El pediatra en casa

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

El pediatra

Empastar los dientes de leche

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 02/04/2013 13:57

 

Cunde entre la población general el falso mito de que no hay necesidad de empastar los dientes de leche. Una caries es una infección que se debe remediar para que no progrese y afecte a otras estructuras. Es conveniente limpiarla y ocluirla, si bien es cierto que no suele hacerse por la falta de colaboración de niño con el dentista y porque los dientes de leche caen pronto. 

Lo ideal es evitar la aparición de las caries evitando los alimentos azucarados y siguiendo una correcta higiene bucodental. Consulta el reportaje Decálogo para una buena salud bucodental para saber lo que tienes que hacer.

Prematuridad y bronquilitis

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 12/03/2013 14:05

 

Los bebés prematuros tienen más riesgo de padecer problemas infecciosos bronquiales, en concreto, la infección por el virus respiratorio sincitial (VRS), que es uno delos causantes de la bronquiolitis.

Existe un anticuerpo monoclonal específico que protege frente a la infección por este virus y que se prescribe en recién nacidos de menos de 35 semanas de gestación durante los primeros seis meses de vida si estos coinciden con la época de máxima prevalencia del VRS, el invierno. Además, el pediatra tratará cada crisis concreta con medicamentos adecuados.

Puedes aprender más sobre esta enfermedad en el reportaje Bronquilitis, la enfermedad de los bebés.

¿Será mi hijo tartamudo?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 26/02/2013 13:29

 

Los problemas para empezar a hablar y enunciar las frases sin trabarse es una preocupación común de los padres, que se preguntan si su hijo padecerá tartamudez.

Hay muchas teorías sobre el origen de esta patología, desde un problema psicológico secundario a alteraciones afectivas, que provocarían ansiedad al pequeño, hasta una disfunción neuromuscular que impide una correcta coordinación de los músculos implicados en la pronunciación.

Entre el año y medio y los siete años es frecuente que los pequeños repitan sonidos, sílabas o palabras al inicio de una oración, que utlicen expresiones de relleno como "eh", "um" o que dejen frases sin terminar. Esto ocurre en cualquier momento, pero sobre todo cuando están cansados, enfadados, excitados o se les presiona para que hablen.

En la tartamudez, sin embargo, las interrupciones al hablar son involuntarias y se acompañan de tensión de los músculos de la cara y cuello, miedo y estrés.

En el reportaje Qué hacer si el niño tartamudea, te damos prácticos consejos.

Cuando la vacuna antitetánica es necesaria

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 19/02/2013 13:48

 

Hace poco, me llamó la madre de un niño de 7 años que se había herido con una punta oxidada. A la pregunta de si tenía que vacunar a su hijo contra el tétanos, le contesté que la mayoría de los niños están vacunados correctamente contra el tétanos y la protección de la inmunización suele ser suficiente en casi todos los casos. Es indicado vacunar cuando el niño no ha sido vacunado o si desconocemos su estado de vacunación. Pero si un niño de 7 años ha recibido la dosis de los 6 años, no necesita nada más. 

También consulta:

Las 15 dudas más frecuentes sobre las vacunas

Calendario de vacunas

Bebés que sudan mucho

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 12/02/2013 12:53

 

Algunas madres llegan a la consulta alarmadas porque sus bebés sudan mucho y se muestran frecuentemente con la nuca empapada. En realidad no hay nada de qué preocuparse.

Casi todos los bebés sudan mucho, en algunos casos de forma llamativa, y esta respuesta tiene el mismo significado que en los adultos: es una forma de regular la temperatura corporal. Si nos fijamos en sus reacciones, podremos observar que sudan más al final de las tomas, si están muy abrigados y mientras duermen.

Si crees que tu hijo suda en exceso, revisa la temperatura ambiental y el abrigo. Si gana peso y talla correctamente, orina varias veces al día y la mucosa de la boca está húmeda, no es necesario que le ofrezcas agua, basta con la lactancia para hidratarle.

Aprende Cómo abrigar al bebé para evitar este exceso de sudoración.

Tu recién nacido necesita estar en brazos

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 22/01/2013 13:15

 

Una mamá me pide consejo porque su recién nacido llora mucho y sólo se calma en sus brazos. Teme malacostumbrarle y me solicita otros trucos para no estar tan atada a él.

