Consejos para cuidar la espalda de los niños

Deporte y buena postura

Las mochilas muy pesadas y las malas postura ponen a prueba la espalda de los más pequeños. Si a esto le añadimos la falta de ejercicio, el problema está servido. Pon en práctica estos consejos para evitarle dolores de espalda presentes y futuros.

 
Consejos para cuidar la espalda de los niños

La musculatura de los niños no está suficientemente desarrollada para pesos excesivos o mantener la misma postura durante largos periodos de tiempo. Además de comprar una mochila de calidad y vigilar lo que el niño lleva dentro, conviene tomar medidas encaminadas a proteger su espalda. Lara Costa, fisioterapeuta de Zagros Sport nos informa sobre los deportes más adecuados para reforzar el tono muscular, corregir desviaciones de la columna y mejorar sus hábitos posturales.

Prioridad a estos deportes

Los deportes más adecuados son los de resistencia que deberían practicarse 3 veces a la semana. Además de gustar mucho a los niños, los deportes de equipo refuerzan su forma física, motora y de coordinación. A la hora de elegir deporte para él, privilegia las siguientes actividades físicas.

Natación. Nadar fortalece todos los músculos del cuerpo -muy en especial el tronco- con un nivel de impacto muy reducido por lo que no hay riesgo de lesiones. Es el deporte rey de los problemas de espalda. En caso de lesiones diagnosticadas, el especialista recomendará eliminar los estilos braza y mariposa porque exigen un mayor rendimiento. 

Baile. Estimula el desarrollo de la psicomotricidad, equilibrio y fuerza muscular. Potencia la conciencia del propio cuerpo lo que ayuda a mejorar las posturas. También aporta flexibilidad y reduce los riesgos de sufrir dolores y lesiones de espalda.

Pilates para niños. Se basa en un trabajo abdominal y postural lo que mejora la imagen corporal. No todos los niños se adaptan facilmente al ritmo de las clases y a las exigencias de las posturas. Conviene que las clases estén especialmente diseñadas para ellos.

Estiramientos dirigidos. Están encaminados a aliviar tensiones musculares acumuladas durante el día. Lara Costa aconseja dedicar unos 20 minutos al día a realizar, de forma lúdica, estiramientos que un especialista en deporte o fisioterapeuta te puede indicar.

Ejercicios de fuerza. Arrastrar o empujar objetos ayuda al fortalecimiento muscular. Al igual que los de estiramiento, estos ejercicios deben ajustarse a las condiciones físicas del niño y su edad por lo que deben ser diseñados por un especialista.

Antes de practicar cualquier tipo de deporte o ejercicios, conviene que el niño se acostumbre a calentar sus músculos para evitar lesiones.

Buenos hábitos para una buena postura

Una buena ergonomía postural es fundamental para evitar dolores de espalda. Los fisioterapeutas recomiendan lo siguiente:

- Mochilas bien diseñadas y con poco peso. Los niños no deben cargar más del 10 % de su peso. Para evitar dañar la espalda se recomiendan los carritos que tienen ruedas y altura regulable. En el caso de tener que llevar la mochila a la espalda, debería tener varias sujeciones al cuerpo para repartir la carga. El niño debe llevarla sobre la zona lumbar, nunca descolgada.

-  Buen calzado. Zapatos cómodos, flexibles y a su tamaño son parte del equipo que el niño necesita para evitar problemas lumbares. Ante anomalías posturales, conviene comprobar que no provienen de una mala pisada y que el tipo de calzado que lleva el niño es el adecuado.

-  Buena postura delante del pupitre. Espalda pegada a la silla y con la cadera en ángulo recto. Es lo que recomiendan los fisioterapeutas. En casa, los deberes deberían hacerse delante de un escritorio y sentado en una silla ergonómica y no, como ocurre demasiado a menudo, encima de la cama, un sofá o un sillón.

- Revisión médica. El cuerpo del niño está en constante evolución por lo que es importante que un pediatra valore su desarrollo y detecte cualquier problema de espalda de forma precoz.

 

Victoria Gómez