Tu embarazo en buenas manos

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

Ginecología

Cómo distinguir las contracciones de embarazo normales de las efectivas

por la Dra. Carmen Guillén | 09/06/2014 13:42

 

"Estoy embarazada de 31 semanas y hace dos he empezado a notar un dolor como si me fuese a bajar la regla. Son pequeñas contracciones y quería saber si es normal y por qué pasa", nos escribe Sara Rollán.

Ante todo debo recomendarte que consultes con tu médico para que valore si realmente estas molestias son contracciones efectivas o no, es decir, si pueden dilatar el cuello del útero. Él lo evaluará mediante una exploración y confirmará si estás ante unas molestias normales con la ecografía.

Por como lo cuentas, no parece preocupante; el útero es un músculo y al distenderse por el crecimiento del feto es normal que se produzcan pequeñas contracciones. Estas recuerdan al dolor de la regla, como dices. Pero lo importante es asegurarte que es así mediante la valoración de tu médico.

¿Un aborto puede llevar a la infertilidad?

por la Dra. Carmen Guillén | 02/06/2014 13:47

 

Una lectora nos envía esta consulta: "Tengo dos hijos pero querría tener otro más. Hace dos años sufrí un aborto espontáneo y desde entonces no he vuelto a quedarme embarazada. Después de ese aborto, sangraba bastante y necesité una transfusión. Las hemorragias fueron disminuyendo, pero los ciclos menstruales son irregulares desde entonces."

Es complicado saber la razón, ya que son muchos los factores que pueden afectar a la fertilidad, y también hay que valorar al otro miembro de la pareja.

Cuando no se consigue un embarazo en un año, debe iniciarse un estudio de esterilidad. Si es el mismo padre con el que tuviste a tus dos hijos, lo lógico es pensar que no debe tratarse de un problema insalvable. Pero como algunos factores cambian con la edad o las circunstancias y salud de los miembros de la pareja, debes consultar con el especialista.

¿Es peligrosa la escarlatina en el embarazo?

por la Dra. Carmen Guillén | 26/05/2014 13:58

 

El rebrote que está viviendo la escarlatina en nuestro país lleva a muchas embarazadas a preguntarse cómo puede afectar esta patología a su gestación.

La escarlatina es una enfermedad infecciosa aguda y febril producida por una bacteria llamada Streptococo pyiogenes del serogrupo A.

La infección por este germen puede ocurrir desde distintas puertas de entrada al organismo, pero lo habitual es que se transmita por vía respiratoria. Cursa con faringoamigdalitis, es decir, inflamación de la faringe y las amígdalas. Estas bacterias producen sustancias tóxicas que son las responsables de las lesiones que aparecen en la piel. Se trata con antibióticos del grupo de las penicilinas.

Si resultas afectada, no hay ninguna contraindicación para el uso de este antibiótico durante el embarazo. Por otra parte, no se ha descrito patología fetal asociada a esta infección, por lo que, en principio, no habría problema con la gestación.

Romper aguas, ¿cuánto tiempo puede estar el bebé sin líquido?

por la Dra. Carmen Guillén | 19/05/2014 13:21

 

"Estoy embarazada de ocho meses, es mi primer hijo y tengo muchas dudas acerca del parto. El otro día en las clases de preparación al parto hablaron de la rotura de la bolsa. Siempre creí que cuando pasaba esto el bebé no tardaba en nacer, pero al parecer no siempre es así. ¿Cuánto tiempo puede estar el niño sin líquido?", nos escribe una lectora.

La  rotura de membranas puede suceder en cualquier momento del embarazo, y aunque lo normal es que se produzca a término, cuando el feto ya es maduro.

La rotura puede suceder antes de que haya dilatación, es decir, antes de que comience el parto propiamente dicho y se denomina rotura prematura de membranas a término porque el parto no ha comenzado. Cuando eso sucede, el parto se desencadena en un plazo de 48 horas en el 90% de las mujeres. Por tanto, si dejamos pasar un tiempo de espera prudencial –nomalmente alrededor de 12 horas–, muchas mujeres se pondrán de parto por sí mismas sin necesidad de provocárslo y con menor riesgo de terminar haciendo una cesárea –más frecuente en las inducciones–.

Si a este tiempo de espera le sumamos el del parto, vemos que pueden pasar muchas horas desde la rotura de membranas hasta el nacimiento del bebé sin riesgo para él. Además, en todo este proceso, siempre se controlará la temperatura materna para administrar anbiótico, si apareciera fiebre.

¿Se puede volver a padecer la varicela en el embarazo?

por la Dra. Carmen Guillén | 12/05/2014 13:42

 

La varicela es una enfermedad producida por el virus de la varicela-zóster.

Normalmente, cuando una persona ha padecido esta enfermedad suele adquirir inmunidad de por vida y no vuelve a sufrirla. Solo cuando esté alterada la defensa del organismo –por inmunodepresión– y se produzca una disminución de los anticuerpos contra este virus, se podría padecer de nuevo la enfermedad.

Se han descrito casos de estos en embarazadas sin ningún problema médico y se ha pensado que la inmunodepresión se debía al propio embarazo, pero es extremadamente raro que ocurra.

Píldora en el posparto

por la Dra. Carmen Guillén | 05/05/2014 13:40

 

El uso de anticonceptivos tras el parto despierta muchas dudas en los nuevos papás. Vamos a analizar el caso de la píldora.

