Por una alimentación sana

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

Nutrición

Alimentación contra la depresión posparto

por la Dra. Rosa María Ortega | 28/11/2013 13:48

 

Una alimentación correcta puede ayudarte a mejorar la sensación de tristeza del posparto. En concreto, para luchar contra la depresión es importante evitar la deficiencia de hierro, vitamina del grupo B –especialmente ácido fólico–, ácidos grasos omega y antioxidantes, entre otros nutrientes. La gestación de gemelos requiere unas necesidades de nutrientes más elevadas y difíciles de cubrir. Pregunta a tu ginecólogo sobre la conveniencia de tomar un suplemento y procura aumentar tu consumo de pescado, verduras, huevos y frutos secos, siempre en una cantidad compatible con el mantenimiento del peso dentro de lo razonable. Los cereales de desayuno, que suelen estar enriquecidos con numerosas vitaminas y hierro, pueden ayudarte a cubrir tus necesidades.

Omega 3 en la dieta del niño

por la Dra. Rosa María Ortega | 21/11/2013 13:42

 

En general, tomamos pocos ácidos grasos omega 3 y es bueno preocuparnos por aumentar su consumo, tanto en adultos como en niños, buscando un beneficio para la salud. Los ácidos grasos omega 3 se encuentran de manera natural en el pescado, y tomando este alimento 3-4 veces a la semana se garantiza conseguir un aporte adecuado. Cuanto esto no es posible, se puede tomar alimentos enriquecidos con omega 3, en los que se aumenta su contenido por la suma de ácidos grasos extraidos del pescado. En principio, es recomendable consumir omega 3 a partir de sus fuentes naturales, pero si no podemos conseguirlo es mejor buscar alternativas que padecer alguna deficiencia.

Suplementos de fibra en la lactancia

por la Dra. Rosa María Ortega | 14/11/2013 13:32

 

Si padeces estreñimiento en el posparto y estás dando el pecho, incremente el consumo de alimentos ricos en fibra –cereales integrales, verduras, hortalizas, legumbres– mejor que tomar suplementos, pues su utilización facilita la ingesta de una cantidad de fibra superior a la aconsejada, lo que podría ocasionar molestias intestinales –por aumento en la producción de gases– y disminución en la absorción de algunos nutrientes como el calcio, que son esenciales en la lactancia. Procura aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, de yogur y de líquidos; si tu estado no mejor, pregunta a tu médico respecto a la dosis y el momento de consumo del suplemento.

Menos proteínas en las leches infantiles

por la Dra. Isabel Orjales | 31/10/2013 13:50

 

En los últimos años, se ha producido una modificación en el contenido proteíco de las leches infantiles porque se ha comprobado que una alta ingesta proteíca favorece la obesidad a largo plazo. Teniendo en cuenta que la leche materna tiene unos 9 g/L de proteínas, este es el aporte aconsejable y no hay  necesidad de dar cantidades superiores. La deficiencia es negativa pero el exceso también. Se trata de una tendencia que estamos corrigiendo en los últimos años en un deseo de conseguir lo mejor para el niño. No debe preocupar.

Prevenir alergias desde el embarazo

por la Dra. Rosa María Ortega | 24/10/2013 13:50

 

Aunque en el pasado se planteó la posibilidad de restringir alimentos susceptibles de provocar alergias en la dieta de la embarazada para prevenir alergias al bebé, los estudios más recientes, como los realizados por el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, en Francia, no han observado que evitar el consumo de alimentos que se consideran más alergénicos -pescado, frutos secos...-, pueda ayudar a prevenir el desarrollo de futuras alergias en los niños. De hecho, durante la vida uterina, pueden pasar partículas de los alimentos que ingiere la madre al feto y esto hace que el sistema inmune del pequeño madure. Este primer paso es una vía de sensibilización y primer contacto con el alimento y podría posteriormente -si el niño tiene alergia-desarrollar una respuesta ante este la primera vez que lo consuma. Pero eliminar el alimento durante la gestación no evita la alergia y consumirlo tampoco la produce.

