El pediatra en casa

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

El pediatra

La salud del bebé después de una bronquiolitis

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 27/01/2009 17:10

 

La bronquiolitis es una infección vírica, que provoca la inflamación de los bronquiolos. El bebé con bronquiolitis presenta gran dificultad respiratoria. Esta enfermedad daña la mucosa de los bronquios pequeños y los deja sensibilizados durante meses de tal forma que nuevas infecciones respiratorias suelen provocar el cierre de los bronquios y las consecuentes dificultades para respirar. Esta forma de reaccionar se conoce como hiperreactividad bronquial.
Desde hace unos años, existen tratamientos eficaces para disminuir la hiperreactividad bronquial. Con el paso del tiempo, la mayoría de los niños afectados normalizan completamente el funcionamiento de los bronquios. Solo unos pocos tendrán problemas en edades tardías.

Retraso en el lenguaje

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 19/01/2009 12:02

 

Hay padres que se preocupan porque sus hijos tardan en aprender a hablar o seguir una conversación. Si es tu caso, lo primero es asegurar que la audición es normal y que no hay problemas neurológicos.

En el resto de casos, el retraso del lenguaje se soluciona casi siempre de forma espontánea. Cuanto más rico es el lenguaje que utilizan los padres, mayor es el número de palabras que emplean los niños, pero lleva tiempo hasta que asimilan los significados y los dotan de contenidos propios. Si tu hija es capaz de contar un cuento de memoria o recordar historias largas, es solo cuestión de tiempo que llene las palabras de significado propio.

Niños con barriguita

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 12/01/2009 11:51

 

¿Se han fijado alguna vez en la tripita de los niños? Aunque no coman mucho ni estén gorditos, tienen barriga. Los lactantes tienen el abdomen abultado debido a que los músculos de su pared abdominal están poco tensos y el crecimiento de las vísceras internas empuja la pared del abdomen hacia fuera. Además, tienen más grasa, como en otras zonas del cuerpo (cara, pies, cuello) que les da esa forma redonda típica de los lactantes. En ocasiones, puede ser síntoma de una enfermedad, como intolerancia al gluten o a la lactosa. Estas enfermedades provocan otros síntomas además de la distensión del abdomen y se diagnostican mediante análisis o ecografías. Pero si tu hijo solo tiene el abdomen abultado y todo lo demás está bien, seguramente no tendrá ningún problema serio y en los próximos años disminuirá.

La falta de apetito

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 05/01/2009 09:51

 

El apetito es un mecanismo de supervivencia para evitar que nos muramos por no comer y es muy variable de unos niños a otros. Excepto en casos de enfermedad (como la anorexia nerviosa de los adolescentes), siempre funciona bien.

En todos los años que llevo trabajando, he visto mucho niños poco comedores y sanos. Curiosamente, suelen ser niños duros, que enferman poco y que apenas tienen problemas. Por el contrario, cada vez veo más niños con sobrepeso, porque se les fuerza a comer más de lo que necesitan.

Si tu hijo come poco, no debes preocuparte. No le acostumbres a comer forzado y, sobre todo, no trastes de entretenerlo o distraerlo para que coma más.

¿Cuándo se considera fiebre?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 22/12/2008 11:48

 

Es una de las dudas más frecuentes de los padres.

El termómetro tradicional de mercurio es muy útil para tomar la temperatura rectal en lactantes, porque es rápido (solo tarda 1 minuto) y fiable. La temperatura axilar requiere más tiempo y asegurar que está bien sujeto hasta que termina la medición. Los modernos termómetros electrónicos son un poco más lentos, pero igual de útiles que el tradicional. Los de oído dan resultados alterados si no se aplican correctamente (hay que estirar un poco la oreja para introducirlos adecuadamente) o si hay una inflamación de oído. Miden la temperatura en pocos segundo, pero son más caros.

Hay madres expertas capaces de reconocer la fiebre con solo tocar la frente de su hijo.

Se comienza a considerar fiebre a partir de 37’5º C en la frente o axila y 38º C en recto u oído. Por lo general, basta con saber si hay fiebre o no, pero no tiene mucha importancia el que sea más o menos elevada.

