El pediatra en casa

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

El pediatra

Acabada la lactancia, ¿hasta cuándo produciré leche?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 18/09/2012 13:00

 

Habitualmente el pecho deja de fabricar leche poco tiempo después de interrumpir la succión, sobre todo si el tiempo de lactancia no ha sido muy largo. Algunas mamás, sin embargo, producen leche con estímulos muy leves del pezón hasta varios meses después de finalizar la lactancia. Estas madres suelen tener niveles elevados de prolactina, la hormona que induce la producción de leche. Algunos medicamentos también provocan esta producción de leche en mujeres no lactantes. En este caso o si pasan muchos meses entre la lactancia y la fabricación de leche, es aconsejable acudir a un médico para que analice los niveles hormonales. 

Mamar a todas horas

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 11/09/2012 12:37

 

Algunos niños quieren mamar sólo cuando tienen hambre, pero otros lo hacen a todas horas. ¿Por qué? Amamantar no es sólo una cuestión alimentaria, también una relación afectiva madre-hijo. El hambre es el motivo más importante por el que los niños piden el pecho a su mamá. Pero también hay otras razones: para buscar el calor de la madre, para calmarse ante problemas de ansiedad, miedo, por necesidad de contacto... En este sentido, no es malo dar el pecho tan a menudo, siempre que la madre aguante este ritmo y pueda disponer de tiempo. Si no es el caso, la mamá puede probar a dejar al bebé algún tiempo en brazos de papá o de los abuelos, a darle masajes para que sienta las manos de la madre en su piel, y a aislarlo de todo tipo de ruidos y crear un ambiente tranquilo para calmarle. 

No quiere purés

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 04/09/2012 13:03

 

El apetito de los niños cambia de forma caprichosa, y puede ocurrir que algunos que siempre han tomado purés de forma habitual y sin problemas, se nieguen a comerlos en un momento dado. Estos "caprichos" se instauran a veces de manera brusca, tras una infección u otro problema médico, pero otras veces ocurre sin motivo aparente, y en lugar de comer purés de verduras, sólo aceptan los de frutas o los yogures. En la mayoría de los casos, este problema se soluciona de forma espontánea. Si los niños están sanos, crecen bien y no tienen enfermedades, no hay que darle mucha importancia. Eso sí, es importante que el pediatra se asegure de que no hay algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria, una bacteria como la Helicobacter pylori... Descartado esto, hay que evitar forzarle a comer, pero negarse a cambiarle el puré de verduras por otros alimentos. Aunque sea poca cantidad, debe comer de todo. 

Bebés con cardiopatías

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 28/08/2012 12:12

 

En España nacen miles de niños cada año con malformaciones congénitas del corazón, la mayoría leves. La Cardiología pediátrica ha conseguido avances espectaculares en los últimos años que permiten un diagnóstico y seguimiento del niño muy precisos. Los padres deben evitar obsesionarse tratando de vigilar continuamente el corazón de su hijo y sus posibles síntomas. Hay que recordar que los síntomas de las enfermedades de corazón son variados (color azulado en labios, taquicardia mantenida, edema o líquido retenido que se muestra como hinchazón en las piernas, fatiga al respirar...), por lo que no se puede definir ninguna enfermedad en concreto. Los padres lo que deben hacer es pedir a su médico información sobre la patología de su hijo y también información sobre las vacunas. Es aconsejable poner la del neumococo, aunque sea un poco costosa. 

Lactancia y deporte

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 21/08/2012 11:34

 

Si el parto ha sido normal, se recomienda hacer ejercicios suaves  –sin presión abdominal– lo antes posible, para recuperar el tono muscular del periné. El fallo de esta musculatura provoca la caída de la vejiga, el útero y el recto, patología que llamamos prolapso. En cuanto a la lactancia, el ejercicio suave no plantea ningún problema, pero la actividad muscular intensa aumenta los niveles en la sangre de ácido láctico. Este ácido pasa a la leche y modifica su sabor y algunos pequeños la rechazan si maman después de que la madre haga ejercicio. Por este motivo, aconsejamos dar el pecho antes de hacer deporte. Además, resulta más cómoda para la madre porque lo descarga de leche. Los niveles de ácido láctico, disminuyen cuando cesa la actividad física, y en un par de horas apenas se notan cambios en el sabor de la leche.

