El pediatra en casa

Los especialistas de Guía del niño responden a las dudas y preguntas que los padres se hacen sobre temas relacionados con la salud de la embarazada y el futuro bebé, el parto y posparto, la salud del bebé y el niño, su alimentación y su desarrollo, la educación del niño, su relación con los padres y su entorno familiar y social.

El pediatra

Alergia a las picaduras de insecto

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 25/03/2014 13:21

 

"Nuestra hija de cinco años tiene unas reacciones exageradas a las picaduras. Cada vez que le pican insectos, se le llena todo el cuerpo de habones, se le hinchan los ojos y respira con dificultad. Estamos esperando a que la vea un alergólogo, pero nos da miedo salir al campo. ¿Somos exagerados? ¿Podemos hacer algo para evitar estas reacciones aparte de usar repelentes?, nos escribe una lectora.

Lo más importante es que el alergólogo infantil te diga a qué es alérgico y si hay posibilidad de utilizar una vacuna. Hacéis bien en evitar las picaduras hasta que se aclare el diagnóstico, porque las complicaciones pueden llegar a ser graves. Es recomendable que los padres de niños con este tipo de reacciones a picadoras de insectos conozcan la forma de administrar adrenalina, un medicamento que debe usarse en primera instancia ante una reacción grave –puede salvar la vida–, y que lleven siempre a mano una dosis. Te aconsejo que pidáis en vuestro centro de salud que os enseñen a "pinchar" la adrenalina –es mucho más fácil de lo que parece–. Ya os dirá el alergólogo si debe tomar medicación de forma preventiva –antihistamínicos– cuando exista riesgo de picaduras.

Curas del ombligo

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 18/03/2014 13:54

 

Laura Salas nos escribe este mensaje: "Nuestro bebé tiene ya 15 días. Estamos curándole el ombligo con alcohol de 70 ºC como nos indicaron. Está muy seco y duro, pero no termina de caer. ¿Debemos seguir curándolo? ¿Hay que hacer algo más para que se caiga? ¿Se puede cortar por la zona más estrecha?"

Con el aspecto que comentas, seguro que no está infectado. El alcohol aplicado durante tantos días lo ha desecado, dándole esa consistencia momificada. Terminará cayéndose solo en pocos días. No hay inconveniente en cortar la zona que está ya seca y dura, si molesta para cambiar el pañal. Pero no debéis hacerlo vosotros porque hay que tener cuidado en no estirar el cordón. No es necesario que pongáis más alcohol. Vigilad que no huela mal ni elimine secreciones de aspecto purulento.

Regurgitaciones persistentes

por la Dra. Carmen Guillén | 11/03/2014 13:44

 

Una lectora nos envía esta consulta: "Tengo una niña de dos meses y le doy pecho. Al eructar después de cada toma, siempre vomita leche. Le he dado algún biberón, por si acaso le sentara mal mi leche, pero vomita aún más. ¿Qué puedo hacer para que no vomite?"

Si el vómito es pequeño y va ganando peso, el consejo es no hacer nada. El cierre de la unión del esófago con el estómago tarda unos meses en ser eficaz y, por eso, son tan frecuentes las regurgitaciones al principio. Los lactantes glotones vomitan porque llenan al máximo su pequeño estómago, pero tienen aspecto rechoncho y ganan peso adecuadamente. Ya has comprobado que los vómitos aumentan cuando se utilizan leches artficiales, así que no vuelvas a caer la tentación de cambiar tu magnífica leche por otras. Si vomita gran cantidad de leche o la ganancia de peso es justita, es recomendable dar tomas de menor volumen y más frecuentes–con el objeto de no llenar el estómago– y tratar que eructen a mitad de la toma para disminuir el aire acumulado.

Crisis febriles

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 04/03/2014 13:40

 

Todos los padres se llevan un gran susto ante la primera convulsión febril de su hijo, sin embargo tienen buen pronóstico. Es posible que se repita, sobre todo si la primera crisis ocurre a una edad temprana. Hace años utilizábamos varios medicamentos para prevenir nuevas crisis. Los niños debían estar tomando esas medicaciones a diario durante 4-6 años. Actualmente, aunque no hay acuerdo unánime, la mayoría de los expertos en neurología infantil no recomiendan los tratamientos preventivos para las crisis febriles simples porque no están exentos de triesgos y su eficacia no es total.

