Pescado, mercurio y dieta del niño

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 15/10/2013 13:50

 

Los pescados azules de gran tamaño -pez espada, atún rojo, lucio, tiburón...- acumulan a lo largo de su vida mercurio que puede causar daño neurológico en los niños menores de tres años. Estos pescados tienen, además, un alto contenido en grasas y proteínas que puede favorecer el desarrollo de obesidad. Eso no quita al pescado todo su valor en la dieta del niño. De hecho, es un alimento básico porque aporta vitaminas liposolubles y proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos omega-3, importantes para prevenir enfermedades cardiovasculares o autoinmunes. Por eso, es recomendable que los niños consuman pescado blanco -merluza, lenguado...- a lo largo de toda la edad pediátrica tres o cuatro veces por semana, y limitar los azules en menores de tres años.