El peso de los niños

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 01/12/2008 12:01

 

El peso de los más pequeños de la casa suele ser uno de los temas que más preocupación crea a los padres. Conozco madres que son capaces de pesar a sus hijos todas las semanas para comprobar cuál ha sido la evolución de su curva de peso. Error. En primer lugar, es el pediatra quien ha de controlar el peso de los niños y, en segundo, no pasa nada porque un niño sea delgado o, en un momento concreto, tenga algo de peso de más, siempre que se controle.

Cuando empiezan a andar, los pequeños se convierten en auténticos terremotos, que corren de un lado para otro, exploran cada rincón de la casa y que suelen caer rendidos a la cama después de un día de auténtica maratón. Tú le ves muy delgado y te preocupas. Si come bien, no tiene diarreas ni se queja de dolor en la tripa, no tienes de qué preocuparte. No tiene mucho sentido que intentes hacerle engordar por encima de lo que su naturaleza ha previsto.

Una actitud también común es la de las madres de los hijos malos comedores, que acuden alarmadas al pediatra cuando engordan más de lo que ellas estiman como normal. Casi siempre, la explicación a este cambio en tu hijo se debe a una modificación en sus costumbres alimenticias.

La dieta de los niños ha de ser variada, con leche, fruta, verdura, carne, pescado, legumbres... Si tiene algo de sobrepeso, no tienes que ponerle a dieta sino analizar cuáles son los hábitos incorrectos que le han llevado a esa situación y evitar los picoteos entre horas y el sedentarismo.

En la sección de Alimentación encontrarás interesantes artículos sobre la alimentación de los niños.

Cuando empieza a tartamudear

por la Dra. Isabel Orjales | 11/12/2008 13:00

 

Es frecuente que con 3 o 4 años tu hijo empiece a tartamudear, repita las palabras y se atasque. No te preocupes. Esto ocurre porque tu hijo piensa más rápido de lo que es capaz de articular y mientras organiza las palabras en su cabeza se atasca y repite una todo el rato. Es una cuestión de unos meses.

Debes darle tiempo para que arranque, sin tratar de adivinar lo que dice o de hablar por él. Si se le presiona mucho o si se le interrumpe, la tensión aumentará, contraerá los músculos para ayudar a expulsar las palabras y podrían comenzar a asociar al tartamudeo estos movimientos a modo de tics.

Si se atasca mucho, prueba a decirle: “espera un momento, vamos a hacer esto, mira”. Inspiráis y expiráis, entonces, profunda y lentamente (con un gran suspiro relajando todo el cuerpo) y continúas después: “ahora, cariño, ¿qué me querías decir?”. Verás cómo las palabras fluirán sin dificultad y es posible que con el tiempo sea él mismo el que use este truco espontáneamente.

Retraso en el lenguaje

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 19/01/2009 12:02

 

Hay padres que se preocupan porque sus hijos tardan en aprender a hablar o seguir una conversación. Si es tu caso, lo primero es asegurar que la audición es normal y que no hay problemas neurológicos.

En el resto de casos, el retraso del lenguaje se soluciona casi siempre de forma espontánea. Cuanto más rico es el lenguaje que utilizan los padres, mayor es el número de palabras que emplean los niños, pero lleva tiempo hasta que asimilan los significados y los dotan de contenidos propios. Si tu hija es capaz de contar un cuento de memoria o recordar historias largas, es solo cuestión de tiempo que llene las palabras de significado propio.

¿Mi bebé es zurdo o diestro?

por la Dra. Isabel Orjales | 27/01/2010 09:02

 

Se estima que el 90 % de las personas se decantan como diestras y tan sólo el 10 % lo hacen como zurdas. Entre el primer mes y los 4 meses, el bebé suele utilizar con más frecuencia la mano derecha que la izquierda en los movimientos para aproximarse y agarrar. A los 6 meses, mantiene esa preferencia y a los 13 meses, se puede observar el uso de la derecha también en actividades que requieren la manipulación de las dos manos. Los investigadores no se ponen de acuerdo en el momento en el que se consolida la mano dominante , aunque se apunta un intervalo que va entre los 3 y los 5 años. Hasta entonces, el bebé debe ser estimulado simétricamente, es decir, voltear y girar sobre el ombligo hacia ambos lados, coger objetos con las dos manos...

Aprender a voltearse

por la Dra. Isabel Orjales | 07/03/2012 09:13

 

Hacia los cuatro meses los bebés ya están en la edad en la que aprenden a voltearse. Algunos juegos sencillos pueden estimularle, por ejemplo, tumbarte con él en el suelo para que "persiga" tu pelo hacia un lado y hacia otro. Después se entrenará en levantar la cabeza y madurará el tono muscular de su espalda, liberando sus manos y girando sobre su ombligo. Arrastrarse primero hacia atrás y luego hacia adelante, vendrá después.

Estimulación temprana

por la Dra. Isabel Orjales | 25/07/2012 12:00

 
Estimulación temprana

Hay dos motivos para optar por un programa de estimulación temprana: que lo recomiende un especialista o que los padres deseen hacerlo como medida preventiva. Si tu caso es el segundo, busca a alguien que te enseñe cómo puedes organizar actividades para los niños y diviértete con ellos. Recuerda que el programa debe adaptarse y respetar la evolución natural de tus hijos, ser integral, aplicarse con cariño –como parte de sus juegos– y sin estrés.

¿Cuándo debe dormir en su habitación?

por la Dra. Isabel Orjales | 16/05/2012 09:33

 
Niña en la cama de sus padres

Puedes dejarle contigo por comodidad mientras realice varias tomas nocturnas de pecho y biberón. Así evitas tener que desplazarte a otra habitación para atenderle pero conviene que le cambies a su propio cuarto antes de que sea capaz de percibir la diferencia. Le ahorrarás sufrir una adaptación brusca.

Bebés y televisión

por la Dra. Isabel Orjales | 20/06/2012 09:41

 

Los bebés quedan "atrapados" por todas aquellas imágenes llenas de color y sonido que cambian con rapidez, pero tienen dificultades para asimilar su contenido. Además, mantener al niño mucho rato en esa postura, estimula parcialmente su desarrollo y puede contribuir a una actitud más bien pasiva ante la vida. Es mejor que les animes a explorar su entorno en cuanto se inicie en el gateo, actividad que fortalece su musculatura, volteando y reptando por el sueño para conoer sus propias posibilidades. Ya tendrá tiempo para ver la televisión.

Retraso en el lenguaje

por la Dra. Isabel Orjales | 19/06/2013 13:16

 

Si te preocupas porque tu bebé tiene 18 meses y sólo balbucea pero no pronuncia ni una palabra, fíjate en su desarrollo global. Es preocupante que un niño de esta edad no muestra interés en comunicarse. Por ejemplo, si no señala las cosas ni utiliza gestos para pedir, si le cuesta mirarte a los ojos, su juego es mecánico y repetitivo y no explora de forma normal -se ensimisma balanceándose, se interesa desmedidamente por partes de objetos o se mira mucho las manos sin sentido-. En ese caso, anota todo o graba algunas escenas y acude al pediatra. Pero si tu hijo es despierto y no ha ido aún al cole, tómatelo con calma. Ayúdale a comunicarse apoyándose en gestos y juega con él a soplar y a emitir sonidos -con las vocales, con "pa", "ma"- haciendo que los asocie a canciones o a imágenes de animales. Felicítale por cualquier emisión que se aproxime al sonido que quieres conseguir. 

Más información: Juegos para aprender nuevas palabras.