Analgésicos y dolor de cabeza

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 25/02/2014 13:33

 

Las cefaleas son frecuentes en los niños. La mayoría de ellas son benignas y no necesitan atención médica. Si tu hijo se queja de dolor de cabeza, prueba a dejarle en un sitio tranquilo, sin ruidos ni luz, o acostado, y apaga la televisión o los videojuegos mientras tenga dolor. Solo sino se le pasa con estas medidas, dale un analgésico. Consulta con tu pediatra si la cefalea se acompaña de fiebre, el niño tiene mal estado general o presenta alteraciones en su comportamiento –ve mal, habla con dificultad, no puede caminar, está muy adormilado...– o si el dolor es más intenso de lo habitual.

Ataque de tos

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 18/02/2014 13:50

 

La hija de Ana, una de nuestras lectoras, tiene 5 meses y ha recibido ya dos dosis de la vacuna de la tos ferina. Desde hace 10 días presenta ataques de tos persistentes con los que casi se ahoga y su madre está preocupada por si ha poddido contraer tos ferina pese a estar inmunizada.

Una tos parecida a la típica de esta patología, aunque menos grave, puede estar provocada por otros gérmenes, que no están cubiertos con la vacuna. La mayoría mejoran pronto con atibiótico, así que lo mejor es que se consulte al pediatra para que estudie la tos y prescriba un tratamiento adecuado para la pequeña.

¿Qué es el test de Apgar?

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 11/02/2014 13:55

 

Una lectora nos escribe con esta consulta: "En la cartilla que nos dieron cuando nació mi hija aparece el dato ' Test de Apgar: 8/10'. ¿Qué significa?"

Este examen se llama así por Virginia Apgar, la anestesióloga que lo difundió y se valora al minuto de vida, a los cinco minutos y a las los 10. En cada uno de esos momentos se puntúan de 0 a 2 cinco signos clínicos que reflejan el estado del recién nacido: frecuencia cardíaca, esfuerzo respiratorio, respuesta a estímulos, tono muscular y color. La puntuación al minuto indica necesidad de reanimación y a los cinco y los 10 la respuesta a las maniobras aplicadas. Si la puntuación en el primer minuto es superior a 7, el recién nacido tiene buena vitalidad y no necesita reanimación. Cuanto más baja es, más deprimido está el niño.

Agua con azúcar contra el dolor

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 04/02/2014 14:21

 

El agua con sacarosa es un método útil para reducir el dolor en los recién nacidos. La sacarosa es el azúcar común que se utiliza a diario, por lo que el remedio es más bien barato. Se utiliza con buen resultado en unidades de cuidados intensivos de recién nacidos y prematuros, antes de hacer extracciones de sangre, movilizaciones dolorosas, administrar vacunas o hacer la prueba del talón. Se ofrece de 1 a 2 cc de una dilución entre el 15 y el 30% de sacarosa, es decir, 15-30 g de azúcar en 100 cc de agua. El inconveniente para tratar los cólicos es que el efecto dura poco, unos minutos, mientras que el llanto del cólico suele prolongarse horas.

Adherencias en el pene

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 28/01/2014 13:54

 

Hay pediatras que recomienda empezar con las maniobras de retracción del pene para eliminar las adherencias del prepucio a partir de los seis meses. En mi opinión, no es necesario ni aconsejable por el peligro de provocar parafimosis –estrangulamiento del glande por la compresión del prepucio retraído–, sangrado o simplemente dolor. Son tantos los lactanctes que tienen pegada la piel del prepucio al glande, que no se puede considerar anormal. En casos aislados en los que se producen infecciones repetidas o molestias derivadas de la estrechez del prepucio o de la adherencia al glande, sí están indicadas las maniobras de estiramiento y si fuera preciso la circuncisión. en el resto de los casos, la myoría se resuelve de forma espontánea a lo largo de la infancia.

Leche materna y ayuda de biberón

por el Dr. Jesús Martín-Calama | 21/01/2014 13:45

 

Muchas mamás lactantes, cuando su hijo cumple los 4 o 6 meses y ya no gana tanto peso, se plantean ayudarle con el biberón. Yo no soy partidario de eso. Es un hecho comprobado que los niños que toman pecho, a partir del tercer o cuarto mes no crecen igual que los que toman biberón, pero eso no es negativo. Si el bebé está contento, hace una o dos deposiciones al día y orina varias veces, probablemente esté comiendo bien y no necesite biberón. Es importante no obsesionarse y, a esta edad, ya no es necesario pesarle todas las semanas.