El poder del omega-3

por la Dra. Rosa María Ortega | 04/08/2010 09:30

 

Algunos estudios afirman que el aumento del consumo de pescado –principal fuente de ácidos grasos omega-3–, produce una reducción en la presión arterial tanto en individuos sanos como hipertensos. Teniendo en cuenta que el consumo de ácidos grasos omega-3 es inferior al deseable en la dieta española, tomar más pescado o leche enriquecida con esta sustancia, pueden ser medidas útiles en la alimentación de cualquier embarazada, sin embargo, en caso de hipertensión es vital el control por parte del ginecólogo, sin esperar a que el problema se resuelva por cambios en la alimentación.

Consulta nuestro reportaje ' ¿Qué debo comer durante el embarazo?'