El desayuno de los niños

por la Dra. Rosa María Ortega | 03/12/2008 11:09

 

Las prisas y el estrés están provocando que muchos niños acudan al colegio sin desayunar.

Un buen desayuno es fundamental para comenzar las actividades diarias con mayor capacidad de atención y energía. La primera comida del día debe incluir lácteos (normalmente un vaso de leche, con azúcar o cacao opcionales) y cereales, pan o galletas como mínimo.

También sería deseable, aunque no imprescindible, tomar una fruta o su zumo. Conviene que el niño disponga de 10 o 15 minutos para tomar el desayuno y que comparta esta comida con alguien para que le resulte más agradable.

En cualquier caso, desear tomar el desayuno a una hora en cuestión es cuestión de costumbre y cuando esta se instaure será el propio niño el no acepte ir al colegio sin haber desayunado y empiece el día con toda la energía que necesita.

La falta de apetito

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 05/01/2009 09:51

 

El apetito es un mecanismo de supervivencia para evitar que nos muramos por no comer y es muy variable de unos niños a otros. Excepto en casos de enfermedad (como la anorexia nerviosa de los adolescentes), siempre funciona bien.

En todos los años que llevo trabajando, he visto mucho niños poco comedores y sanos. Curiosamente, suelen ser niños duros, que enferman poco y que apenas tienen problemas. Por el contrario, cada vez veo más niños con sobrepeso, porque se les fuerza a comer más de lo que necesitan.

Si tu hijo come poco, no debes preocuparte. No le acostumbres a comer forzado y, sobre todo, no trastes de entretenerlo o distraerlo para que coma más.

Mi hija come poco

por la Dra. Rosa María Ortega | 13/01/2009 10:56

 

"MI HIJA ES DE POCO COMER LE DEBO OBLIGAR, DARLE ALGUNA VITAMINA ME PREOCUPA LA ANEMIA O CARENCIAS EN EL CRECIMIENTO TIENE 19 MESES".

Una mamá preocupada nos envió esta consulta a la redacción. Tranquila. A los 19 meses la velocidad de crecimiento va disminuyendo y es razonable que el niño coma proporcionalmente menos que en etapas anteriores de su vida. La apreciación respecto a lo que el niño come es algo subjetiva, quizá Vd. piense que su hija come poco, pero ella esté tomando la cantidad de alimentos correcta para su correcto desarrollo, en este sentido es importante la opinión del pediatra y saber si la niña tiene un peso y una talla correctas para su edad.

Comenta que le preocupa la anemia, las carencias y el crecimiento de su hija, lo que es razonable, pero no debe preocuparse mientras el problema no exista, si no tiene anemia y su crecimiento es correcto puede estar tranquila y respecto al riesgo de carencias puede comentar con su pediatra lo que la niña come cada día para que el juzge si es correcto o insuficiente para cubrir sus necesidades. Tenga en cuenta que es muy frecuente la preocupación de los padres pensando que su hijo come poco, ante etapas en las que se produce un enlentecimiento del crecimiento (y una disminución de las necesidades que disminuye el apetito del niño). Obligar a comer al niño en estas circunstancias es algo arriesgado pues se le acostumbra a comer más de lo que su organismo demanda, se acostumbra a su organismo a retrasar la sensación de saciedad o a comer más de lo que indican la señal de saciedad del niño, en muchos casos esto favorece la obesidad en la etapa adulta. Si su hija tiene una talla o un peso inferior al deseable puede ser razonable su preocupación y el deseo de que coma algo más, pero solo en ese caso. Si el crecimiento es correcto no debe preocuparse. Consulte con su pediatra si el peso y talla de la niña es el correcto o no y si tiene anemia, para tomar medidas especificas si existe alguno de estos problemas.

¿Plátano como Nadal o manzana como Verdasco?

Chantal Cottard | 03/02/2009 17:41

 

Después de los últimos partidazos de nuestros dos grandes del tenis mundial, igual nuestros hijos nos empiezan a pedir fruta para la hora de la merienda. No dejaría de ser otro triunfo a apuntar a sus magníficas carreras. Pero ¿qué tiene el plátano para que Nadal le sea tan fiel cuando juega? Ciertamente es un alimento que aporta muchos nutrientes y una agradable sensación de saciedad. Además, es una fruta fácil de ingerir y que se caracteriza por su riqueza en potasio. A juzgar por la frecuencia con la que se seca el sudor, Nadal pierde mucho potasio a lo largo de un partido. Verdasco también pierde potasio pero a él parece que este pequeño plus del plátano no le importe. Prefiere la manzana que también sacia. Y para reponer líquidos, agua mineral o bebidas isotónicas, como tiene que ser.
Además de grandes campeones, ambos son estupendos modelos para nuestros hijos. En lo humano, en lo deportivo y en lo nutricional.

