingerir carne durante la gestación, decantándose por el pescado como principal opción en los segundos platos.
Durante el embarazo debe mantener la pauta marcada para la población general de tomar 2-3 raciones al día de carne, pescados y huevos. En principio, no hay razón para tomar más cantidad de uno de estos alimentos proteicos respecto a los otros y, sin embargo, se tiende a consumir más carne. Pero, en la gestación, hay razones de peso para aumentar el consumo de pescado y huevos. En concreto, el pescado aporta ácidos grasos poliinsaturados que son muy importantes en la formación de las estructuras.

Los beneficios de comer despacio

por la Dra. Rosa María Ortega | 15/03/2010 09:38

 

Al comer despacio, se suelen masticar mejor los alimentos (lo que facilita la digestión), se da tiempo para que las señales de “saciedad” lleguen al cerebro y la persona deje de sentir hambre. Además se disfruta más de los sabores de los distintos productos. Por el contrario, las personas que comen deprisa ingieren gran cantidad de alimentos (en general mal masticados) antes de llegar a sentirse saciadas, lo que dificulta su control de peso. También se ha comprobado que en estos casos se suele tomar más grasa y hacer dietas incorrectas. Por todo ello, salvo que el tiempo utilizado para comer sea excesivo y no dé tiempo a hacer la digestión de una comida a la siguiente, como normal general, es mejor comer despacio.

Contra los vómitos del embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 06/05/2010 09:42

 

Vómitos y naúseas son muy frecuentes en el primer trimestre del embarazo. ¿Cómo aliviar estos desagradables síntomas? En general, los alimentos más secos, ricos en hidratos de carbono y pobres en grasa –pan, frutos secos, plátanos…- son los mejor tolerados, sobre todo si se toman en pequeñas cantidades. En cambio, los que tienen un alto contenido en agua y/o grasa resultan menos aconsejables en estas circunstancias. Bebe líquido entre horas o en un momento del día en el que los vómitos sean menos frecuentes. También te conviene tomar una dieta pobre en grasa –por ejemplo, pan con mermelada, en vez de con mantequilla o aceite de oliva-, y evitar los olores que favorecen la aparición de náuseas o vómitos. Y recuerda que romper el ayuno no sólo te resultará beneficioso desde el punto de vista de la nutrición, sino también como una fórmula para aliviar el malestar asociado a este problema, tan habitual en los primeros meses del embarazo.