Cuando el niño tiene falta de defensas

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 08/10/2013 13:45

 

Las inmunoglobulinas son una parte importante de las defensas del organismo. La A (IgA) es la que juega un papel más importante a nivel de las superficies mucosas que están en contacto con el ambiente: boca, oídos, ojos, vías respiratorias... Su deficiencia es muy frecuente, hasta uno por cada 500 niños, aunque sólo la tercera parte va a tener complicaciones importantes. El hecho de que un niño enferme a menudo no es siempre sinónimo de que tiene las defensas bajas o que tiene falta de IgA. Esto se sabrá con un análisis de sangre. En cualquier caso, no se dispone de un tratamiento específico para el déficit de IgA. Si se confirma, puede que el niño necesite antibióticos con más frecuencia que otros pequeños y durante más tiempo.