Halitosis infantil

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 06/05/2014 13:55

 

"A mi hijo de cinco años le huele mal la boca a menudo. He tratado de eliminar algunos alimentos, pero continúa igual. No es todos los días, y tampoco depende de que duerma más o menos tiempo. ¿Por qué puede ser?", nos escribe una lectora.

El mal olor de boca –halitosis– depende de la eliminación en el aliento de compuestos volátiles con sulfuro. Estos compuestos pueden proceder de alimentos –ajo, cebolla, pimientos, chocolate–, de una enfermedad general, o lo más frecuente, de la acción de gérmenes de la boca sobre restos alimenticios. Estos gérmenes actúan en zonas a las que llega mal el oxígeno, como la parte posterior del dorso de la lengua, recovecos entre piezas dentarias o en las criptas de la superficie de las amígdalas. Algunos factores favorecen el mal olor de boca: las ortodoncias, beber poca agua y tener la boca seca, las caries o destrucción de piezas dentarias, o el consumo de queso. Un buen cepillado dental y enjuagues con colutorios de clorexidina pueden solucionar el problema en poco tiempo.