¡Qué estrés! Tengo que elegir cole

| 22/03/2011 17:21

 

Está en todas las tertulias del parque, en los corrillos de la guardería… Es el tema del mes para muchos padres: la elección del colegio de sus hijos.

Y es que la mayoría de las comunidades autónomas ha abierto el plazo para solicitar una plaza para el próximo curso escolar en los centros públicos y concertados.

Los papás con niños que empiezan su escolarización en septiembre se encuentran ante un dilema, y gordo. Quieren matricular a sus hijos en el colegio más adecuado para ellos, pero no tienen tantas opciones para elegir como parece. Entre los requisitos que exigen los centros a los padres –hermanos que estudien en él, renta familiar, proximidad al domicilio– y los requisitos que los padres piden a los centros –instalaciones, gastos extras, ideario–, no es tan fácil dar con uno que se adecue a los intereses de todas las partes.

“Mi preferido tiene un método de enseñanza buenísimo, pero está muy lejos de casa”, dice una madre. “Pues a mi el que me gusta es bilingüe, pero cobra mucho por las actividades extraescolares”, le responde otra.

Después de mucho pensar, ¡por fin tomas una decisión! Ya sabes qué colegio quieres para tu hijo. Pero, ¡ay!,  surge otro problema: está tan demandado que piden muchos puntos para entrar. No obstante, lo pones el primero en la lista de opciones que aparece en el documento de solicitud de plaza, y confías en superar la cifra de puntos exigida. Pero por si acaso, pones tu siguiente colegio favorito en la segunda opción; y después, el tercero, y luego, el cuarto. Y así sucesivamente, a pesar de que sabes que tendrás mucha, mucha suerte si consigues plaza en el sexto cole que has elegido.

¿Qué tal os va a vosotros? 

Cambio de colegio

por la Dra. Isabel Orjales | 21/08/2013 13:46

 

Cuando cambian de colegio, los niños echan de menos a sus amigos, a su antigua profesora y tienen que adaptarse a todas las novedades de su nuevo colegio. Hay que darles tiempo. Si tu hijo empieza el curso en un colegio nuevo, habla con su profesora para ver cómo le ve en la clase e infórmale de cómo está en casa. Procura que tu hijo no te vea preocupada cuando le vayas a recoger y pregúntale con naturalidad qué ha tenido de bueno el día. Si no parece muy dispuesto a contar, no la interrogues; limítate a contar un inconveniente que tuviste en tu trabajo y cómo lo solventaste y un par de cosas estupendas. Sigue en contacto con la profesora y cuando te informe de que parece entenderse con alguna niño, invítala a jugar a casa una tarde o a ir al parque juntas. 

Más información: Cómo elegir su escuela infantil