Proteínas en la dieta del niño

por la Dra. Rosa María Ortega | 31/03/2009 10:27

 

Muchas madres tienen dudas acerca de la cantidad de proteínas que los niños deben ingerir a diario.
La pauta general a partir del año es que el niño tome 2 veces al día alimentos del grupo de las carnes, pescados y huevos. Entre 1-2 años conviene que consuma raciones pequeñas de unos 50 g cada vez. A partir de los 2 años, la cantidad a consumir, especialmente en la comida, podría pasar a ser algo superior (unos 80 g de carne/pescado o un huevo).
Respecto a cómo ingerirlos, lo mejor es la máxima variedad, evitando incluir lo mismo en la comida y en la cena del día. El niño podría tomar un día carne/pescado, otro huevo/pescado, carne/huevo…
La preparación de estos alimentos y la combinación con otros habrá que establecerla teniendo en cuenta la edad y circunstancias concretas de cada niño.

La cantidad de comida exacta

por la Dra. Rosa María Ortega | 15/04/2009 12:06

 

La cantidad de alimento que se sirve en el plato es importante para la educación de los hábitos del niño y puede convenir modificarla en función de que se trate de un niño “ glotón” o “i napetente”. Si es inapetente y de poca edad, un plato grande lleno de comida puede quitarle aún más las ganas de comer, siendo más conveniente servirle menos porción. Con niños más comilones también es apropiada esta práctica, esperando que ellos pidan más alimento si su apetito no ha quedado satisfecho, mejor que ofrecerles espontáneamente un exceso de comida.

Cita en el parque con un bocata de sardinas

Chantal Cottard | 21/04/2009 17:11

 

Hoy, el sol entra a raudales por las ventanas de nuestra redacción. En cuanto los niños salgan del cole, es un día espléndido para olvidarse de los dibus de la tele y tomarse la merienda en el parque. Por su salud y nuestro disfrute.

En un país con abundantes días de sol como el nuestro, llama la atención que casi el 60 % de los niños presenten, según estudios recientes, déficit de vitamina D tanto en invierno como en verano. Esta vitamina se encuentra en muy pocos alimentos: la sardina, la leche, las ostras. Nuestro organismo la obtiene básicamente del sol.

La vitamina D no es una vitamina cualquiera. Es fundamental para fijar el calcio que ingerimos por lo que de ella depende la salud de nuestros huesos. Y otro dato a tener en cuenta: en la infancia se forma el 90% de la masa ósea que tendrá el adulto. Dicho de otra manera: tener huesos sanos durante la infancia aleja el riesgo de padecer enfermedades como la osteoporosis en edad adulta.

¿Por qué este déficit en nuestros niños? Los especialistas señalan como causas la falta de ejercicio al aire libre y de calcio en la dieta.

¿Brócoli en sus purés?

por la Dra. Rosa María Ortega | 12/05/2009 16:50

 

Aunque el brócoli es un alimento muy sano, no resulta conveniente que lo añadas al puré de tu bebé porque, por una parte, puede producirla más gases y, además, no es una práctica habitual en alimentación infantil y en este terreno no conviene hacer experimentos. Lo importante es que el niño esté bien alimentado, lo que se consigue siguiendo las pautas de alimentación convencionales actuales, sin tener prisa por introducir alimentos que podrían dar lugar a alguna reacción alérgica o a algún trastorno digestivo. Una edad adecuada para que empiece a consumir brócoli pueden ser los dos años.

La dieta de los niños celiacos

por la Dra. Rosa María Ortega | 02/06/2009 13:32

 

Los niños con enfermedad celíaca, al tener que limitar el consumo de algunos alimentos, pueden tener deficiencias de vitaminas y minerales con mayor frecuencia. Por ello, su dieta debe estar especialmente vigilada, intentando incluir legumbres, frutos secos, vegetales, lácteos, carnes, pescados… en las debidas proporciones. Además de controlar la variedad de la alimentación, en algunos casos concretos puede ser aconsejable la utilización de suplementos.

Dietas infantiles

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 04/08/2009 10:23

 

La obesidad infantil es la mayor epidemia de salud infantil en los países desarrollados. Y lo más grave es que no estamos siendo capaces de controlarla con los métodos tradicionales. No se trata sólo de un problema estético, la obesidad provoca un aumento de los casos de hipertensión y de riesgo cardiovascular entre la población adolescente. Casi todos los hospitales que establecen programas para atender a niños obesos, tienen experiencias parecidas: fracaso cerca al 90%. Hoy por hoy, el tratamiento de los niños obesos está condenado a no funcionar en la mayoría de los casos, por lo que tenemos que hacer un esfuerzo especial en la prevención, desde los primeros meses de vida, fomentando la lactancia materna, limitando las comidas fuera de hora, los picoteos, las chucherías en cualquier momento, celebraciones muy frecuentes con comidas rápidas-hipercalóricas… y las horas excesivas de televisión.