10 medidas contra el acoso escolar en Internet

Todos contra el ciberataque

El acoso escolar es un problema injusto y doloroso que pone al niño en una situación de desprotección tal que puede llevarle a las peores de las decisiones. Poner en práctica estos 10 puntos permite su prevención.

 
10 medidas contra el acoso escolar

En octubre del 2016, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte abría un teléfono gratuito contra el acoso escolar accesible las 24 horas y atendido por personal especializado. Desde entonces, este número 900 018 018 ha recibido unos 5.500 llamadas de las cuales 2.000 se identificaron como posibles casos de bullying.

Por su parte, la compañía de cyberseguridad S2 Grupo ha realizado una encuesta a través de su blog Hijosdigitales.es que pone en evidencia que el 18 % de los padres conocen o han oído hablar de niños acosados por el móvil. Estas cifras apuntan a un problema serio dentro del entorno escolar o digital, un problema que debe atajarse desde la prevención.

Y es que las consecuencias del acoso en niños pequeños pueden ser devastadoras. Expertos de esta compañía ponen el acento en la detección precoz para erradicarlo antes de que derive en situaciones extremas y dolorosas. “Los cambios en los hábitos del menor, como descenso en el uso de entornos online cuando antes estaba siempre conectado, falta de asistencia a clase, en la cantidad y manera de comer, en el estado de ánimo, oposición a salir de casa, alteraciones en la salud como mareos o dolor de cabeza frecuentes, etc, son señales que pueden indicar que algo no funciona” comenta Miguel A. Juan, socio-director de S2 Grupo.

10 claves a poner en práctica

1. Los padres deben conocer las tecnologías que usan sus hijos. Es un punto fundamental para acercarse a su mundo y conservar la autoridad y el prestigio que los progenitores tienen frente a sus pequeños.

2. No a los desconocidos. Los niños deben entender que no pueden aceptar desconocidos en las Redes Sociales por no saber en realidad quién está detrás de ese perfil.

3. Contraseñas bien elegidas. Aprender a utilizar contraseñas robustas y no compartirlas con nadie es otro punto importante. Las mejores contraseñas contienen letras mayúsculas y minúsculas, signos de puntuación y caracteres alfanuméricos. Si se han facilitado a alguien dudoso o se han robado, es importante cambiarlas en seguida.

4. Prudencia con los intercambios. Las fotografías íntimas o la información privada en Redes Sociales, por e-mail o WhatsApp pueden ser utilizadas por terceros a modo de chantaje.

5. Actualización de los dispositivos. Las actualizaciones periódicamente de navegador, sistema operativo y antivirus evitan que los dispositivos tecnológicos puedan ser hackeados.

6. Una buena educación. Integrar el entorno digital obliga a educar al niño a usarlo de forma segura y responsable. Conocer qué acciones constituyen delitos digitales (como, por ejemplo, robar wi-fi o subir fotografías de otras personas sin su consentimiento) y los peligros a los que se pueden enfrentar es esencial para que tome conciencia.

7. Confianza entre padres e hijos. Los niños deben sentirse libres para comunicar sus temores o dudas sobre el acoso sin miedo a la incomprensión o las represalias.

8. Prudencia ante un ciberataque. En caso de que un joven sea “ciberatacado”, se recomienda no responder a las provocaciones para no incrementar la tensión y guardar las pruebas siempre que se pueda por si fuera necesario denunciar ante la Guardia Civil.

9. Informar al centro escolar. El ciberacoso debe comunicarse cuanto antes al colegio o instituto pues en la mayoría de los casos se manifiesta también en el aula. Avisados, la dirección del centro y el tutor del niño tomarán las decisiones oportunas para terminar con el acoso dentro y fuera de él.

10. Todos contra el acoso. La lucha contra el ciberbullying debe hacerse en grupo. La clave está en que el acosado se vea arropado tanto por su familia como por los profesores y su grupo de amigos. Es fundamental potenciar en los compañeros el sentimiento de rechazo hacia el ciberacoso.

 

Victoria Gómez