Que puedas tomarla o no dependerá de si vas a amamantar a tu hijo o no. La píldora anticonceptiva convencional se compone de dos hormonas, estrógeno y gestágeno, y su uso no está permitido durante la lactancia, por ello el tipo de lactancia que vas a seguir es fundamental.

Si decides darle el biberón podrás tomarla en cuanto tengas tu primera menstruación. Pero existe otro tipo de píldora compuesta solo por gestágenos que sí puede usarse en la lactancia, siempre que te la recomiende tu ginecólogo.

Paludismo ¿qué medidas de protección tomar en el embarazo?

por la Dra. Carmen Guillén | 28/04/2014 13:36

 

Una lectora nos envía esta consulta: "Estoy embarazada de cuatro meses y tenemos proyectado desde hace tiempo un tour por varios países africanos para este verano. Me han dicho que tengo que tomar cloroquina para evitar el paludismo, pero no sé si es conveniente tomarla embarazada o si debería renunciar al viaje."

El paludismo es una enfermedad producida por un parásito que llega al hombre mediante la picadura de la hembra del mosquito Anopheles.

Además de la clínica propia de la enfermedad, que puede ser mortal en muchos casos, en la embarazada puede producirse pérdida del bienestar fetal con muerte fetal e incluso paludismo congénito.

Por ello, cuando se viaja a un país con riesgo de contagio deben tomarse medidas de precaución para evitar la picadura de los mosquitos: mangas largas, lociones repelentes y mosquiteras en la cama...

Además se recomienda una profilaxis con medicinas, cuyos efectos no están controlados en embarazadas. A pesar de ello, se utiliza en mujeres gestantes que viven en zonas donde la enfermedad es endémica.

Otro dato importante es que algunos parásitos no son resistentes a la cloroquina y los fármacos alternativos sí que están prohibidos en el embarazo, además no es recomendable utilizar las lociones repelentes sobre la piel.

Por tanto, mi recomendación sería que pospusieras el viaje. En el caso de que fuese imposible, infórmate de la situación de los países que vas a visitar y las posibles resistencias a la cloroquina y toma todas las medidas para evitar picaduras.

Episiotomía, ¿siempre recurrente?

por la Dra. Carmen Guillén | 21/04/2014 13:47

 

Una lectora nos escribe preocupada porque su peor recuerdo del primer parto fue la molestia causada por la episiotomía. Ahora, que está esperando a su segundo bebé, se pregunta si es posible evitarla.

La episiotomía consiste en un corte en el suelo pélvico, que se realiza justo antes de la salida del bebé. Se practica a las mujeres que presentan un periné distendido, que hace que el niño se comprima demasiado contra esta última barrera. Así evitamos prolongar este choque de la cabeza fetal que, aunque en niños normales no produce problemas, en niños prematuros, por ejemplo, no es deseable.

También evitamos que se produzcan desgarros de esta zona que puede ser graves y de difícil reparación así como la aparición de incontinencia urinaria en la madre o la caída del útero. Sin embargo, en las mujeres que ya han tenido un parto o que tienen un periné elástico es posible evitarla, por ello, en tu caso, es más fácil que no se practique. Conviene que sepas que con algunos ejercicios puede aumentar la elasticidad del periné.

Sensación de ahogo al final del embarazo

por la Dra. Carmen Guillén | 07/04/2014 13:57

 

Durante el último trimestre del embarazo, el tamaño del bebé es tal que casi no cabe en el abdomen de la madre y tiene que conseguir espacio empujando hacia arriba el diafragma de esta.

El diafragma es un músculo que separa el abdomen del tórax. Al ser empujado hacia arriba, disminuye la capacidad de los pulmones y dificulta la respiración de la mujer, lo que provoca esa sensación de ahogo y la aparición de suspiros profundos con el fin de llenar bien todo el pulmón.

Este es un proceso absolutamente normal y todo vuelve a ser como antes después del parto. Consulta con tu médico que descartará una posible anemia y otras complicaciones. Te tranquilizará saber que tu fatiga no repercute en el feto, que tiene garantizada su oxigenación a pesar de la incomodidad que sufre su madre.

Mioma más grande con el embarazo

por la Dra. Carmen Guillén | 31/03/2014 13:41

 

"Estoy embarazada de ocho meses y en la primera ecografía me diagnosticaron un mioma en el útero. Al principio era de 2 cm y el médico me dijo que no tenía importancia. Ahora mide casi 10 cm y me han dicho que me harán una cesárea porque el mioma puede interferir en el parto. ¿Es normal que haya crecido tanto?", nos escribe una lectora.

Los miomas son unos nódulos normalmente benignos que aparecen en muchas mujeres y que si son pequeños no suele requerir tratamiento en la mayoría de los casos.

Durante el embarazo pueden permanecer estables, disminuir de tamaño o, lo que es más frecuente, crecer. Por lo tanto, no es raro lo que te ha sucedido. Un mioma de 2 cm no supone ningún problema ni altera el curso del embarazo o el parto, pero en el caso frecuente de que crezca y llegue a un tamaño como el tuyo, la cosa puede cambiar.

Si te van a hacer una cesárea no es por tener un mioma ni porque sea grande, sino porque estará situado en una zona del útero donde puede actuar como tapón del canal del parto. Si estuviera en otro lugar del útero, no te hablarían de ella. La cesárea se hace entonces porque no hay hueco para que nazca el feto y, normalmente, no se recomienda extirparlo en ese momento por el riesgo de producir una hemorragia intensa.