Sueño ligero

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 14/08/2012 11:30

 

Un temperamento difícil, que ya es visible en los bebés desde recién nacidos, condiciona su sueño. Es norma general que estos niños tiene dificultades para dormir. No hay unanimidad entre los profesionales a la hora de aconsejar a los padres qué hacer. Es evidente que los padres tienen más capacidad para adaptarse a su hijo que a la inversa, pero no es conveniente que el temperamento del niño marque el ritmo familiar. Yo no suelo recomendar una técnica única para todos los casos; depende de los padres y del niño. Generalmente, se consiguen buenos resultados si se sigue un plan establecido aconsejado por el pediatra y se tiene paciencia. En casos muy concretos y especiales, puede ser necesario usar medicamentos suaves durante un corto periodo de tiempo. 

Obesidad infantil

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 07/08/2012 13:15

 

La obesidad infantil es la mayor epidemia de salud infantil en los países desarrollados. Y lo más grave es que no estamos siendo capaces de controlarla con los métodos tradicionales. No se trata sólo de un problema estético, la obesidad provoca un aumento de los casos de hipertensión y de riesgo cardiovascular entre la población adolescente. Casi todos los hospitales que establecen programas para atender niños obesos tienen experiencias parecidas: fracaso cercano al 90%. Hoy por hoy el tratamiento de los niños obesos está condenado a no funcionar en la mayoría de los casos, por lo que tenemos que hacer un esfuerzo especial en la prevención, desde los primeros meses de vida, fomentando la lactancia materna, limitando las comidas fuera de hora, los picoteos, las chucherías en cualquier momento, celebraciones muy frecuentes con comidas rápidas e hipercalóricas... y las horas de excesiva televisión.

¿Dónde deben ir los bebés en el coche?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 31/07/2012 12:00

 

Los niños deben viajar siempre en la parte de atrás del vehículo. En el caso de los bebés, se recomienda que viajen sentados de espaldas al sentido de la marcha del automóvil, es decir, mirando hacia atrás. Y el mejor sitio para colocar la silla es la parte central del asiento posterior, para protegerle frente a impactos laterales. Los brazos de la madre no son seguros. Un frenazo brusco a sólo 50 km/h convierte a un niño de seis kilos en una masa de más de 100 kg, imposible de controlar por la madre u otra persona. 

Lactancia y cremas anticelulíticas

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 24/07/2012 11:30

 

Las cremas anticelulíticas y antiestrías están compuestas por gran cantidad de productos, algunos tóxicos para el niño si los ingiere, pero su absorción a través de la piel es escasa y la eliminación en la leche es inapreciable. El único cuidado que hay que tener es no aplicarlas ni en el pecho ni en lugares de contacto con el lactante, para evitar que pueda chuparlas, y lavarse bien las manos tras su aplicación. Los Rayos UVA y los masajes en cabina con aceite tampoco plantean problemas para la lactancia. Si estás pensando en eliminar algunos kilos, recuerda que dar el pecho ayuda a perder peso, siempre que no se coma en exceso.

Análisis de sangre, ¿cuándo?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 10/07/2012 13:11

 

Los análisis se deben hacer para confirmar una sospecha o completar un diagnóstico y la suposición de una enfermedad se plantea sólo después de una buena exploración física. Si tienes dudas sobre la salud de tu hijo, lo primero que debes hacer es llevarle a su pediatra para que valore cosas como la palidez, el cansancio, la correcta alimentación o, simplemente, que examine al niño. La cantidad de enfermedades que se pueden estudar mediante análisis es muy grande, pero cada una necesita un tipo de analítica específica. Hay que elegir qué es lo que se quiere analizar, y para eso es imprescindible la exploración del pediatra.