El peso de los niños

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 01/12/2008 12:01

 

El peso de los más pequeños de la casa suele ser uno de los temas que más preocupación crea a los padres. Conozco madres que son capaces de pesar a sus hijos todas las semanas para comprobar cuál ha sido la evolución de su curva de peso. Error. En primer lugar, es el pediatra quien ha de controlar el peso de los niños y, en segundo, no pasa nada porque un niño sea delgado o, en un momento concreto, tenga algo de peso de más, siempre que se controle.

Cuando empiezan a andar, los pequeños se convierten en auténticos terremotos, que corren de un lado para otro, exploran cada rincón de la casa y que suelen caer rendidos a la cama después de un día de auténtica maratón. Tú le ves muy delgado y te preocupas. Si come bien, no tiene diarreas ni se queja de dolor en la tripa, no tienes de qué preocuparte. No tiene mucho sentido que intentes hacerle engordar por encima de lo que su naturaleza ha previsto.

Una actitud también común es la de las madres de los hijos malos comedores, que acuden alarmadas al pediatra cuando engordan más de lo que ellas estiman como normal. Casi siempre, la explicación a este cambio en tu hijo se debe a una modificación en sus costumbres alimenticias.

La dieta de los niños ha de ser variada, con leche, fruta, verdura, carne, pescado, legumbres... Si tiene algo de sobrepeso, no tienes que ponerle a dieta sino analizar cuáles son los hábitos incorrectos que le han llevado a esa situación y evitar los picoteos entre horas y el sedentarismo.

En la sección de Alimentación encontrarás interesantes artículos sobre la alimentación de los niños.

No abrigues a tu bebé en exceso

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 24/11/2008 10:09

 

Muchas veces, los padres que acaban de tener un bebé me preguntan cómo saber si el niño está suficientemente abrigado. Les suelo aconsejar fijarse en la temperatura de su cuerpecito. Si tiene las manos y los pies fríos probablemente necesite algo más de abrigo. Por el contrario, si está excesivamente abrigado notaréis que le sube el color en la cara y al tocarlo le notaréis caliente. El abrigo excesivo puede provocar aumento de temperatura corporal, incluso fiebre y hace que los niños mamen peor. La habitación donde está el recién nacido también debe estar templada, una temperatura de 21 ºC suele ser suficiente.

La subida de la leche

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 24/10/2008 14:01

 

Algunas mujeres pueden sentir dolor con la subida de la leche. Este dolor está producido por la inflamación brusca de la glándula, no por la cantidad de leche acumulada. Por eso, si te duele el pecho, lo mejor que puedes hacer es intentar disminuir esa inflamación. A los primeros síntomas, puedes tomar antiinflamatorios y colocarte compresas frías. Antes de la toma, prueba a alternar el frío con el calor para favorecer la salida de leche y cuida la posición de la boca del niño para que la succión sea eficaz y descargue la presión dentro del pecho.

Si necesitas más consejos sobre la lactancia materna, puedes consultar los artículos relacionados de esta página.

Algunas mujeres pueden sentir dolor con la subida de la leche. Este dolor está producido por la inflamación brusca de la glándula, no por la cantidad de leche acumulada. Por eso, si te duele el pecho, lo mejor que puedes hacer es intentar disminuir esa inflamación. A los primeros síntomas, puedes tomar antiinflamatorios y colocarte compresas frías. Antes de la toma, prueba a alternar el frío con el calor para favorecer la salida de leche y cuida la posición de la boca del niño para que la succión sea eficaz y descargue la presión dentro del pecho.

Si necesitas más consejos sobre la lactancia materna, puedes consultar los artículos relacionados de esta página.

Tos ferina en el recién nacido

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 01/01/1970 01:00

 

La tos ferina es una enfermedad infecciosa causada por un germen llamado Bordetella pertussis. El niño la puede padecer antes de los 2 meses, edad anterior a la vacunación. Suele ser más grave que en pacientes de más edad. Los principales focos de infección suelen ser los niños más mayores con síntomas de catarro que no están vacunados y a veces adultos que parecen acatarrados. Por ello, es importante evitar el contacto de los lactantes pequeños con personas enfermas y especialmente con niños con catarro y tos, sobre todo si no están inmunizados.