Es importante entender que los recién nacidos necesitan el contacto estrecho con sus madres en las primeras semanas de vida. Esta cercanía permite que sienta la piel de su madre, su calor, que la huela, que escuche los latidos de su corazón y su voz, que la mire desde la distancia adecuada para su vista -alrededor de 20 cm-, que la pueda tocar. Todo esto se consigue dando el pecho a menudo, sin horarios, cuando el hijo pide- Y a veces, en niño con alta demanda de contacto, dejándolos recostados, sin ropa, sobre el pecho de su madre -o de su padre-, un tiempo prolongado. Siempre que puedas y quieras, ésta es la mejor opción. Si no puedes tomarle en brazos con frecuencia, una mecedora puede ayudarle, pero ten en cuenta que no será lo mismo.

También consulta:

Piel a piel con el bebé

La vista en el recién nacido

Lactancias agotadoras

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 08/01/2013 14:14

 

Una de las quejas más frecuentes de las mamás que dan el pecho es que su bebé no las deja descansar por las noches. Hace poco, una me hizo el siguiente relato: "Mi bebé tiene 5 meses y por las noches, se despierta cada 2 horas para mamar. Por el día, sólo mama bien si estamos tumbados en la cama o de pie caminando. No puedo salir de casa más de dos horas. ¿Sería malo darle un biberón con cereales antes de que se vaya a dormir para que aguante un poco más? Estoy reventada".

No cabe duda que las primeras semanas de vida de un bebé son duras. Si la madre está convencida que un biberón puede solucionar el problema, me parece bien pero no suele servir de mucho. El niño no se despierta por hambre, sino porque es normal hacerlo varias veces a lo largo de la noche. La mayoría vuelven a quedarse dormidos solos, pero algunos bebés reclaman la compañía de su madre más que su leche. Suelo aconsejar colocar la cuna al lado de la cama, a la misma altura, para que cuando llore, sólo tenga que acercarle a ella y al terminar, devolverle a la cuna. Respeto a las tomas diurnas, la madre tiene tanto derecho como su hijo a poner normas. Y los niños acaban también adaptándose a sus madres. La decisión final es sólo de ella. Dar el pecho no debe sentirse como una obligación, aunque en muchos momentos exige bastante dedicación, que en la mayoría de las madres acaba dejado buenos recuerdos y sentimientos.

Consultar también:

El recién nacido con el sueño cambiado

Niños que se desiertan por las noches 

El calzado más adecuado

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 18/12/2012 11:38

 

Un pie normal sólo requiere un calzado normal. No necesita refuerzos, arcos, plantillas o cuñas. Las botas rígidas, que teóricamente sujetan el pie mucho mejor, son estupendas para esquiar, pero no para el uso diario. Los niños deben usar un calzado cómodo y con una suela firme, peo que puedan doblar al caminar. Además, debe quedar 1 centímetro libre por delante de los dedos.

Siempre está cansado

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 11/12/2012 11:08

 

El síndrome de fatiga crónica también afecta a los niños. Es una enfermedad poco frecuente y conocida, que se presenta después de algunas infecciones graves. A veces se instaura de forma aguda, y otras, de forma progresiva. Lo mismo ocurre con su resolución. La mayoría de los chicos mejoran en unos meses, pero en otros casos la curación tarda años. Se caracteriza por la aparición de cansancio ante cualquier  esfuerzo en un chaval que presenta unos análisis normales. 

Se despierta a todas horas

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 04/12/2012 12:30

 

El sueño de los lactantes es muy irregular y cambiante. Tan normal es que duerman 6 o 7 horas seguidas por la noche, incluso cuando sólo tienen semanas de vida, como que se despierten cada 2 o 3 horas hasta que cumplen varios meses de edad. También puede ocurrir que un bebé que ya es capaz de dormir 7 horas seguidas sin despertares nocturnos, de repente cambia sus hábitos de sueño y vuelve a pedir comida cada 2 horas. En estos casos, como son niños muy pequeños y ya hemos dicho que su sueño es muy irregular, no creo que haya un motivo importante detrás de ese cambio de conducta. Y de hecho, lo más probable es que el hábito de despertarse por las noches desaparezca pronto.