Talla estancada y enfermedad celíaca

por la Dra. Rosa María Ortega | 17/10/2013 13:50

 

Una usuaria me hace la siguiente pregunta: "Mi hijo pequeño de dos años no ha aumentado ni un centímetro de talla desde hace varios meses. Su hermano es celíaco y me planteo que él tenga el mismo problema y si sería buena idea eliminar el gluten de su dieta para ver si mejora". En primer lugar, no se debe quitar el gluten a un niño "por probar" y sin estar de acuerdo con el pediatra, porque, de no estar justificada la medida, sólo contribuiría a alterar la situación nutricional del pequeño -y quizá a empeorar el crecimiento-. Que uno de los hijos sea celíaco no garantiza que el otro vaya a serlo también aunque hay cierta predisposición genética. Además, podría haber otros motivos que expliquen el estancamiento en la talla y el peso. En un caso así, conviene comentar el tema con el pediatra que indicará las pautas a seguir pero nunca quitar el gluten de la dieta. Para hacer un diagnóstico correcto de la enfermedad, se deben hacer pruebas antes de eliminar el gluten de la dieta. Si no, los resultados de los análisis pueden verse falsamente alterados.

¿Puedo beber cerveza si doy el pecho?

por la Dra. Rosa María Ortega | 10/10/2013 13:40

 

En principio, no conviene beber cerveza con alcohol, pues este alcanza en la leche materna una concentración similar a la que lo hace en suero y podría pasar al bebé, lo que no sería conveniente. Sin embargo, no hay problemas en tomar una cerveza sin alcohol, o mejor 0,0%. Algunas presentan un sabor muy parecido al de la convencional y tienen componente vegetales antioxidantes que pueden ser favorables en la composición de la leche materna,

Menos deposiciones con el biberón

por la Dra. Rosa María Ortega | 03/10/2013 13:40

 

Es normal que el bebé que toma biberón haga menos deposiciones que otro que se alimenta al pecho. Aparte de que el calostro tiene cierto efecto laxante, la leche materna se digiere más fácilmente que la de fórmula, lo que puede condicionar un tránsito intestinal más rápido. Pero además de estas distinciones, también debemos tener en cuenta que existen diferencias entre bebés. No sirve de nada comparar las veces que ensucian el pañal incluso entre los que tienen un mismo tipo de alimentación. Ante cualquier duda, conviene consultar con el pediatra, pero en principio entra dentro de lo esperado que un bebé alimentado con biberón haga menos caca que otro que se alimenta con leche materna .

Huevos en la dieta de la embarazada

por la Dra. Rosa María Ortega | 05/09/2013 13:46

 

Una embarazada me pregunta mi opinión sobre el huevo diario en el desayuno. Mi opinión es que puede comerlo con tranquilidad, aunque para decidir si es acertado comer huevo todos los días, o si es mejor hacerlo sólo 3-4 veces a la semana, habría que conocer la dieta total y las calorías que gasta. Lo que no está justificado es tener algún temor por consumir huevo, porque aunque proporciona bastante colesterol, aporta menos grasa saturada que otros alimentos de origen animal y vegetal y contribuye menos que estos alimentos a una posible elevación del colesterol en sangre. Además, proporciona muchos nutrientes, ayudando a cubrir las altas necesidades características del embarazo y es una fuente importante de colina, muy necesaria para el desarrollo del sistema nervioso del feto.

Más información:  Los alimentos indispensables en el embarazo

En el embarazo, necesitas beber más

por la Dra. Rosa María Ortega | 29/08/2013 13:49

 

En la gestación conviene aumentar el consumo de líquidos para facilitar la expansión del volumen sanguíneo de la madre y la formación del líquido amniótico. También para luchar contra el estreñimiento, prevenir infecciones intestinales y urinarias, facilitar el crecimiento del feto… La ingesta adecuada es de tres litros/día, salvo si hace calor o se realiza mayor actividad de la habitual, situaciones en las que hay que beber más. Se puede conseguir el aporte a partir de alimentos ricos en agua (leche, fruta, verdura…), agua, infusiones, sopas, refrescos, zumos…