El pediatra en casa

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

El pediatra

¡Otra vez piojos!

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 14/01/2014 13:32

 
NIño con piojos

En contra de lo que se cree, los piojos no saltan de una cabeza a otra, ni vuelan; se adhieren al pelo con sus patas y se alimentan de la sangre que succionan del cuero cabelludo. Suelen vivir un mes y ponen unos diez huevos al día (liendres). Estos eclosionan a los siete días liberando piojos jóvenes que en 8-10 días tienen capacidad para poner más huevos. En cuanto a los tratamientos, el uso de peines de púas muy juntas –lendreras– es el más antiguo y eficaz y debe asociarse a otros tratamientos. Ahora son más útiles las siliconas especiales –dimeticonas– que recubren los piojos provocando su asfixia, pero no acaban con las liendres, por lo que hay que repetir el tratamiento en ocho días. El vinagre, que se usó mucho tiempo para despegar las liendres, no tiene una eficacia reconocida por todos, pero se puede utilizar asociado a siliconas. 

Suplementos de vitamina D para niños

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 07/01/2014 13:52

 

Con frecuencia llegan a mi consulta mujeres que se preguntan si es necesario que dar suplementos de vitamina D a sus hijos durante su primer año de vida. Es una polémica antigua. La vitamina D es necesaria para se deposite el calcio en los huesos y cuando falta –su carencia produce raquitismo–, los huesos se vuelven blandos o deformables. La leche materna aporta suficiente vitamina D, siempre que las necesidades no estén aumentadas. Esta vitamina se fabrica en la piel bajo los efectos del sol, y sus necesidades aumentan en los momentos de máximo crecimiento de los huesos, como el primer año de vida –25 cm en un año–. Dar un pequeño suplemento de vitamina D no tiene inconveniente para los niños.

Jarabes para la tos

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 17/12/2013 13:45

 

"Mi hijo tiene dos años. Cada vez que se acatarra, tiene muchísima congestión en la nariz que no le deja dormir. Está tosiendo todo el día. ¿Es cierto que a los niños no se les debe dar descongestivos?", nos escribe uno de nuestros lectores.

El descongestivo más utilizado es la pseudoefedrina y forma parte de muchos medicamentos: antialérgicos, antitusígenos o anticatarrales. Muchos niños de todas las edades consumen este tipo de medicamentos. El riesgo de que aparezcan efectos secundarios como agitación, temblores, vómitos o taquicardia, es mayor en niños menores de dos años, aunque son poco frecuentes las complicaciones graves. Puede haber peligro si se consume más de un producto que contenga pseudoefedrina o se administra durante un periodo prolongado.

Crema antiestrías y lactancia

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 03/12/2013 13:23

 

Las cremas antiestrías y antiflacidez pueden usarse durante la lactancia sin problema puesto que no pasan a la leche ni modifican su sabor. Tanto las estrías como la flacidez tienen mucho que ver con el aumento del tamaño del pecho, que se produce durante el embarazo y en los primeros días tras el parto. A partir de este momento, el pecho no suele aumentar de tamaño, y no suelen aparecer nuevas estrías si no se aumenta de peso. En cuanto a la flacidez, algunas madres le dan importancia al uso de sujetador todo el día, aunque en este punto no hay acuerdo general. Muchas afirman que, tras la lactancia, su pecho recuperí el aspecto anterior de forma espontánea.

Meningitis bacteriana

por la Dra. Carmen Guillén | 26/11/2013 13:13

 

Una de las principales preocupaciones de los padres cuyos hijos han padecido meningitis bacteriana es si puede dejar secuelas en el pequeño. Una meningitis bacteriana es una enfermedad muy seria, que puede presentar un alto grado de complicaciones posibles. Sin embargo, entre los niños que se recuperan de una meningitis sin secuelas, no se han detectado alteraciones en el comportamiento, en su personalidad ni el rendimiento intelectual.

