Muerde a otros niños

por la Dra. Isabel Orjales | 09/07/2013 13:44

 

¿Cuántas veces has visto a un niño mordiendo a otro? Seguro que más de una, pues esta reacción no es infrecuente en los más pequeños de la casa.
Los niños utilizan los recursos que tienen para hacerse entender. Aquellos que tienen más problemas para utilizar las palabras, recurren a los gestos y cuando están enfadadados, a los empujones o las bofetadas, y también a los mordiscos, aunque pronto aprenden que es un gesto muy reprobado socialmente. Si es el caso de tu hijo, dale estrategias que sustituyan a esos mordiscos. Por ejemplo, juega a representar situaciones de enfado que se resuelven hablando al niño y de "muchísimo enfado" que se arreglen diciéndole al otro "no quiero que me hagas..." y abandonando el lugar. Vigila a tu hijo cuando juegue con otros niños con el fin de felicitarle cuando resuelva bien un conflicto y para evitar que llegue a morder, retirándole a tiempo unos minutos con rotundidad: "así no se hace, ¡siéntate un rato y cálmate!".