Bajo peso y obesidad

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 19/11/2013 13:56

 

Una lectora nos hace llegar esta consulta: "¿Es cierto que los niños que nacen con poco peso acaban siendo adultosobsos? ¿Se puede evitar? Nuestro hijo nació muy epequeño, con 1,9 kg y 45 cm."

No todos los casos son iguales. Hay diferentes motivos por los que un niño puede nacer con poco peso y el comportamiento posterior es diferente. La ganancia de peso rápida durante el primer año es el factor que más se ha asociado con el riesgo de sobrepeso en los años posteriores. No hay que obsesionarse con recuperar el déficit de peso con mucha rapidez, así que el consejo sería no presionar a los lactantes para que engorden rápidamente. Este consejo es útil para todos los lactantes, no solo para los que nacen con bajo peso, la preocupación por la ganancia lleva a muchas madres a cometer errores, como abandonar la lactancia materna o forzar a sus hijosa comer por encima de lo que su apetito demanda.

L- reuteri contra los cólicos

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 12/11/2013 13:46

 

Todavía no hemos encontrado una solución eficaz para todos los casos de cólicos del lactante. Algunos bebés mejoran si su madre elimina de su dieta alimentos que contengan leche de vaca, pescado o huevo pero no siempre funciona. Hay pediatras que recomienda la ingesta de Lactobacillus (L. reuteri), y ocurre igual, algunos casos mejoran un poco –hasta un 50% en la reducción del llanto–, pero probablemente no es la solución definitiva para todos. No hay ningún inconveniente en que se pruebe con los niños, porque no tiene riesgos.

Nuevas recomendaciones para tratar la diarrea

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 22/10/2013 13:50

 

El tratamiento de la diarrea ha cambiado en los últimos años y se ha llegado a un amplio consenso. Las primeras horas han de dedicarse al aporte de líquidos, utilizando soluciones de rehidratación oral o preparaciones caseras -las bebidas energéticas para deportistas no son adecuadas para lactantes y niños pequeños-. Es bueno iniciar la alimentación en cuanto el niño la tolere, utilizando alimentos de fácil digestión. Las antiguas dietas astringentes no suelen ser bien aceptadas, resultan monótonas y no acortan la duración del proceso. En la mayoría de los casos no están indicadas las leches sin lactosa o las especiales hidrolizadas. Casi nunca se deben usar medicamentos, excepto analgésicos para calmar el dolor. Los lactobacilos, si se administran de forma precoz, pueden acortar un poco la duración de la diarrea. 

Más información sobre alimentación en caso de diarrea

Pescado, mercurio y dieta del niño

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 15/10/2013 13:50

 

Los pescados azules de gran tamaño -pez espada, atún rojo, lucio, tiburón...- acumulan a lo largo de su vida mercurio que puede causar daño neurológico en los niños menores de tres años. Estos pescados tienen, además, un alto contenido en grasas y proteínas que puede favorecer el desarrollo de obesidad. Eso no quita al pescado todo su valor en la dieta del niño. De hecho, es un alimento básico porque aporta vitaminas liposolubles y proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos omega-3, importantes para prevenir enfermedades cardiovasculares o autoinmunes. Por eso, es recomendable que los niños consuman pescado blanco -merluza, lenguado...- a lo largo de toda la edad pediátrica tres o cuatro veces por semana, y limitar los azules en menores de tres años. 

Cuando el niño tiene falta de defensas

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 08/10/2013 13:45

 

Las inmunoglobulinas son una parte importante de las defensas del organismo. La A (IgA) es la que juega un papel más importante a nivel de las superficies mucosas que están en contacto con el ambiente: boca, oídos, ojos, vías respiratorias... Su deficiencia es muy frecuente, hasta uno por cada 500 niños, aunque sólo la tercera parte va a tener complicaciones importantes. El hecho de que un niño enferme a menudo no es siempre sinónimo de que tiene las defensas bajas o que tiene falta de IgA. Esto se sabrá con un análisis de sangre. En cualquier caso, no se dispone de un tratamiento específico para el déficit de IgA. Si se confirma, puede que el niño necesite antibióticos con más frecuencia que otros pequeños y durante más tiempo.